Dora Ivniski, su deceso.
Comunicamos con profundo dolor el fallecimiento de la licenciada Dora Ivniski.

Ver más

Entrevista inédita a Naum Kreiman
Realizada por Enrique Márquez

Ver más

Nuevo libro de parapsicología en la Argentina
"El buscador de maravillas" por Juan Gimeno

Leer crónica

COLABORACIÓN PARA UNA INVESTIGACIÓN
Se solicita a aquellas personas que hayan sido protagonistas o testigos de fenómenos poltergeist (ruidos inexplicables, movimiento de objetos, aparición de luces, etc), y que estén dispuestas a ser entrevistadas para relatar sus experiencias, manteniendo en reserva sus datos personales si fuera necesario, que escriban aquí

Grupo de estudios
en el Instituto de Parapsicología
En respuesta al interés manifestado por numerosas personas, el Instituto de Parapsicología ofrece un Grupo de Estudios de parapsicología, de acuerdo a las siguientes consignas:

"Científico
y Psíquico" - "Scientist
and Psychic"
por el Dr. José María Feola.

NUEVO LIBRO
Naum Kreiman, la Parapsicología y la Ciencia

por Dora Ivnisky y Juan Gimeno.

Comunicaciones
de Parapsicología
Nº 47, Especial 2016.
Nº 46, Junio 2015.
Nº 45, Marzo 2015.
Nº 44, Dic. 2014.
Nº 43, Sep. 2014.
Nº 42, Junio 2014.
Nº 41, Marzo 2014.
Nº 40, Dic. 2013.
Nº 39, Sep. 2013.
Nº 38, Junio 2013.
Nº 37, Marzo 2013.
Nº 36, Sep.2012.
Nº 35, Sep.2012.
Nº 34, Junio 2012.
Nº 33, Marzo 2012.
Nº 32, Dic. 2011.
Nº 31, Sep. 2011.
Nº 30, Junio 2011.
Nº 29, Marzo 2011.
Nº 28, Dic. 2010.
Nº 27, Sep. 2010.
Nº 26, Junio 2010.
Nº 25, Marzo 2010.
Nº 24, Dic. 2009.
Nº 23, Sep. 2009.
Nº 22, Junio 2009.
Nº 21, Marzo 2009.
Nº 20, Dic. 2008.
Nº 19, Sep. 2008.
Nº 18, Junio 2008.
Nº 17, Marzo 2008.
Nº 16, Dic. 2007.
Nº 15, Sep. 2007.
Nº 14, Junio 2007.
Nº 13, Marzo 2007.
Nº 12, Dic. 2006.
Nº 11, Sep. 2006.
Nº 10, Junio 2006.
Nº 9, Marzo 2006.
Anexo Cuad. Nº 7/8.
Nº 7/8, Dic. 2005.
Nº 6, Jun./Sept. 2005.
Nº 5, Marzo 2005.
Nº 4, Diciembre 2004.
Nº 3, Setiembre 2004.
Nº 2, Junio 2004.
Nº 1, Marzo 2004.



Parapsicología de Investigación
Nuevo sitio en Internet.

Noticias anteriores.
Ver todas







Parapsicología y Universidad

Naum Kreiman
Asesor cientifico de "Cuadernos de Parapsicología"
Director del Instituto de Parapsicología (Argentina)

La Parapsicología es una materia excelente para ser incluida en un curso universitario, o más bien, para crear un laboratorio de investigación parapsicológica en la universidad.
Es una materia que puede abordarse experimentalmente en los más variados aspectos: psicológico, biológico, físico, fisiológico, neurológico, psicoanalítico, antropológico, y quizás algunos otros. Encarados como un estudio de lo normal, como un estudio de lo patológico, o cuasi patológico, permite discutir las más variadas teorías y llevarlas al experimento.
Lo interesante de la parapsicología es que no tiene, aparentemente, ninguna utilidad práctica desde el punto de vista de la ciencia ortodoxa. Hay parapsicólogos que estan buscando afanosamente alguna aplicación de lo parapsicológico, y podriamos transladar también esta inquietud al laboratorio universitario.
Se la puede considerar como una actividad científica básica.
La Parapsicología ha sido una inquietud de destacados pensadores de todos los tiempos, y en algunos casos sólo una curiosidad de algunos científicos. Siempre ha estado presente, pero siempre se la ha marginado, para no comprometerse por las implicaciones filosóficas, o de algún modo también religiosas, que los fenómenos sugieren. Pero esto en realidad depende de cada uno.
Su implementación universitaria ayudaría a la comunidad, por lo menos en algunos países o en muchos países, y a muchas mentes, a esclarecer falsas interpretaciones y combatir a los explotadores de la credulidad pública.
O sea que la Universidad cumpliría una función, que es una de sus funciones específicas: actuar en el nivel del pensamiento, en el nivel del intercambio de ideas, en el de la educación y la creatividad.

Los fenómenos que estudia la parapsicología - telepatía, clarividencia, precognición, psicokinesia, si es que se quiere seguir denominándolos con los nombres tradicionales, o, si se prefiere denominarlos como ahora sugieren muchos parapsicólogos, fenómenos cognitivos anómalos y fenómenos kinésicos anómalos, o bien en términos menos comprometidos con una teoría, el estudio de circunstancias azarosas significativas que se dan en la conducta humana - calan muy hondo y profundo en una filosofía y en una metafísica de la persona.
Esta inquietud cognoscitiva se la está perdiendo la universidad argentina.
Hoy la Universidad, desgraciadamente se está convirtiendo en una empresa comercial, por una imposición de nuestros tiempos, y nosotros los pensadores no la estamos defendiendo.
Digo comercial, por aquello de que sus clientes son los alumnos, y el destinatario de su trabajo son las empresas comerciales e industriales.
Más aun, hay comunidades comerciales e industriales, que crean sus propias universidades, que son al fin y al cabo institutos o escuelas de enseñanza profesional y técnica, para obtener productos humanos para su propio uso.
Es decir, crean técnicos, máquinas humanas inteligentes, que como tales, no son capaces de pensarse a sí mismos, pensar en la sociedad a la que pertenecen, en el mundo a que pertenecen, comprender el dinamismo en virtud del cual han sido creados, sus destinos como seres humanos; su saber sólo sirve para optimizar ganancias y productos, calcular intereses y rendimientos, pero no atienden a la calidad humana, y a que todo lo que se hace debe servir para la felicidad del ser humano, para la comprensión de su pasado y para aprender a crear un destino o un futuro.
Para todo esto debe estar la Universidad. La Universidad debe mostrar que el hombre no es una máquina, ni un animal, y sobre este simple y profundo esquema, debe pensar y ayudar a pensar a todo aquel que se acerque a sus aulas.
¿Qué disciplina científica, tan rica en contenidos y en orientaciones como la parapsicología, puede ofrecer mayor material para estas elucubraciones filosóficas y sociales?
Los parapsicólogos no pretendemos que la Universidad otorgue a nadie el titulo de parapsicólogo, ni una patente de los hechos estudiados, ni una patente de comprobación de nada, porque eso sería la muerte de la parapsicología.. Es como pretender que la universidad dé una prueba de la existencia de Dios o del espíritu.
La Universidad nació, en las sociedades humanas, cuando algunos hombres de la comunidad se reunieron para pensar el mundo, pensarse a sí mismos, pensar lo que estaban haciendo. Es la actividad científica en el más alto nivel, porque es el nivel en que el científico hace un experimento pensado, y lo controla con su propio pensamiento. No se reunieron para formar carpinteros.
El avance tecnológico en todas las actividades, incluso científicas, las necesidades de un mercado financiero especializado, se adueñaron hoy día de las orientaciones universitarias, y estas instituciones y sociedades financieras crearon sus propios institutos de enseñanza, y, como decimos, sus propias universidades.
Las fuerzas del mercado económico y financiero pretenden orientar las actividades básicas de la universidad nacional, y esto no debe ser así.
El arancelamiento universitario es producto de un pensamiento comercial y financiero. El Estado debe dar enseñanza universitaria gratuita, porque crear y formar universitarios es, o debería ser, fomentar y proteger la actividad inteligente, fomentar y proteger la creatividad.
El dinero lo tiene que obtener por la vía de impuestos, más impuestos a los que más ganan, y si hay alumnos de familias pudientes, esas familias pudientes de alguna actividad obtienen sus ingresos, superiores a los otros menos pudientes, entonces que vaya ahí el Estado a cobrar sus impuestos, si es lo que corresponde.

La enseñanza en los institutos técnicos, sean de ingeniería, medicina, electrónica, etc. no debe ser ajena a los intereses universitarios, y los títulos superiores que se obtengan en esos institutos y esas carreras superiores, sean licenciaturas o doctorados, el alumno debe completarlos con un plan universitario.
Es en un ámbito universitario donde el profesional salido de un instituto superior adquirirá conciencia de su importancia en la sociedad, y qué es lo que él debe hacer por su sociedad.
Incluso debe haber una libertad de elección de materias por encima de un nivel básico, para que el estudiante haga su propia carrera técnica y universitaria. Así se podrá salir de la rigidez de los estudios universitarios y técnicos actuales, salir de los tradicionales títulos.
Esta libertad favorece la creatividad.
Y volviendo a nuestras inquietudes. La Parapsicología, dijimos, es una materia por excelencia creativa, inquietante. Hay numerosas universidades y centros de nivel universitario en Inglaterra, Europa, y Estados Unidos, que se ocupan de esta materia.
La Argentina, tuvo en un momento el primer lugar en América Latina en la parapsicología universitaria.
Lamentablemente, los que se ocuparon de enseñarla y darla a conocer en el nivel universitario, no tuvieron suficiente experiencia y al poco tiempo fue suprimida en todas partes.
Conste que fue en la Facultad de Filosofía y Letras, en la década del 30, que el Dr. Enrique Mouchet, director del departamento de Psicología, introdujo esta materia como un laboratorio de parapsicología, por primera vez en Sudamérica.
Sabemos que hay un rechazo psicológico a esta materia por parte de las autoridades universitarias en general. Sugiero que se interioricen de las universidades que la tienen incorporada como materia de investigación, para quitarse el miedo y superar sus prejuicios.





Google
 

Puede encontrar mayor información sobre Parapsicología utilizando este buscador:
Google
Web Este sitio
© Copyright 2001 - 2015 todos los derechos reservados. www.naumkreiman.com.ar