Dora Ivniski, su deceso.
Comunicamos con profundo dolor el fallecimiento de la licenciada Dora Ivniski.

Ver más

Entrevista inédita a Naum Kreiman
Realizada por Enrique Márquez

Ver más

Nuevo libro de parapsicología en la Argentina
"El buscador de maravillas" por Juan Gimeno

Leer crónica

COLABORACIÓN PARA UNA INVESTIGACIÓN
Se solicita a aquellas personas que hayan sido protagonistas o testigos de fenómenos poltergeist (ruidos inexplicables, movimiento de objetos, aparición de luces, etc), y que estén dispuestas a ser entrevistadas para relatar sus experiencias, manteniendo en reserva sus datos personales si fuera necesario, que escriban aquí

Grupo de estudios
en el Instituto de Parapsicología
En respuesta al interés manifestado por numerosas personas, el Instituto de Parapsicología ofrece un Grupo de Estudios de parapsicología, de acuerdo a las siguientes consignas:

"Científico
y Psíquico" - "Scientist
and Psychic"
por el Dr. José María Feola.

NUEVO LIBRO
Naum Kreiman, la Parapsicología y la Ciencia

por Dora Ivnisky y Juan Gimeno.

Comunicaciones
de Parapsicología
Nº 47, Especial 2016.
Nº 46, Junio 2015.
Nº 45, Marzo 2015.
Nº 44, Dic. 2014.
Nº 43, Sep. 2014.
Nº 42, Junio 2014.
Nº 41, Marzo 2014.
Nº 40, Dic. 2013.
Nº 39, Sep. 2013.
Nº 38, Junio 2013.
Nº 37, Marzo 2013.
Nº 36, Sep.2012.
Nº 35, Sep.2012.
Nº 34, Junio 2012.
Nº 33, Marzo 2012.
Nº 32, Dic. 2011.
Nº 31, Sep. 2011.
Nº 30, Junio 2011.
Nº 29, Marzo 2011.
Nº 28, Dic. 2010.
Nº 27, Sep. 2010.
Nº 26, Junio 2010.
Nº 25, Marzo 2010.
Nº 24, Dic. 2009.
Nº 23, Sep. 2009.
Nº 22, Junio 2009.
Nº 21, Marzo 2009.
Nº 20, Dic. 2008.
Nº 19, Sep. 2008.
Nº 18, Junio 2008.
Nº 17, Marzo 2008.
Nº 16, Dic. 2007.
Nº 15, Sep. 2007.
Nº 14, Junio 2007.
Nº 13, Marzo 2007.
Nº 12, Dic. 2006.
Nº 11, Sep. 2006.
Nº 10, Junio 2006.
Nº 9, Marzo 2006.
Anexo Cuad. Nº 7/8.
Nº 7/8, Dic. 2005.
Nº 6, Jun./Sept. 2005.
Nº 5, Marzo 2005.
Nº 4, Diciembre 2004.
Nº 3, Setiembre 2004.
Nº 2, Junio 2004.
Nº 1, Marzo 2004.



Parapsicología de Investigación
Nuevo sitio en Internet.

Noticias anteriores.
Ver todas







LA NUEVA CIENCIA

Naum Kreiman

Esta ciencia es tan vieja como la humanidad. Es la ciencia del autoconocimiento. Es difícil, si uno se siente alejado del mínimo esfuerzo que hay que hacer para dominarla. Es fácil, si uno se arriesga al conocimiento, sin miedo, sin prejuicios.
Estoy seguro de que el lector hará ese esfuerzo. Estoy seguro de que le va a interesar.
En mis cuarenta años de investigación científica he podido apreciar cientos de personas con ese interés, que han sabido triunfar sobre sí mismos, y triunfar en el conocimiento de este misterio que es la mente.

Primero debemos tener conciencia clara de que tenemos una mente. Mirar dentro de nosotros mismos, y sentir que pensamos, evaluamos alternativas, pesamos los pro y los contra, y decidimos. Esto es fundamental. Tomar conciencia de que esta máquina misteriosa es la que decide, con las ideas, los sentimientos y los instrumentos que nosotros mismos le damos.
Otra cosa que debemos aprender y darnos cuenta es que la mente es algo que estamos compartiendo con todos los demás, con todo el mundo que nos rodea, y más con los amigos y la familia.
No es cierto que somos seres aislados unos de los otros. Convivimos todos dentro de un campo mental que es amplio y generoso.
Un campo mental es algo así como un espacio que no es espacio físico, pero que reúne a todas las mentes por algún principio de armonía y simpatía vibracional.

Este principio de armonía y vibración simpática es lo más fuerte y más permanente. Porque también puede haber puntos de contacto entre mentes que no se toleran, que se oponen, que se rechazan. En estos casos la chispa que se produce es el momento en que se separan. Está probado científicamente que uno puede transmitir a otro un pensamiento o una emoción.
Cientos de experimentos lo están probando en los laboratorios de parapsicología. Si hay hoy personas o científicos que no lo admiten es porque no se han tomado el trabajo de hacer su propio experimento o experiencia.
La vida cotidiana está llena de estas comunicaciones mentales.
La gente en general las percibe y sigue con sus tareas cotidianas. No se toma el trabajo de verificarlas.

Las comunicaciones mentales entre las personas, son cosas de todos los días, de situaciones habituales, comunes, por eso es que no nos llaman la atención y las consideramos casi siempre como pensamientos propios. Solo en circunstancias muy especiales, en casos singulares, es cuando un pensamiento nos viene a la mente acompañado de un temblor físico, de un estado de nerviosidad casi imperceptible, y es ahí donde la persona sensible, y alerta se da cuenta de que algo raro está pasando. Es posible que comience a averiguar, a comunicarse con uno o con otro, o puede ocurrir que las urgentes ocupaciones diarias le hagan aislar y no atender ese estado emocional especial que le sobrevino y que es una comunicación telepática o clarividente imperiosa y necesaria a su conocimiento.

Aprenda a identificar las telepatías
A veces queremos comunicar algo a un amigo o a una amiga, y como no podemos comunicarnos con las tecnologías vigentes, pensamos fuertemente en enviarle un mensaje mental, o en pedirle mentalmente que se comunique con nosotros.

Qué muestran los experimentos parapsicológicos de telepatía o clarividencia
Yo he realizado numerosos experimentos para verificar la aptitud telepática de una persona. También los realizaron otros investigadores.
Muy rara vez el receptor, la persona que va a recibir el mensaje, lo recibe tal cual el emisor lo emite.
La telepatía no funciona como una cámara fotográfica.
Va a existir algún desvío, algún conocimiento extraviado, no directo, del objetivo.

Pongamos un ejemplo sencillo: Voy a transmitir a un amigo la idea o la imagen de que estoy en este momento escribiendo una carta. Si se produce una conexión telepática, casi con seguridad el receptor no va a percibir este hecho tal como el emisor lo está produciendo, sino algo relacionado con este hecho; por ejemplo, va a percibir lo que el emisor estaba haciendo unos minutos antes de escribir la carta, e incluso podría percibir lo que va a hacer después de escribir la carta.

Estas desviaciones respecto del objetivo, se encontraron en experimentos de laboratorio, muy interesantes. En las investigaciones de laboratorio con experimentos diseñados para ser evaluados probabilísticamente, se han encontrado lo que los parapsicólogos científicos llaman efectos de declinación, emergencia, efecto cluster, efecto negativo de ESP.

La profesión parapsicológica
La actividad de la parapsicología no pertenece a ninguna carrera universitaria ni profesional. Puede enseñarse si se quiere la historia y sus procedimientos.
No existe ninguna legislación que prohiba o que no prohiba que una persona converse con otra, como tampoco que intente comunicarse telepáticamente con otro.
La aptitud telepática no se enseña, la telepatía es una aptitud con la que nacemos, es como saber hablar, se aprende a hablar hablando con la madre, con el hermano, se aprende desde niño a comunicarse. Si se nace en una selva se aprenderá el lenguaje de la selva, si se nace en el ambiente de una civilización o una cultura determinada, se aprenderá a comunicarse en el lenguaje de esa cultura.
El perfeccionamiento en la comunicación hablada se logra hablando, escuchando, leyendo lo que otros escribieron o hablaron.

El mecanismo del recuerdo y la ESP
Cuando se le solicita al sujeto que recuerde algo, es porque en ese recuerdo debe encontrarse algo del objetivo.
El objetivo a extrapercibir se inserta en la memoria; si es que hay alguna relación, aunque sea lejana, tiene que haber una armonía entre el objetivo y las vivencias de la persona.
Los experimentos que hemos realizado son sencillos y fáciles de repetir, el lector está invitado a realizarlos y a perfeccionarse en la percepción extrasensorial.

Nosotros hemos ensobrado figuras recortadas de diarios o revistas. Son en realidad figuras que representan vivencias habituales y normales de las personas; es muy difícil que una figura recortada de un diario o una revista contenga una vivencia que cualquier persona normal no la haya tenido.
Un paisaje, una pareja, una reunión social una persona viajando, a pie, a caballo o en tren, en un navío, una situación en las vacaciones, una escena de amor, etc.
Invitábamos a las personas del experimento a que con el sobre en la mano, sabiendo que encerraba una figura de un diario o revista, tratara de recordar alguna de sus propias vivencias, y la describiera en una hoja de papel que le dábamos al efecto.
Queríamos que todo quedara registrado, con su nombre, su firma y la fecha del experimento.
En muchos de los resultados obtenidos, la vivencia recordada tenía una íntima relación con la figura encerrada en el sobre. A veces, en la respuesta no se reflejaba el objetivo formal, sino una vivencia de una situación emocional que tenía la persona, pero era una SITUACION EMOCIONAL QUE TENÍA QUE VER CON EL OBJETIVO oculto.

Por ejemplo, tenemos el caso de la persona que con el sobre en la mano decía tener una sensación de paz, de tranquilidad; estaba, según decía, como extasiada pero sin ver ninguna forma ni figura.
En realidad lo que estaba encerrado en el sobre era una figura de una persona en medio de un inmenso campo, parado, mirando el cielo. Podía haber habido en el sobre encerrado cualquier otra cosa, esto no es casualidad ni una interpretación antojadiza. Nosotros recortamos de diarios y revistas, más de cien recortes y los guardamos en sobres, sin que se transparente, de manera que ni siquiera el experimentador sabe qué hay en cada sobre hasta tanto no se abre el mismo.

Otras veces en algunos experimentos rigurosos, la persona que recorta las figuras y las ensobra es alguien que después no participa del experimento. O sea que hay aquí una mayor garantía de que no puede haber un fraude inconsciente, o una comunicación inconsciente con indicios sensoriales del experimentador y/o sus auxiliares hacia la persona que tiene que hacer extrapercepción.

Condiciones psicofisiológicas para entrar en el trance de ESP
Nosotros lo llamamos trance de ESP, pero no es ninguna condición psicológica especial en la cual la persona puede perder conciencia de sí mismo. Todo lo contrario. Se trata de tener una atención pasiva dentro de su propia mente. Una mente pasiva y en alerta.
Esto se puede conseguir con un poco de control de la propia atención, o sea de su estado de atención, y un poco de gimnasia mental.
Esta gimnasia mental consiste especialmente en quedarse atento a lo que sucede en la mente. Dejar que los pensamientos se sucedan espontáneamente, sin intervenir, dejar que pasen, que se transformen, que vengan a la conciencia escenas, imágenes, pensamientos, en su dinamismo espontáneo.

Si Ud. consigue esto aunque en pequeña medida, ya está educando su control de la mente.
En principio, una mente normal no está vacía nunca. Las neuronas están siempre en actividad. Muchas veces nos parece que no estamos pensando en nada, pero es que nuestra actividad mental está en un nivel subactivo, a flor de la conciencia. No debemos confundir este nivel con el nivel subconsciente de actividad de la mente.

Cuando dejamos que la mente funcione sin nuestra intervención, dejando que entren o salgan pensamientos, ideas, imágenes, de acuerdo a su espontaneidad, en algún momento habrá un instante de silencio de la mente. Es en ese instante de silencio de la mente en que tendremos la experiencia telepática o clarividente, que conscientemente hayamos formulado. También puede ocurrir en un instante inconsciente.
Algo que es necesario aclarar: no somos dueños de la dirección de la información telepática.

En las investigaciones experimentales, en el Ganzfeld, por ejemplo, el sujeto es llevado experimentalmente por el experimentador a un estado de relajación física, lo mejor posible, y por otra parte a lograr un nivel de tranquilización mental. Se piensa que este nivel de tranquilización mental se logra por medio de cierto artificio experimental. Se tapan los ojos de la persona con dos medias pelotitas de ping pong, coloreadas de azul o de rojo, y se solicita al sujeto que permanezca con los ojos abiertos. En esa forma tiene una visión difusa y no estimulante, y la tensión que presta a esta visión difusa, tranquiliza y ayuda a que la mente no se inunde de Ideas o de imágenes de su propia memoria o contenidos de conciencia.

No somos dueños de la información telepática que solicitamos a nuestra conciencia.
Podemos tener un deseo cualquiera, pero la información seguramente será otra. La telepatía o mejor dicho la intención inconsciente que maneja la función telepática tiene sus propias direcciones.

Por ejemplo:
Queremos y dirigimos la intención telepática a nuestra madre, queriendo saber si vendrá o no vendrá a visitarnos, y la información telepática mostrará a la madre realizando un acto social que aparentemente nada tiene que ver con nuestro deseo telepático.
Otras veces la información telepática o clarividente, no la buscamos y nos adviene a la conciencia, en un momento en que descubrimos que la estamos necesitando.

Todo esto demuestra que estamos viviendo en un plano mental interrelacionado.

Lo importante que debemos estudiar ahora, es

1) el mantenimiento de la individualidad psíquica de las personas.

2) los límites y alcances de esta interacción.






Google
 

Puede encontrar mayor información sobre Parapsicología utilizando este buscador:
Google
Web Este sitio
© Copyright 2001 - 2015 todos los derechos reservados. www.naumkreiman.com.ar