Dora Ivniski, su deceso.
Comunicamos con profundo dolor el fallecimiento de la licenciada Dora Ivniski.

Ver más

Entrevista inédita a Naum Kreiman
Realizada por Enrique Márquez

Ver más

Nuevo libro de parapsicología en la Argentina
"El buscador de maravillas" por Juan Gimeno

Leer crónica

COLABORACIÓN PARA UNA INVESTIGACIÓN
Se solicita a aquellas personas que hayan sido protagonistas o testigos de fenómenos poltergeist (ruidos inexplicables, movimiento de objetos, aparición de luces, etc), y que estén dispuestas a ser entrevistadas para relatar sus experiencias, manteniendo en reserva sus datos personales si fuera necesario, que escriban aquí

Grupo de estudios
en el Instituto de Parapsicología
En respuesta al interés manifestado por numerosas personas, el Instituto de Parapsicología ofrece un Grupo de Estudios de parapsicología, de acuerdo a las siguientes consignas:

"Científico
y Psíquico" - "Scientist
and Psychic"
por el Dr. José María Feola.

NUEVO LIBRO
Naum Kreiman, la Parapsicología y la Ciencia

por Dora Ivnisky y Juan Gimeno.

Comunicaciones
de Parapsicología
Nº 47, Especial 2016.
Nº 46, Junio 2015.
Nº 45, Marzo 2015.
Nº 44, Dic. 2014.
Nº 43, Sep. 2014.
Nº 42, Junio 2014.
Nº 41, Marzo 2014.
Nº 40, Dic. 2013.
Nº 39, Sep. 2013.
Nº 38, Junio 2013.
Nº 37, Marzo 2013.
Nº 36, Sep.2012.
Nº 35, Sep.2012.
Nº 34, Junio 2012.
Nº 33, Marzo 2012.
Nº 32, Dic. 2011.
Nº 31, Sep. 2011.
Nº 30, Junio 2011.
Nº 29, Marzo 2011.
Nº 28, Dic. 2010.
Nº 27, Sep. 2010.
Nº 26, Junio 2010.
Nº 25, Marzo 2010.
Nº 24, Dic. 2009.
Nº 23, Sep. 2009.
Nº 22, Junio 2009.
Nº 21, Marzo 2009.
Nº 20, Dic. 2008.
Nº 19, Sep. 2008.
Nº 18, Junio 2008.
Nº 17, Marzo 2008.
Nº 16, Dic. 2007.
Nº 15, Sep. 2007.
Nº 14, Junio 2007.
Nº 13, Marzo 2007.
Nº 12, Dic. 2006.
Nº 11, Sep. 2006.
Nº 10, Junio 2006.
Nº 9, Marzo 2006.
Anexo Cuad. Nº 7/8.
Nº 7/8, Dic. 2005.
Nº 6, Jun./Sept. 2005.
Nº 5, Marzo 2005.
Nº 4, Diciembre 2004.
Nº 3, Setiembre 2004.
Nº 2, Junio 2004.
Nº 1, Marzo 2004.



Parapsicología de Investigación
Nuevo sitio en Internet.

Noticias anteriores.
Ver todas







ESP EN SUEÑOS

Cuadernos de Parapsicología, año 31, Nº 4, Diciembre 1998

A diferencia de los habituales experimentos de telepatía en los sueños, en que se sometía al sujeto a un experimento de respuesta libre, en los experimentos de telepatía en los sueños que comienzan realizándose en el Hospital Maimónides, el sujeto debía soñar con una figura objetivo que miraba un agente. La confrontación se hacía mostrando al sujeto habitualmente cuatro figuras entre las cuales estaba la figura objetivo, y el sujeto debía identificar en base a su sueño cuál había sido.
Generalmente en estos experimentos el sujeto hacía un solo ensayo, muy pocas veces más de uno. A lo sumo dos, tres o cuatro. La evaluación era por rangos y algún investigador utilizaba el procedimiento de acierto pleno.
En los experimentos de ganzfeld, el sujeto hacía también un solo ensayo, a veces más de uno. En un experimento que yo realicé en 1997, a los sujetos se los sometía a cuatro ensayos cada uno, salvo dos o tres excepciones.

Experimento piloto I

Nosotros quisimos hacer un experimento no realizado hasta ahora, pero tampoco debe considerárselo una novedad extraordinaria. Armamos un mazo de 24 ensayos con cuatro distintas figuras, recortadas de diarios o revistas. Estas figuras se repitieron en el mazo una cantidad aleatoria de cada una. Es decir, puede haber cuatro de una, ocho de la otra, cinco de una tercera, etc., según el esquema de mazo abierto de los mazos standard de ESP. El sujeto debía "percibir" durante el sueño el orden de las 24 figuras y a la mañana siguiente registrar este orden a ver si coincidía con el mazo objetivo.

Participó un sujeto N.D. que no tiene aptitudes especiales de ESP, sólo las comunes y habituales manifestaciones anecdóticas sin mayor trascendencia que manifiestan muchas personas que creen en estas fenómenos.
Se programó la realización de 24 juegos, o sea una cantidad de juegos que podía hacerse en un mes. Esto no pudo cumplirse dentro del mes programado por distintas razones y se terminó al mes siguiente, de todas maneras mantuvimos la cantidad inicialmente programada El mazo de figuras objetivo se aleatorizaba todos los días por medio de un programa de computación. El mazo de figuras se hallaba ensobrado, en el domicilio del experimentador; el sujeto desde su propio domicilio, cada mañana informaba por teléfono el orden del mazo.
El sujeto, desde luego, conocía las figuras ensobradas. Ellas eran: una foto de muebles dormitorio, una foto de una pareja haciendo danza clásica, un libro abierto, y un joven en bicicleta.
No hicimos ninguna hipótesis especial sobre los resultados, sólo que esperábamos que los aciertos tuvieran un nivel por encima del azar, y realizar sobre los datos la búsqueda de los más comunes efectos secundarios.

Resultados
Se hicieron 24 juegos: p = 0,25; q = 0,75, por juego np = 6; para los 24 juegos np=144. Desvío Standard por juego
= = 2,12

Tabla Nº 1
Total de aciertos en todos los juegos
 aciertos obtenidos por el sujeto 144
 aciertos esperados por azar 144


Como se puede apreciar el sujeto obtuvo prácticamente un resultado no significativo.
Resolvimos tomar como unidad de análisis cada juego, que nos parece también lógico en el análisis de un experimento con un solo sujeto. Dividimos los 24 juegos en series de 6 juegos, contando cronológicamente los aciertos.

Tabla Nº 2
Aciertos en los juegos divididos en cuatro sectores
Juegos Aciertos Azar Desvío
1 a 6 31 36 -5
7 a 12 34 36 -2
13 a 18 35 36 -1
1 a 24 44 36 +8


Se puede apreciar que hubo un incremento de aciertos desde el primer sector hasta el último, pero este incremento no es suficientemente significativo, como para decir que en el transcurso de las sesiones el sujeto haya ido incrementando sus aciertos como para esperar que si la serie continuaba iba a ser mucho mayor.
De todas maneras en esta serie la diferencia de aciertos entre el primer sector (juegos 1 a 6) y el último (juegos 19 a 24), da una z = 1,70 que ya tiene una p = 0,05, interesante e importante en este experimento piloto.
La observación de los datos de la serie total muestra en una variabilidad de los resultados que se va incrementando a medida que transcurre el experimento, como se puede apreciar en el gráfico N º 1.

Gráfico 1


Si calculamos la variabilidad de los puntajes respecto del puntaje aleatorio para cada juego (CR2) hallamos los siguientes valores:
Tabla Nº 3
Variabilidad (X²) de los juegos divididos en cuatro sectores
Juegos å (CR)² g.l. p
1 a 6 2 6 n.s.
7 a 12 6,67 6 n.s.
13 a 18 6 6 n.s.
19 a 24 19,12 6 n.s.
33,79

x² = 33,79 tiene una p=0,09


Relacionando el primer sector con el último, la relación de F = 19,12 / 2 = 9,56 tiene una p = 0,007.

Aunque la cantidad de aciertos entre la primera mitad de la serie y la segunda mitad, no es significativa, la relación entre las variancias tiene una p = 0,05; (F = 25,12 /8,67 = 2,89, GL 12: 12), como puede apreciarse por los datos de la tabla 3.
¿Qué es lo que nos sugieren estos resultados? En realidad nunca se hicieron con el procedimiento standard de telepatía en los sueños, largas sesiones con los sujetos como para detectar efectos de emergencia o variabilidad en sus resultados. Los experimentos realizados no pasan de dos, tres o cuatro sesiones.
Si la variabilidad observada en esta serie a medida que se extendía en el tiempo, es una constante, no podemos esperar que la cantidad de aciertos en los juegos se incremente, ya que se irían compensando los mayores aciertos con los menores aciertos de cada juego.
Queremos señalar la naturaleza exploratoria de este experimento, y que la forma en que lo hemos evaluado en algunos de sus aspectos, si bien no se aparta de ciertos esquemas de evaluación conocidos, deben esperarse algunas pruebas más, iguales a ésta, que confirmen este resultado, y justifiquen los procedimientos de análisis expuestos.
Consideramos de interés la variabilidad que hemos hallado, que es un interesante indicador de ESP en el experimento. La diferencia de aciertos entre los juegos 1 a 6 con los juegos 19 a 24, con una p = 0,05, y la diferencia de variabilidad entre estos mismos sectores, p=0,007, parecerían indicar que efectivamente hubo una componente extrasensorial en este experimento.

Terminado el experimento piloto descripto, pensamos que era necesario un experimento de control, sobre el mismo diseño, para verificar si efectivamente la ESP en el sueño tiene diferencias con respecto de un experimento en que este efecto "sueño" se halla por lo menos debilitado. Este experimento de control lo íbamos a aplicar al experimento piloto II y III, y decidimos aplicarlo también al experimento piloto I, o sea lo completaríamos con un experimento post-hoc.
El experimento de control, consiste en que el sujeto, el mismo día en que hacía las respuestas a la mañana, inmediatamente después de despertarse, hiciera el mismo ensayo pero a las seis, siete u ocho horas aproximadamente o más si era su comodidad. Como este experimento de control no lo hicimos en el piloto I, decidimos hacerlo antes de comenzar el piloto II, de manera que solicitamos al sujeto que sobre los mismos mazos de sobres y en el mismo orden cronológico de los juegos Sueños, hiciera otra vez sus respuestas. En esta forma hizo cuatro, cinco o seis juegos por día, y en pocos días tuvimos la serie de 24 juegos que vamos a llamar Post-sueños.

Resultado de los juegos "Post Sueño" del experimento Piloto I:

Aciertos 138; azar 144; desvío -6 (no significativo).
La variabilidad medida por (RC)², dio = 17.10 con una p = 0,844 no significativa.
No se dió ningún efecto igual a la serie Sueño, ni de emergencia, declinación, nada. Resultados todos totalmente no significativos. No se dio nada de lo que encontramos en los juegos "sueño".
Pero queremos destacar una relación significativa: la relación F entre la variabilidad de Sueño y Post Sueño, o sea 33.79/17,10 = 1,976 ( G. de L. 24/24), dio una p = 0.05

Experimento Piloto II

Este experimento se hizo también en 24 noches experimentales. Para todas las noches, se alteró la cantidad de figuras en los mazos. Se utilizó un mismo juego de figuras para los 24 juegos. pero con la diferencia de que la cantidad de cada una de las figuras se alteró aleatoriamente para cada noche. Las figuras de este test fueron distintas a las del Piloto I. El sujeto hizo dos juegos: un juego "Sueños" (S) en el que respondía al mazo, a la mañana, y una segunda respuesta al mazo, a alguna hora de la tarde ("Post-sueño", PS).
Resultados. Piloto II
Aciertos 133; azar 144; desvío -11, no significativo.
Variancia medida con la (RC)².
(RC)² de los juegos "sueño" 37,15, Chi cuadrado p = 0,042 (GL 24)
(RC)² de los juegos "post sueño" 22.90, no significativa
Relación F 37.15/22.90 = 1,622 p = 0,12 no significativa.
No hubo ningún efecto de emergencia, o sea diferencias entre primeros juegos y últimos juegos, como el que hemos hallado en el Piloto I.
Lo único que podemos destacar es la diferencia entre la variabilidad (RC)² entre "sueños" y Post Sueños", significativa en Piloto I, no significativa en Piloto II, pero ambas en la misma dirección.

Experimento Piloto III

En este experimento, también de 24 noches experimentales, se introdujo una diferencia. Se utilizó para cada noche experimental un juego de cuatro objetivos distintos. En ningún caso se repitió ninguna de las figuras en los 24 juegos. Se trataba también de un mazo abierto. Se hizo también dos juegos por día, uno a la mañana y otro varias horas después, generalmente a la tarde, igual como se hizo con el piloto II.

Resultados. Piloto III
Aciertos 168; esperados por azar 144
diferencia + 24 (z = 1,90; p = 0,028 una cola)
test de t (student) = 1.941, (GL 46) p = 0,058
(RC)² variabilidad serie sueño 30,63
(RC)² serie post sueño 19.10
Relación F 30,63/19.10 = 1,60; p = 0,12 no significativa.
En este experimento se dio un importante efecto de emergencia.

Tabla 4
Aciertos en distintos sectores de ensayos, en los juegos
Sectores Aciertos
ensayos 1 a 6 36
7 a 12 40
13 a 18 42
19 a 24 50


Esto significa que a medida que se desarrollaban los 24 ensayos de cada juego el sujeto iba incrementando los aciertos dentro del juego.Esto no se dio en los pilotos I ni II. En el piloto I se dio un efecto de emergencia tomando como unidad de análisis los juegos.
Queremos destacar en este experimento Piloto III:
1) aciertos por encima del azar, en forma significativa (z = 2,26; p= 0,012)
2) la misma relación entre variabilidad (RC)² entre experimento sueño y post-sueño, que se dio en Piloto I y en Piloto II;
3) un efecto de emergencia, tomando como unidad de medida los sectores de ensayos 1 a 6 versus 19 a 24, da un resultado significativo (z = 1.84, p = 0.033, una cola, Tabla 2).
Un análisis de ANOVA dio una F = 0,058. Se aleja muy poco de una significación estadística a 0,05

Tabla 5
Resultados comparativos
Piloto I Piloto II Piloto III
aciertos 144 aciertos 133 aciertos 168
azar 144 azar 144 azar 144
diferencia no
significativa
diferencia no
significativa
dif:+24; P=0,012



Tabla 6 Cómputo de aciertos en sectores de ensayos dentro de los juegos
  Piloto I Piloto II Piloto III
A) ensayos 1 a 6 39 34 36
B)ensayos 7 a 12 32 30 40
C)ensayos 13 a 18 41 30 42
D)ensayos 19 a 24 32 39 50
dif. A y D n.s. n.s. p=0,033
S 144 133 168


Tabla 7
Variabilidades entre los resultados de los juegos (RC)2
Respuestas al despertarse
  Piloto I Piloto II Piloto III
Suma (RC)² 33,79 37,15 30,63
p 0,09 0,042 0,144



Tabla 8
Variabilidades entre los resultados de los juegos (RC)²
Respuestas post sueños
  Piloto I Piloto II Piloto III
Suma (RC)² 17,10 22,90 19,10
p n.s. n.s. n.s.



Tabla 8
Test de t (student) entre juegos al despertarse y post sueños
Piloto I Piloto II Piloto III
n.s. n.s. p=0,058



Tabla 9
Relación entre las variabilidades de las dos series,
Sueño y post sueño: F
Piloto I Piloto II Piloto III
33,79/17,10=1,976
p=0,05
37,15/22,90=1,66
p=0,12
30,63/19,10=1,60
p=0,12


Parece ser que la variabilidad es una constante en estos tipos de resultados y este modelo experimental. La combinación de las probabilidades de las tres variabilidades (RC)² obtenidas: (S p)n/n! da un p = 0,01
Un análisis de la variancia (ANOVA) entre experimentos sueños y post sueños, dio para el piloto I y Piloto II un resultado no significativo, para el piloto III dio un F = 0,058 como ya lo indicamos más arriba.
Es de interés destacar que cuando utilizamos figuras todas iguales para los 24 ensayos como hicimos en Piloto I y en Piloto II, el resultado total fue no significativo, mientras que cuando utilizamos figuras distintas, el resultado fue significativo. Creemos que el cambiar los objetivos para cada noche experimental fue un factor estimulante para el sujeto, mientras que cuando los objetivos son siempre iguales, puede ocurrir un acostumbramiento o una mecanización de las respuestas. En los experimentos clásicos de telepatía en los sueños, es lógico que las figuras sean distintas si se hace con el sujeto más de una noche experimental.

Conclusiones provisorias

El experimento Piloto III está dando indicadores importantes de que el sujeto mostró un efecto de ESP en el experimento.
No hicimos un experimento confirmatorio, con el mismo sujeto, por cuanto ya había estado trabajando durante tres meses seguidos, y decidimos tomarnos una espera.
De todas maneras estamos haciendo este mismo experimento con otros sujetos.
Un tema que estamos ahora analizando son los efectos de desplazamiento que era uno de nuestros objetivos también en este tipo de experimento de ESP.e incluso estudiar el efecto de sustitución, es decir, investigar si el sujeto responde a un objetivo con otro en forma sistemática,.

EXPERIMENTO IV


Durante el mes de Mayo y Junio de 1998, realizamos un experimento sobre el modelo del experimento piloto II: figuras distintas cada semana. Total: 24 ensayos. Fue realizada con la señora Lidia T., concurrente a un curso de información en Parapsicología.
Este experimento dio una variabilidad (RC)²= 33.97 (GL 24) p = 0,10 y el experimento Post Sueño (RC)² = 19,32, la relación F = 1,76 con un p " 0,10.
Los aciertos fueron: para experimento en sueño: 137 y post sueño: 143 (azar 144).
Como se puede apreciar, este experimento repite las variabilidades de los experimentos pilotos anteriores. Las variabilidades no llegan a ser estadísticamente significativas pero están dentro del mismo rango y en la misma dirección.

Experimentos con varios sujetos
Simultáneamente, realizamos los siguientes juegos.
Como es realmente difícil obtener sujetos que en forma constante y disciplinada realicen durante 24 noches los ensayos experimentales que le proponemos, realizamos un experimento con varios sujetos y con pocos juegos cada uno. Procedimiento similar al que utilizamos cuando hacemos un test colectivo con una muestra de sujetos. Participaron seis sujetos, de un curso de información general en Parapsicología: Rosa (1), Elida (2), Roberto (3), Luis Alberto (4), María Cristina (5), y María Dolores (6).
Cada sujeto realizó cuatro juegos con el mismo diseño ya expuesto. Cuatro juegos a la mañana (S) al despertarse y cuatro juegos a la tarde (PS). En total son 24 juegos a la mañana y 24 juegos a la tarde. Sumando las variabilidades de los seis sujetos tenemos que la suma de RC² para sueños fue 23.09 y para post sueños 17,33, o sea mayor en sueños que en post sueños pero en significaciones estadisticas aleatorias. La diferencia también es aleatoria.
Nuestra intención fue ver si tomando varias series cortas (cuatro ensayos o noches experimentales) hay alguna mostración de la variabilidad, como cuando hacemos una serie de 24 juegos con un solo sujeto. Como ya hemos dicho, en los experimentos piloto I, II, III y el IV, las relaciones si bien no fueron significativas, lo fueron todas en la misma dirección.Hicimos series reducidas con seis sujetos, con cuatro noches experimentales cada uno.
De los seis sujetos, tres dieron una (RC)² mayor en "sueños" que en "post sueños", y los otros tres mayor en post sueños que en sueños, ambas igualmente aleatorias, ( ver gráfico) de manera "que aunque las diferencias entre totales de en la dfireccion prevista, no podemos decir que hubo alguna preeminencia en las (RC)² de sueños" respecto de los "post sueños. Por lo tanto la dirección de las variabilidades de los resultados en "sueños" con respecto a "post sueños" en estos seis sujetos, debe considerarse aleatoria, en todo sentido, No podemos tomarlo como un experimento confirmatorio.

Un nuevo experimento con dos sujetos
Logramos el compromiso de dos sujetos (hermanos entre sí), los jóvenes Eduardo y Walter.
Hicieron 13 juegos cada uno (se comprometieron a hacer los 24 pero no cumplieron) haciendo ESP en sueños y post sueños.
Los resultados obtenidos no los podemos comparar con los experimentos anteriores. De todas maneras, las variabilidades fueron prácticamente no significativas, tanto en los ensayos sueño como post-sueño.

La investigación de la ESP en los sueños tiene una larga historia. No vamos a hacer historia desde la antigüedad, que es de todos conocida, ni remontarnos a los antecedentes bíblicos que también todos conocen.
Hay investigaciones sobre casos anecdóticos empezando por los relatados en "Phantoms in the Living" . En Proceedings of the SPR se mencionan numerosos casos ocurridos en el sueño además de ocurrencias en distintas situaciones de conciencia alterada.
Un interesante estudio sobre sucesos extraordinarios en sueños se halla en el informe de Dunne .Se puede citar los primeros estudios sistemáticos de Prince (1931) en "Human Experience"; y luego los de Stevens en "The Mystery of Dreams" (1949) y los de Louisa E. Rhine (1961) .
Un factor casi constante es que el soñante combina e integra sus propias experiencias y contenidos de conciencia con los objetivos que se le ofrecen en los experimentos de telepatía y clarividencia. En cuanto a los sueños precognitivos, muestran características similares a los de tipo telepático y clarividente.
Según nuestra experiencia, los sueños más comunes de ESP son de tipo realístico, esto no quiere decir que sean exactamente iguales a un suceso real.
Louisa E. Rhine, en su clasificación, menciona que los sueños intuitivos que tienen contenidos de ESP se dan en un 26% mientras que los realísticos se dan en un 44%, los no realísticos en un 21% y los alucinatorios en un 9% .
Otro aspecto interesante es el de los fenómenos de telepatía en los sueños en la situación terapéutica psicoanalítica. El Dr. Ehrenwald hace una relación de sus experiencias en este aspecto en su libro "Telepatía y Relaciones Interpersonales" . Señala acertadamente que los sueños telepáticos tienen todas las cualidades del contenido mental inconsciente, como simbolismo, condensación, desplazamiento y elaboración secundaria. También se ocuparon del tema Eisenbud (1970) ; Ullman M., Krippner S. and Vaughan A. (1973) . Ullman, M. (1959) .
Miltrade Rhally vinculó un test de ESP (que hizo con las cartas standard de ESP) con el contenido de los sueños de sus sujetos. Rhally señala ciertos patrones emocionales y motivaciones relacionados con el éxito o fracaso en ESP.
Johnson (1968) señala relaciones entre el recuerdo de los sueños y los resultados de un test de ESP. También Honorton (1972) relaciona el recuerdo de los sueños con el éxito en ESP. En su informe publica una interesante tabla de resultados para confirmar sus hipótesis.

Tabla Nº 1 de Honorton

ESP y recuerdo de los sueños
 Frecuencia de recuerdos Ss Juegos Desvío Promedio CR p
 Por lo menos 1 vez por semana 6 30 +26 5,87 2,37 <,02
 Una vez por mes 15 75 -14 4,81   n.s.
 Rara vez 7 35 -2 4,94   n.s.
 Totales 28 140 +10 5,11    


Un análisis de variancia entre juegos dio una F = 5,44 con p < 0,025.
Haraldsson E. (1975) en un informe titulado "Reported Dream Recall, Precognitive Dreams and ESP", dice no haber encontrado relación entre recuerdo de los sueños y éxito de ESP.
Nuestros experimentos se orientaron en un procedimiento distinto. Nosotros hicimos el experimento de ESP directamente en el sueño, y el sujeto al despertarse debía dar la respuesta al test. Los objetivos no eran las cartas standard de ESP sino figuras o dibujos extraídos de periódicos o revistas. Se realizaron juegos de 24 ensayos, con p = 0,25 q = 0,75; se hacía un juego a la mañana al despertarse, y otra respuesta a la tarde, después de 8 o 9 horas. El experimentador aleatorizaba el mazo en su domicilio, lo exponía durante la noche, y el sujeto desde su propio domicilio hacía ESP y comunicaba al experimentador, a la mañana, por teléfono el orden del mazo.
Se trataba de un test de respuesta forzosa, con mazo abierto.
Los experimentos piloto que hemos efectuado, sólo concordaban entre sí en la variabilidad de los resultados, medida por medio de la RC², que si bien no tenía un nivel estadísticamente significativo, se mantenían todos en un nivel aproximado y en la misma dirección. No se repitieron los éxitos de ESP en probabilidades significativas. Las respuestas de los sujetos, como se dijo más arriba, eran en dos situaciones, una inmediatamente al despertarse a la mañana, y la otra a la tarde de ese mismo día, o sea a las ocho o nueve horas de la primera respuesta, comparando la RC² entre las dos condiciones mencionadas.
El análisis de la variabilidad de los resultados de ESP es un procedimiento que ha sido utilizado por experimentadores parapsicólogos como un indicador de un efecto de ESP. Incluso ha sido sometido a algunas investigaciones.
Un sujeto en sus rendimientos de ESP puede tener un resultado total no significativo, por compensación de puntajes altos y bajos, pero en el cual la variabilidad es estadísticamente significativa.
Stanford realizó un test de ESP con mazos abiertos y con mazos cerrados y halló que los mazos abiertos producían una variabilidad más alta que los mazos cerrados. Stanford había instruido a los sujetos de que en los mazos cerrados, trataran de hacer respuestas cerradas a los cinco símbolos de las cartas standard de ESP, pero que tuvieran libertad de elección en los mazos abiertos.
Ya sabemos que la ESP es una función fluctuante, que puede ser atribuida a diversos factores, fluctuaciones de la atención, incluso factores inconscientes, motivaciones afectivas, interacción con el experimentador, etc. El experimento de Stanford consistió en hacer con una mitad de los sujetos, mazos abiertos y con la otra mitad mazos cerrados.
Las variabilidades que se dieron por ejemplo en nuestros experimentos de colaboración y competición, se deberían al refuerzo que podrían tener los ensayos o al debilitamiento de los mismos, en virtud de la compulsividad a que se sometía a los sujetos.
En los experimentos clásicos de telepatía en los sueños los objetivos se combinan con los contenidos y experiencias propias del sujeto, ya en forma bien clara o a veces en forma débil, y esto es también una variabilidad de los resultados que no se transforman en mediciones aritméticas.
En nuestros experimentos, los desplazamientos de +1 y -1 no son significativos.
Estamos analizando el efecto de sustitución en los juegos, es decir una sustitución más o menos sistemática que puede ser detectada, entre ciertas respuestas y determinados objetivos, unos por otros. Rogers y Carpenter (1966) encontraron un efecto de variabilidad en un experimento de precognición con cartas standard de ESP. Intencionalmente les dieron a los sujetos pocas instrucciones para realizar el test, para evitar actitudes premeditadas, y al haber dado pocas instrucciones entendieron que los sujetos actuaban con cierta actitud insegura además de actitudes premeditadas. Atribuyen a este factor psicológico la variabilidad de los resultados. La variabilidad fue medida con Sd2/N; donde N es el número de juegos, y d² es la diferencia entre los aciertos por juego y la esperanza matemática. Se calculó la variancia por juego y la suma total de las variancias de todos los juegos. La variancia de los juegos se comparó con npq, lo cual le dio una F = 2,82, con una p = 0,03.
David Price Rogers (1967) investiga la variabilidad en función de la disposición emocional y afectiva hacia el test de parte de los sujetos. Utiliza la Sd2 y la compara con npq, como asimismo compara dos variancias experimentales Sd2/Sd2. Comparando las variancias, las actitudes negativas dieron una p<0,01, la positiva fue no significativa, la diferencia dio una p = 0,025.
Dallas E. Buzby (1967) también investigó la variabilidad de sus sujetos. Hizo investigación durante varios años comparando resultados de ESP en sujetos clasificados como sujetos con un interés "vital" en el experimento, y sujetos con un interés "casual". Todo lo cual medía con un cuestionario. Los resultados le daban no significativos, hasta que decidió investigar la variabilidad. Investigó la variancia por juego, y la variancia por sujeto. Aquí la variancia de los sujetos "vitales" le dio una p = 0,005. La actitud "casual" le dio una p = 0,03. Ocurre que la variancia fue mayor en precognición que en clarividencia. Buzby considera que la creencia en una mayor dificultad por parte de los sujetos, que sería el caso de la precognición, influye sobre la variancia, haciéndola mayor que en el caso de experimentos de clarividencia, que se consideran mas creíbles por parte de los sujetos James C. Carpenter y Josephine C. Carpenter (1967) analizaron la variabilidad sobre datos recogidos con otro propósito. La variancia la calcularon con la fórmula Sd²/N. Se buscó la variancia con dos procedimientos: la variancia dentro de la sesión experimental y la variancia en los juegos. Consideraron psicológicamente dos condiciones, una actitud psicológica "expansiva" y la otra "reprimida" y sujetos con una condición "normal". La variancia entre la primera mitad de los juegos comparada con la segunda mitad de los juegos dio una diferencia con una p = 0,01. También series cortas y series largas. Las variancias fueron mayores en la series cortas, con una p = 0,001, en las largas fue no significativa. Las comparaciones entre primera mitad y segunda mitad dio no significativo.
David Price Rogers (1967) actuó él mismo como sujeto del experimento. El autor comparó los aciertos entre los primeros cuatro segmentos del juego (el juego de 25 ensayos se dividía en cinco partes) con el quinto, que dio una variancia inferior a los cuatro primeros con una p = 0,02.
K. Ramakrishna Rao y H. Kanthamani (1980) también utilizan la variancia para analizar un experimento. La fórmula de la variancia utilizada fue la relación crítica al cuadrado, que se distribuye como Chi cuadrado (RC)². Los experimentos eran entre sujetos en situación de competición y de colaboración ya sea frente a un solo mazo ambos sujetos, o cada sujeto con su mazo objetivo. También con mazos de la misma secuencia de objetivos como de secuencias aleatorias en cada caso. La condición con secuencias distintas dio una p = 0,05, los mazos con la misma secuencia dieron una variabilidad no significativa. Hubo otra serie de tests en los cuales los objetivos eran palabras en inglés o en telegu. En este caso los de la misma secuencia dieron una variancia con una p < 0,05 y los de diferente secuencia dieron un resultado no significativo.
Zoltan Vassy (1995) investiga la variabilidad en un efecto de ESP. El experimento fue de precognición. Los sujetos estaban en un proceso de autoanálisis introspectivo destinado a ayudar a resolver tensiones y conflictos mentales. En base a hallazgos anteriores se esperaba que una tendencia a obtener aciertos indicara éxitos en la disminución de las tensiones inconscientes, mientras que la falta de éxito indicara un fracaso en lograr esa mejoría. Los sujetos durante las sesiones introspectivas realizaron la prueba de ESP. La variabilidad de los puntajes por juego fue significativamente superior a la esperada por azar, con una p = 0,004, lo que muestra que hubo tendencias consistentes al "psi-missing" y al "psi-hitting" durante los períodos de autoanálisis introspectivo. El autor utiliza para el análisis de la variabilidad, la Relación Crítica al cuadrado.

Análisis y comentario de los resultados
En numerosos experimentos, algunos de los cuales mencionamos en este informe, la relación entre dos condiciones afectivas o emocionales da en los resultados variabilidades distintas respecto de las dos condiciones a que se somete a los sujetos, aunque el cómputo total de aciertos en los juegos es aleatorio. Eso se interpreta como un efecto de Psi-missing y Psi-hitting entre juegos.
Nuestro experimento también plantea a los sujetos dos condiciones distintas, una que deben responder al objetivo inmediatamente al despertarse, con la consigna de que deben tratar de tener en sueños ESP sobre el orden de los objetivos del mazo, y la otra es una respuesta después de varias horas (Post sueños). Cuando los sujetos deben responder al objetivo después de varias horas, ocurre lo mismo que con los sueños normales, en general los sujetos no recuerdan detalladamente sus sueños y lo más común es que los olviden a las pocas horas de despertarse. Esto es lo más común.
El sujeto que realizó los primeros tres ensayos piloto, ante un interrogatorio, respondió que rara vez recuerda los sueños a las pocas horas de despertarse, teniendo de los mismos una vaga idea sin poder precisarlos. Sus resultados de ESP: cantidad de aciertos,. en los Piloto I y II obtuvo el azar, y en el piloto III los aciertos de ESP fueron significativos sobre el azar. Las variabilidades entre juegos fue superior en las respuestas inmediatamente al levantarse que en las respuestas dadas después de varias horas. Esto fue confirmado con el experimento con la señora Lidia T. Si bien la relación F no fue significativa, estuvo siempre en la misma dirección.
Nuestros experimentos repiten dentro de una escala menor, los típicos resultados de experimentos de ESP; no siempre se repiten la dirección de los resultados predichos, ni valores estadísticamente significativos. El aporte del meta-análisis debe considerarse un indicador importante en el análisis de las investigaciones, y también sobre la elección de estrategias para la investigación experimental. Si combinamos las probabilidades de la variabilidad "S" de los experimentos detallados, obtenemos una probabilidad marginal, que no podemos despreciar ( p= Sp/ ).de p = 0,06
Es importante destacar, como decía la Dra. Schmeidler: la repetición de efectos que aunque sean débiles, y se repiten en forma sistemática, aunque no tengan una significación estadística aceptada en parapsicología, deben tenerse en cuenta, deben servir para orientar nuevas investigaciones.
De todas maneras, los resultados de ESP obtenidos en las situaciones experimentales expuestas en este informe, son débiles pero sugieren nuevas investigaciones para conocer la dinámica de la ESP.


BIBLIOGRAFÍA

DUNNE, J. W. (1927). An Experiment With Time. New York: Macmillan.
EHRENWALD, J. (1977). Psi, psychotherapy and psychoanalysis. In B. B.Wolman (Ed.), Handbook of Parapsychology (pp. 529-540). New York: Van Nostrand Reinnhold.
EISENBUD, J. (1983). Parapsychology and the Unconscious. Berkeley, CA: North Atlantic Books.
FOULKES, D., BELVEDERE, E., MASTERS, R. E. L., HOUSTON, J., KRIPPNER, S., HONORTON, C., & ULLMAN, M.
(1972). Long distance "sensory-bombardment" ESP in dreams: A failure to replicate. Perceptual and Motor Skills, 35, 731-734. .
FRANZ, M. L. v. (1987). On Dreams and Death. Boston: Shambhala.
FREUD, S. (1953). Dreams and the occult. In G. Devereux (Ed.), Psycho-analysis and the Occult (pp. 91-109). New York: Intemational Universities Press. (Original work published 1934)
GLOBUS, G., KNAPP, P., SKINNER, J., & HEALEY, J. (1968). An appraisal of telepathic communication in dreams. Psychophisiology, 4, 365.
HEARNE, K. M, T. (1984). A survey of reported premonitions and of those who have them. Journal of the Society for Psychical Research, 52, 261-270,
HEARNE, K, M, T, (1986), An analysis of premonitions deposited over one year from an apparently gifted subject, Journal of the Society for Psychical Research, 53, 376-382.
JUNG, C. G. (1963). Memories, Dreams, Reflections (A. Jaffé, Ed.; R.Winston & C. Winston, Trans.). New York: Random House.
JUNG, C. G. (1977). Psychology and the Occult (R. F. C. Hull, Trans.).Princeton, NJ: Princeton University Press.
KRIPPNER, S., ULLMAN, M., & HONORTON, C. (1971). A precognitive dream study with a single subject.
Journal of the American Society for Psychical Research, 65, 192-203.
KRIPPNER, S., HONORTON, C., & ULLMAN, M. (1971). A second precognitive dream study with Malcolm Bessent. Journal of the American Society for Psychical Research, 66, 269-279.
O'FLAHERTY, W. D. (1984), Dreams, Illusions, and Other Realities, Chicago: University of Chicago Press. PACKER, M, J. (1985). Hermeneutic inquiry in the study of human conduct. American Psychologist, 40, 1081-1093.
PACKER, M. J. (1988). Hermeneutic inquiry: Response to criticisms. American Psychologist, 43, 133-136. PERSINGER, M. A., & KRIPPNER, S. (1989). Dream ESP experiments and geomagnetic activity. Journal of the American Society for Psychical Research, 83, 101-116.
RYBACK, D., with SWEITZER, L. (1988). Dreams That Come True: Their Psychic and Transforming Powers. New York: Random House.
SCHMEIDLER, G. R. (1988). Parapsychology and Psychology: Matches and Mismatches. Jefferson, NC: Mcfarland.
STOWELL, M. [S.] (1992b). Exceptional human experience 5: ESP? Laurie and the ladder. Exceptional Human Experience, 10, 23-24.
ULLMAN, M. (1977). Psychopathology and psi phenomena. In B. B. Wolman (Ed. ), Handbook of Parapsychology (pp. 557-574). New York:Van Nostrand Reinhold.
VAN DE CASTLE, R. L. (1977). Sleep and dreams. In B. B. Wolman (Ed.), Handbook of Parapsychology (pp. 473-499). New York: Van Nostrand Reinhold.






Google
 

Puede encontrar mayor información sobre Parapsicología utilizando este buscador:
Google
Web Este sitio
© Copyright 2001 - 2015 todos los derechos reservados. www.naumkreiman.com.ar