Dora Ivniski, su deceso.
Comunicamos con profundo dolor el fallecimiento de la licenciada Dora Ivniski.

Ver más

Entrevista inédita a Naum Kreiman
Realizada por Enrique Márquez

Ver más

Nuevo libro de parapsicología en la Argentina
"El buscador de maravillas" por Juan Gimeno

Leer crónica

COLABORACIÓN PARA UNA INVESTIGACIÓN
Se solicita a aquellas personas que hayan sido protagonistas o testigos de fenómenos poltergeist (ruidos inexplicables, movimiento de objetos, aparición de luces, etc), y que estén dispuestas a ser entrevistadas para relatar sus experiencias, manteniendo en reserva sus datos personales si fuera necesario, que escriban aquí

Grupo de estudios
en el Instituto de Parapsicología
En respuesta al interés manifestado por numerosas personas, el Instituto de Parapsicología ofrece un Grupo de Estudios de parapsicología, de acuerdo a las siguientes consignas:

"Científico
y Psíquico" - "Scientist
and Psychic"
por el Dr. José María Feola.

NUEVO LIBRO
Naum Kreiman, la Parapsicología y la Ciencia

por Dora Ivnisky y Juan Gimeno.

Comunicaciones
de Parapsicología
Nº 47, Especial 2016.
Nº 46, Junio 2015.
Nº 45, Marzo 2015.
Nº 44, Dic. 2014.
Nº 43, Sep. 2014.
Nº 42, Junio 2014.
Nº 41, Marzo 2014.
Nº 40, Dic. 2013.
Nº 39, Sep. 2013.
Nº 38, Junio 2013.
Nº 37, Marzo 2013.
Nº 36, Sep.2012.
Nº 35, Sep.2012.
Nº 34, Junio 2012.
Nº 33, Marzo 2012.
Nº 32, Dic. 2011.
Nº 31, Sep. 2011.
Nº 30, Junio 2011.
Nº 29, Marzo 2011.
Nº 28, Dic. 2010.
Nº 27, Sep. 2010.
Nº 26, Junio 2010.
Nº 25, Marzo 2010.
Nº 24, Dic. 2009.
Nº 23, Sep. 2009.
Nº 22, Junio 2009.
Nº 21, Marzo 2009.
Nº 20, Dic. 2008.
Nº 19, Sep. 2008.
Nº 18, Junio 2008.
Nº 17, Marzo 2008.
Nº 16, Dic. 2007.
Nº 15, Sep. 2007.
Nº 14, Junio 2007.
Nº 13, Marzo 2007.
Nº 12, Dic. 2006.
Nº 11, Sep. 2006.
Nº 10, Junio 2006.
Nº 9, Marzo 2006.
Anexo Cuad. Nº 7/8.
Nº 7/8, Dic. 2005.
Nº 6, Jun./Sept. 2005.
Nº 5, Marzo 2005.
Nº 4, Diciembre 2004.
Nº 3, Setiembre 2004.
Nº 2, Junio 2004.
Nº 1, Marzo 2004.



Parapsicología de Investigación
Nuevo sitio en Internet.

Noticias anteriores.
Ver todas







ANÁLISIS COMPARATIVO DE DOS EXPERIMENTOS DE ESP SOBRE OBJETIVOS (FIGURAS) OCULTAS

Cuadernos de Parapsicología, año 29 Nº 4, 1996

El análisis comparativo es sobre dos experimentos iguales, uno realizado en 1979 y publicado en Cuadernos de Parapsicología, año 12 Nº 3 de 1979, y el segundo, más reciente, en octubre de 1996, publicado en Cuadernos de Parapsicología, año 29 Nº 4, 1996.
Sintéticamente, el experimento consistió en lo siguiente: Se hacía un test de ESP sobre dibujos ocultos. Se entregaban a los sujetos cuatro dibujos ocultos en sobres forrados, seleccionados al azar por persona que no participaba en las pruebas. Se les entregaba los dibujos en un orden aleatorizado a cada sujeto. Debían hacer un dibujo respuesta, y si no sabían hacer dibujos, debían escribir una frase o palabra identificatoria. Esta respuesta se hacía en una planilla al efecto dividida en cuatro partes, numeradas de uno a cuatro (test Nº 1). A continuación se hacía varios juegos de ESP con las mismas figuras, todas ensobradas y aún desconocidas de los sujetos y del experimentador. Los mazos eran de 20 ensayos, repetida cada figura cinco veces (p=¼), que debían identificar sobre la base de su propio dibujo respuesta. Fueron preparados y aleatorizados también por persona que no participaba de la prueba (test Nº 2). En el experimento de 1979 se hicieron cuatro juegos. En el experimento de 1996 se hicieron tres juegos. Para la realización del test Nº 2 el experimentador se paraba delante de los sujetos en el aula y tomaba cada sobre del mazo, los sujetos debían responder al objetivo (figura ensobrada) que el experimentador le proponía, marcando en una planilla al efecto, qué figura respuesta era la que habían hecho, en el test anterior, a esta misma figura oculta y ensobrada que ahora se le proponía, identificándola con el número de esa respuesta, en una planilla de registro. Una vez realizado este test, se les entregaba a los sujetos las figuras objetivos para que dieran un rango a cada uno de sus dibujos frente a los objetivos, que dibujaron cuando el test Nº 1, para graduar su similitud o coincidencia. Por ejemplo, con UN punto al que más se parece, y con CUATRO al que menos se parece. Este procedimiento para cada uno de los dibujos respuesta. Este último procedimiento lo utilizamos en 1996. En el experimento de 1979 la graduación propuesta fue inversa, pero esto no tiene a los efectos de la evaluación ninguna importancia, es una cuestión puramente formal. Cuando el sujeto había identificado el dibujo respuesta con el objetivo, a esta coincidencia la llamamos ACIERTO PLENO (AP).
La hipótesis era que los sujetos obtendrían mayores aciertos en el test Nº 2 de aquellas figuras que en el test número UNO hubieran obtenido por lo menos un acierto pleno (AP). Estudiamos también un efecto de declinación, tanto dentro de los juegos, como entre los juegos. En 1979 dividimos los ensayos de cada juego por cuartos, tanto de los sujetos que tenían aciertos plenos como de los que no los tuvieron, para observar cómo se comportaron los éxitos de ESP en cada caso. El experimento se hizo en forma colectiva. Veamos los resultados y los análisis comparativos.

Resultados Generales

Se puede apreciar que los resultados no son estadísticamente significativos en ambos experimentos. En el de 1979 hay una leve tendencia al psi missing.

Tabla Nº 1
Test Nº 1

Experimento de 1996 Experimento de 1979
Ensayos = 80 Ensayos = 152
Sujetos: 20 Sujetos: 38
Dibujos con AP = 16 Dibujos con AP = 21
Resultado no significativo Resultado no significativo

          



Tabla Nº 2
Test Nº 2
Experimento de 1996 Experimento de 1979
N = 20 N = 38
Ensayos: 1200 Ensayos: 3040
juegos : 3 (p = ¼) juegos : 4 (p = ¼)
aciertos: 294 aciertos: 740
azar: 300 azar: 760
desvío: -6 desvío: -20
n.s. n.s.


Aciertos de los sujetos con y sin aciertos plenos (AP)

En el experimento de 1996 de los 20 sujetos hubo 12 con por lo menos un acierto pleno y 8 sin aciertos plenos. En el experimento de 1979 hubo 19 sujetos con por lo menos un acierto pleno y 19 sujetos sin acierto pleno. Los resultados en el test número 2 fueron los siguientes:

TABLA Nº 3
Aciertos de los sujetos con y sin aciertos plenos (AP)

Experimento 1996 Experimento 1979
N aciertos azar desvío N aciertos azar desvío
AP 12 186 180 +6 AP 19 345 380 -35
8 108 120 -12 19 395 380 +15
sumas 294 300 -6   740 760 -20


Evaluación de la diferencia

Dif: p = 0,12 (Mann Whitney) Dif: p = 0,03 (Mann Whitney)


Incluso el desvío de -35 de los sujetos con AP tiene un p=0.02 en el experimento de 1979. La diferencia tiene una p=0,03 mientras que la diferencia del experimento de 1996 es no significativa (p=0,12).
Resulta claro que los dos grupos tuvieron un comportamiento opuesto en el test. De atribuir a alguna causa este desvío negativo significativo, lo sería a la naturaleza de los objetivos, que en el test fueron una "calavera", un "ojo", una "paloma" y una planta de "hongos", en cambio en el experimento de 1996 los objetivos fueron quizás menos traumáticos, fue el dibujo de un sol, un rayo, un teléfono y un murciélago. Pero veamos cómo se reflejan estos resultados en el cómputo de los aciertos de figuras en el test número 2. Aquí vamos a computar los aciertos de las figuras con y sin acierto pleno. Contamos los aciertos y la cantidad de ensayos sobre esas figuras en el test Nº 2.
Se puede apreciar en la tabla siguiente que las figuras con AP tuvieron más aciertos que las figuras sin AP, aunque la diferencia no es significativa.

TABLA Nº 4
Aciertos en las figuras con y sin acierto pleno (AP)
en el test Nº 2

Experimento de 1996
Ss Figuras aciertos en test Nº2 ensayos azar desvío
112 con AP 16 66 222 55.5 +10.5
  sin AP 32 120 498 124.5 -4.5
  suma 48 186 720 180 +6


TABLA Nº 5
Aciertos en las figuras con y sin acierto pleno (AP)
en el test Nº 2

Experimento de 1979
Ss Figuras aciertos en test Nº2 ensayos azar desvío
119 con AP 21 116 507 126.75 -10.75
  sin AP 5 229 1013 253.25 -24.25
  suma 76 345 1520 380 -35


La diferencia no es estadísticamente significativa.
La cantidad de ensayos, como más arriba dijimos, se establece por el cómputo de las veces que el sujeto menciona la figura con y sin AP tenga o no éxito en su ESP. Y la cantidad de aciertos por azar se establece multiplicando la cantidad de ensayos por 0,25 (p = 1/4).
En concordancia con el desvío total de -35 según la tabla Nº 3 que obtuvieron los sujetos con por lo menos un acierto pleno este desvío de -35 se dividió en un desvío de -10.75 para las figuras con un acierto pleno y un desvío negativo mayor, -24.25, para las figuras sin acierto pleno. Es un resultado coherente con nuestra hipótesis, porque aun cuando el desvío total era negativo es mayor para las figuras sin acierto pleno. Por lo que consideramos que los dos experimentos coinciden en la dirección de las diferencias.
Incluso podemos calcular el promedio de aciertos por figura lo cual nos da una idea quizás más clara de las relaciones encontradas.

Tabla Nº 6
Promedio de aciertos sobre figuras con y sin aciertos plenos

Experimento 1996 Experimento 1979
Figuras aciertos test Nº2 promedio Figuras aciertos test Nº2 promedio
Con AP 16 66 4,125 Con AP 21 116 5,52
Sin AP 32 120 3,75 Sin AP 55 229 4,16
sumas 186     345  


Dividimos la cantidad de aciertos sobre la cantidad de figuras con AP. Hallamos una proporción, que nos dice en qué medida las figuras con acierto pleno, generaron aciertos en el test Nº2.
La proporción de aciertos de las figuras con AP es mayor que el de las figuras sin AP, independientemente del signo del desvío.

Análisis complementarios

Tanto en el experimento de 1979 como en el más reciente hemos efectuado un análisis para descubrir un efecto secundario de ESP y también observar cómo se comportaron los sujetos y las figuras con acierto pleno en este análisis. A tal efecto hemos analizado el efecto de declinación de los resultados. En el experimento de 1979 lo hemos dividido en cuartos, cada juego, o sea cómputo de los aciertos en los ensayos 1 a 5; 6 a 10; 11 a 15 y 16 a 20. En el de 1996 directamente de 1 a 10 y de 11 a 20. De todas maneras expondremos los dos análisis de los dos experimentos. En primer lugar la diferencia de aciertos dividiendo los ensayos o juegos por la mitad.

TABLA Nº 7
Verificación del efecto de declinación dividiendo los juegos por mitades

Experimento 1996 Experimento 1979
ensayos aciertos azar desvío ensayos aciertos azar desvío
1 a 10 165 150 +15 1 a 10 378 380 -2
11 a 20 129 150 -21 11 a 20 362 380 -18
suma 294 300 -6 suma 740 760 -20
Diferencia p = 0,013(test de Wilcoxon) Diferencia ns


Como se puede apreciar, en el experimento de 1996 la diferencia de resultados entre los dos sectores es importante con una probabilidad ampliamente significativa, mientras que en el experimento de 1979 la diferencia es no significativa, pero apreciemos que en ambos experimentos las diferencias están en la misma dirección. Quiero decir, que en el primer sector los aciertos son mayores que en el segundo sector.
Si combinamos ambos resultados obtenemos una p = 0,034 significativa.
La teoría de la ESP nos va a ayudar a comprender las diferencias que pueden aparecer en los experimentos de ESP, tanto cuando los hacemos en forma colectiva como cuando los hacemos individualmente a los sujetos. Las consideraciones teóricas las expondremos al final de este análisis estadístico.

Tabla Nº 8
Efecto de declinación dividiendo los juegos en cuartos

Experimento de 1996
ensayos 1 a 5 6 a 10 11 a 15 16 a 20 suma
aciertos 82 83 57 72 294
azar 75 75 75 75 300
desvío +7 +8 -18 -3 -6
La declinación entre el primer cuarto y el último es no significativa con una p = 0,12.


Experimento de 1979
ensayos 1 a 5 6 a 10 11 a 15 16 a 20 suma
aciertos 201 177 187 175 740
azar 190 190 190 190 760
desvío +11 -13 -3 -15 -20


La diferencia de declinación entre el primer cuarto y el último tiene un p = 0,06 es decir de cierta marginalidad, pero interesante.
En ambos experimentos las relaciones están en la misma dirección. Si combinamos ambos resultados obtenemos una p = 0,04 que es significativa (es menor de 0,05).
Siendo que los sujetos con acierto pleno (AP) en el experimento de 1996 fueron 12 sujetos y en el experimento de 1979 fueron 19 sujetos, resulta interesante examinar cómo se dio en estos sujetos el efecto de declinación. Consideramos interesante ya que son estos sujetos los que aportaron mayores éxitos de ESP en el experimento con relación a los sujetos que no tuvieron Aciertos Plenos en las figuras en el test Nº 1.

Tabla Nº 9
Efecto de declinación sólo en sujetos con acierto pleno

Experimento de 1996
N = 12
Ensayos Aciertos Azar Desvío Wlcoxon diferencia
1 a 10 106 90 +16  
11 a 20 80 90 -10 p=0,03
Suma 186 180 +6  


Experimento de 1979
N = 19
Ensayos Aciertos Azar Desvío diferencia
1 a 10 179 190 -11  
11 a 20 166 190 -24 no significativa
Suma 345 380 -35  


Hay que hacer notar que si bien la diferencia no es significativa, esta diferencia está en la misma relación que la diferencia hallada en el experimento de 1996.
Interesante e importante es observar si se produjo el efecto de declinación en los sujetos que no tuvieron Aciertos Plenos en las figuras, que fueron 8 sujetos en el experimento de 1996 y 19 sujetos en el experimento de 1979. Esto a los efectos de detectar un efecto diferencial.

Tabla Nº 10
Efecto de declinación sólo en los sujetos que
no tuvieron aciertos plenos

Experimento de 1996
N=8
Ensayos Aciertos Azar Desvío
1 a 10 59 60 -1
11 a 20 49 60 -11
Suma 108 120 -12


La diferencia es no significativa, con un comportamiento totalmente diferente a los 12 sujetos con acierto pleno (tabla Nº 9). Aquí la diferencia entre los dos sectores es no significativa con p = 0,23.

Experimento de 1979
N= 19
Ensayos Aciertos Azar Desvío
1 a 10 198 190 +8
11 a 20 197 190 +7
Suma 395 380 +15


La diferencia es totalmente no significativa pero con signos opuestos a los sujetos que tuvieron aciertos plenos.
Esto ya se podría prever por cuanto ya la Tabla Nº 3 nos está indicando una diferencia de los desvíos y su signo entre sujetos con acierto pleno y sin acierto pleno, que de alguna manera podría repetirse en el análisis por mitades, pero esta predicción no siempre es válida, por cuanto aplicada al experimento de l996, no se cumple.
Un análisis similar lo podemos hacer, efectuando el cómputo sobre las figuras con AP en los sectores de ensayos dividiendo los juegos por mitades.

Tabla Nº 11
Aciertos en el Test Nº 2 de las Figuras con Acierto Pleno

Experimento 1996 Experimento 1979
N = 12 - Fig.con AP = 16 N = 19 - Fig.con AP = 21
Ensayos aciertos % Ensayos aciertos %
1 a 10 38 23 1 a 10 66 17,4
11 a 20 28 21 11 a 20 50 14
sumas 66     116  


La suma 66 surge de la Tabla Nº 4. La suma 116 surge de la Tabla Nº 5. Los porcentajes se hallan dividiendo los aciertos de figuras con acierto pleno de cada sector por el total de todos los aciertos del mismo sector: 38/165 = 0,23; 28/129 = 0,2; 66/378 = 0,174; y por último 50/362 = 0,14. Los aciertos totales de cada sector surgen de la Tabla Nº 7.
Esto nos dice en qué medida las relaciones de aciertos de las figuras con acierto pleno, con el total de aciertos de todas las figuras, es mayor en el primer sector que en el segundo en los dos experimentos.


Conclusiones   Nosotros consideramos que se ha dado una repetibilidad entre los dos experimentos dada la hipótesis que hemos planteado.
Hay una diferencia entre los dos grupos, uno, el experimento de 1996, que muestra en las diferencias que hemos estudiado desvíos positivos contra desvíos negativos y el experimento de 1979, que tiene una tendencia hacia el "psi missing" en el que las diferencias son debajo del azar, y que aun en esta dirección de las diferencias, los diferentes sectores y aspectos analizados muestran relaciones similares al experimento de 1996.


Algunas consideraciones teóricas


El Efecto de Declinación

La investigación histórica ha detectado ciertos efectos secundarios, como signos de ESP. El efecto de declinación es uno de ellos. Efectivamente, el cómputo del efecto de declinación que hemos aplicado, dividiendo los juegos por mitades, arroja en el experimento de 1996 una p=0,013 ampliamente significativa. Y aunque no significativa en 1979, se puede apreciar claramente una diferencia declinante. Nosotros no sabemos realmente, en qué lugar preciso de los ensayos el sujeto "modifica" o "declina" su rendimiento de ESP. Un sujeto puede ser que lo produzca a partir del ensayo ocho, otro a partir del ensayo 10, y otro a partir del ensayo 11, lo que nosotros hacemos es trazar una línea imaginaria; si esta línea, sujeto más o sujeto menos, muestra una diferencia estadísticamente significativa, es que hemos detectado un efecto parapsicológico.
Si esta declinación que observamos en la totalidad del experimento, luego se repite en los distintos sectores significativos en que dividimos los resultados -por ejemplo, sujetos con aciertos plenos versus sujetos sin aciertos plenos, cómputo de figuras con éxito Vs. figuras en las que no tuvo éxito de ESP- es que estamos en presencia de un auténtico efecto de ESP.
Una de las importantes preguntas que se plantea la investigación experimental, especialmente en la investigación con grupos de sujetos, como en este caso, es la de explicitar las consideraciones teóricas y experimentales en virtud de las cuales los sujetos sincronizan su comportamiento de ESP a nivel del campo PSI.
El fenómeno de ESP se da porque la mente se comporta dentro de un campo PSI, un campo no físico de la naturaleza. Esto ya ha sido ampliamente explicado y justificado dada la naturaleza de los fenómenos telepáticos, clarividentes y de precognición.
En realidad las mentes del grupo al interactuar entre sí son las que conforman el campo mental. Las correlaciones se autoorganizan y es así que se producen los efectos PSI en el grupo. La dirección de estas correlaciones autoorganizadas es impredecible. Las detectamos con el análisis estadístico. Así, en el grupo de 1996 se produjo una sola declinación a partir aproximadamente de la mitad de los ensayos por juego, mientras que en el grupo de 1979 se produjo dentro del juego una declinación doble: ensayos 1 a 5 contra ensayos 6 a 10, por una parte, y ensayos 11 a 15 contra ensayos 16 a 20 (ver tabla 8) por otra parte. El análisis por rangos de Duncan muestra para los 19 sujetos con AP una significación estadística de p = 0,01 para el primer y segundo cuarto, y una significación estadística marginal para el tercer Vs. cuarto cuartos. Hemos detectado aquí dos oscilaciones dentro del análisis estadístico de todos los juegos.

La ESP es una función oscilante. La ESP barre el campo del objetivo, en este caso, el mazo de figuras, y no es que apunta a una por una, tal como el experimentador se las ofrece en el experimento.
Esto ya se ve en los efectos de desplazamiento que a veces se detecta en los experimentos, e incluso en los fenómenos espontáneos. En los experimentos con cartas Zener, se aprecian aciertos en desplazamiento de -1, -2 o +1 o +2, por lo menos detectados en algunos análisis experimentales.
Hay ocasiones en el experimento en que no se mantiene la autoorganización de las sincronizaciones sobre el campo de objetivos y se produce una distribución aleatoria dentro del campo PSI. Esta distribución aleatoria es producto de la inestabilidad, o sea que la función PSI no logró cierta estabilidad en el campo PSI involucrado en el experimento. El barrido del campo PSI es inestable y oscilante.
Por una parte por la propia naturaleza de la ESP, y por otra parte, por la interacción con las mentes que se hallan involucradas en el experimento.
Los resultados experimentales nos muestran que hay grados o niveles de inestabilidad. Los podemos medir por los resultados en el recuento de los éxitos o fracasos de ESP. Por ejemplo, en el experimento de 1979, la tendencia al psi missing es una muestra del grado de inestabilidad en el barrido del objetivo, aunque hay una detectable sincronización de las correlaciones del grupo, que permite distinguir dos sectores dentro del grupo: sujetos con aciertos plenos y sujetos sin aciertos plenos, en algunos casos con diferencias significativas (Tabla 3, Expto. de 1979). También la detección de dos ondas de declinación dentro de los juegos (Tabla 9, Expto. de 1996).
Dentro del total de aciertos por debajo del azar (ver Tabla Nº 3 y Tabla Nº 5: aciertos=-35) éstos se distribuyeron coherentemente con la hipótesis para los sujetos con figuras con acierto pleno.
Un interesante experimento para estudiar el comportamiento del campo PSI, es el de contrastar resultados de ESP entre sujetos que actúan en competencia o en colaboración en la ESP de un objetivo, ya sea el mismo o uno distinto para cada sujeto. Cuando se hicieron estos experimentos, no se los encaró en el sentido indicado.
Las oscilaciones hacen la función Psi semejante a una función de onda, y la función de onda es una función de probabilidad. Otro concepto que debemos mencionar es el de resonancia. Hay resonancia cuando dos o más mentes involucradas en el fenómeno interactúan dentro del campo Psi.
Whiteman lo dice expresamente:
"La telepatía puede ser explicada sencillamente como resonancia entre la esfera del pensamiento-imagen de los individuos, la clarividencia es la resonancia entre la esfera de potencialidades de un objeto o hecho físico y la esfera del pensamiento imagen de un individuo, y la precognición entre una potencialidad provisional en la esfera física y la esfera del pensamiento-imagen. Sus potencialidades para la resonancia de la clase respectiva deben tener cierto grado de apertura y estabilidad."
La resonancia puede entenderse también como una forma de psicokinesia.
Bohm expone en su teoría de una interpretación causal de la teoría cuántica, la idea de una analogía entre la mente y la materia:
"Lo mental y lo material - dice - son dos lados de un solo proceso que están (como la forma y el fondo) separados en el pensamiento y no en el acto"; afirma también que "una conciencia rudimentaria está presente en el nivel de las partículas físicas. Sería razonable suponer también una especie de conciencia indefinidamente mayor que es universal y que penetra todo el proceso".
Nosotros no diríamos tanto, pero si existe ese nivel no físico de la naturaleza, es decir un nivel "mental", ese nivel mental debe de alguna manera impregnar el nivel físico, o sea, en una interacción íntima.
También Walker habla de una relación de similitud o resonancia para entender el fenómeno Psi. Así dice:
"La telepatía y la transmisión de pensamiento y los sueños pueden ser vistos como una forma particular de PK que actúa de un cerebro a otro".
Las teorías psicológicas han estado casi siempre impregnadas de las ciencias físicas y químicas. Históricamente podemos mencionar por ejemplo a Hartley (mediados del siglo XVIII) "que había arribado casi a un atomismo psíquico completo, a una reducción de la vida mental a átomos, que al combinarse daban origen a todos los hechos observables" (G.Murphy). La teoría asociacionista de Herbart, hace uso del concepto de fuerza proveniente de la física del siglo XVII.
Son innumerables los ejemplos que podemos mencionar sobre la matematización en psicología, con fórmulas derivadas de las ciencias físicas (Fechner, por ejemplo). El conductismo, por ejemplo, "planteaba una psicología de procesos fisiológicos basados en la física y en la química de la respuesta del tejido vivo".
La Psicología de la Gestalt está impregnada de física y de geometrismo. La Teoría de Campo de la psicología de Kurt Lewin, cuando por ejemplo se refiere a las necesidades psicológicas, dice: "son sistemas de tensión, esto es, sistemas de fuerzas interrelacionadas dentro de un campo limitado". Las teorías de Freud están impregnadas de conceptos de la hidráulica y la física.
Murphy señala que hubo dos movimientos científicos que sacudieron la psicología, más o menos por la misma época, la teoría de la relatividad y el operacionismo. La primera, aunque una teoría de carácter físico que afirmaba que toda medición de espacio-tiempo es relativa con respecto a un marco de referencia, tuvo consecuencias aun mayores para la conducta "social" que para la de laboratorio. Junto con la psicología de la Gestalt, el enfoque de la relatividad hizo hincapié en que todas las condiciones que gobiernan la respuesta de un organismo, deben ser explícitamente definidas, sin pasar por alto ninguna. El operacionismo ingresó rápidamente a la psicología: todos los conceptos debían ser explícitamente definidos en función de operaciones concretas".
Más recientemente se intentó explicar la psicología con el software computacional. Mucho más se podría profundizar en este brevísimo bosquejo, de manera que no debe sorprender a nadie que la Parapsicología intente utilizar conceptos e ideas de la nueva física para entender sus fenómenos. Es lo que hemos hecho aquí, en forma muy simplificada. Hemos utilizado estudios aparecidos en publicaciones científicas de parapsicología y que hemos aplicado a nuestros resultados experimentales. Desde luego, que todo esto debe ser tomado con precaución, y que sólo la investigación experimental podrá legalizar las similitudes que se consideren.


Bibliografía
BOHM D.J. Nueva teoría de las relaciones entre la mente y la materia. Journal of the ASPR. 80 Nº 2, abril 1986.
KREIMAN Naum. Un test de percepción extrasensorial a ciegas. Cuadernos de Parapsicología. Año 12 Nº 3, sept. 1979.
KREIMAN Naum. Experimento de ESP sobre figuras ocultas. Cuad. de Parapsicología. Año 29 Nº 4, diciembre 1996.
MURPHY Gardner. Introducción histórica a la psicología contemporánea. Buenos Aires, Argentina. Editorial Paidos.
RUSH J.H. Physical and quasi-physical theories of Psi. Foundations of the Parapsychology. Routledge & Kegan P. London and New York. 1987.
SCHMIDT Helmut. Comparación de un modelo teleológico con un modelo de colapso cuántico de Psi. Journal of Parapsychology. Vol.48 Nº 4, diciembre 1984 .
WALKER E.H. Revisión de las críticas de la teoría de la mecánica cuántica a los fenómenos Psi. Journal of Parapsychology, Vol.48, Nº 4, diciembre 1984.
WHITEMAN J.H.M. Teoría cuántica y parapsicología. Journal of the ASPR, Vol.67 Nº 4, octubre 1973.
WHITEMAN J.H.M. Parapsychology and Physics, Handbook of Parapsychology. Editor Benjamin Wolman, 1977.






Google
 

Puede encontrar mayor información sobre Parapsicología utilizando este buscador:
Google
Web Este sitio
© Copyright 2001 - 2015 todos los derechos reservados. www.naumkreiman.com.ar