Dora Ivniski, su deceso.
Comunicamos con profundo dolor el fallecimiento de la licenciada Dora Ivniski.

Ver más

Entrevista inédita a Naum Kreiman
Realizada por Enrique Márquez

Ver más

Nuevo libro de parapsicología en la Argentina
"El buscador de maravillas" por Juan Gimeno

Leer crónica

COLABORACIÓN PARA UNA INVESTIGACIÓN
Se solicita a aquellas personas que hayan sido protagonistas o testigos de fenómenos poltergeist (ruidos inexplicables, movimiento de objetos, aparición de luces, etc), y que estén dispuestas a ser entrevistadas para relatar sus experiencias, manteniendo en reserva sus datos personales si fuera necesario, que escriban aquí

Grupo de estudios
en el Instituto de Parapsicología
En respuesta al interés manifestado por numerosas personas, el Instituto de Parapsicología ofrece un Grupo de Estudios de parapsicología, de acuerdo a las siguientes consignas:

"Científico
y Psíquico" - "Scientist
and Psychic"
por el Dr. José María Feola.

NUEVO LIBRO
Naum Kreiman, la Parapsicología y la Ciencia

por Dora Ivnisky y Juan Gimeno.

Comunicaciones
de Parapsicología
Nº 47, Especial 2016.
Nº 46, Junio 2015.
Nº 45, Marzo 2015.
Nº 44, Dic. 2014.
Nº 43, Sep. 2014.
Nº 42, Junio 2014.
Nº 41, Marzo 2014.
Nº 40, Dic. 2013.
Nº 39, Sep. 2013.
Nº 38, Junio 2013.
Nº 37, Marzo 2013.
Nº 36, Sep.2012.
Nº 35, Sep.2012.
Nº 34, Junio 2012.
Nº 33, Marzo 2012.
Nº 32, Dic. 2011.
Nº 31, Sep. 2011.
Nº 30, Junio 2011.
Nº 29, Marzo 2011.
Nº 28, Dic. 2010.
Nº 27, Sep. 2010.
Nº 26, Junio 2010.
Nº 25, Marzo 2010.
Nº 24, Dic. 2009.
Nº 23, Sep. 2009.
Nº 22, Junio 2009.
Nº 21, Marzo 2009.
Nº 20, Dic. 2008.
Nº 19, Sep. 2008.
Nº 18, Junio 2008.
Nº 17, Marzo 2008.
Nº 16, Dic. 2007.
Nº 15, Sep. 2007.
Nº 14, Junio 2007.
Nº 13, Marzo 2007.
Nº 12, Dic. 2006.
Nº 11, Sep. 2006.
Nº 10, Junio 2006.
Nº 9, Marzo 2006.
Anexo Cuad. Nº 7/8.
Nº 7/8, Dic. 2005.
Nº 6, Jun./Sept. 2005.
Nº 5, Marzo 2005.
Nº 4, Diciembre 2004.
Nº 3, Setiembre 2004.
Nº 2, Junio 2004.
Nº 1, Marzo 2004.



Parapsicología de Investigación
Nuevo sitio en Internet.

Noticias anteriores.
Ver todas







VARIABLE VOLITIVA Y ESP

Cuadernos de Parapsicología, año 17 Nº 3, septiembre 1984

Se realizó un experimento para observar el efecto volitivo sobre la ESP. Se hicieron dos series, en cada una de las cuales participaron 20 sujetos. En la primera serie, con los mismos sujetos se formaron distintas parejas para realizar el test en situación de competencia y en situación de colaboración; se tuvo la precaución de que las parejas en una y otra condición, en cuanto al sexo de los participantes, fueran comparables. En la segunda serie, la misma pareja realizó los tests en condiciones de competencia y de cooperación. En la primera serie, los objetivos eran los mismos para ambos sujetos de cada pareja; en la segunda serie, cada participante tenía objetivos distintos. Los resultados no confirman la hipótesis de que en las parejas en condición de competencia, las diferencias de aciertos entre los dos sujetos fuesen mayores que en las parejas en condición de cooperación (Tabla 1).
La segunda serie nos dio una diferencia de ESP entre las dos condiciones, marginalmente significativa: p @ 0,06, con mayores aciertos en la condición de cooperación, mientras que en la primera serie la relación es inversa: mayores éxitos en competencia que en colaboración, aunque la diferencia es del orden del azar. No hay diferencias entre las parejas, sea que hayan utilizado la misma o distintas secuencias de objetivos (Tabla 1).
Las diferencias de resultados de ESP entre los componentes de las parejas del mismo sexo, tampoco difieren significativamente de las diferencias de resultados de ESP entre los componentes de parejas de sexo opuesto (Tabla 2).
En ambos casos (Tabla 1 y Tabla 2) se evaluó la diferencia mediante el test de Chi cuadrado (CR de la diferencia elevada al cuadrado).
En dos experimentos informados por K. Ramakrishna Rao, H. Kanthamani y Beverly Norwood, la diferencia entre parejas del mismo sexo y parejas de sexo opuesto dio una F (20,40) = 2,35, p < 0,03, y en el segundo estudio la condición de competencia dio una F (9,11) p < 0,05.
En cuanto a los aciertos de ESP de los varones, en parejas con varones y en parejas con mujeres, dio una diferencia a favor de varones con varones (promedio 10,56) con respecto a varones con mujeres (promedio 9,17), t (20) = 1,34, n.s. (Tabla 3). Esta diferencia está en la misma dirección que el experimento informado por los autores citados, pero que dio un resultado estadísticamente significativo (p< 0,01). En el segundo experimento informado, el resultado fue del orden del azar, pero en la misma dirección que el realizado en primer término.
Deben tenerse en cuenta algunas diferencias de procedimiento entre nuestro experimento y el de los autores mencionados. Nuestros sujetos eran personas de entre 35 y 50 años de edad; los sujetos de R., K. & N. eran estudiantes jóvenes. Nosotros no dimos premios en función de los mayores aciertos obtenidos; a los sujetos de R., K. & N. se les ofrecieron premios. Estas dos diferencias permiten considerar que nuestros ensayos se dieron dentro de un contexto psicológico y sexual distinto en alguna medida del de los experimentadores mencionados. Esto quizá podría explicar algunas diferencias en la dirección de los resultados, aunque ellos no sean estadísticamente significativos.

En investigaciones anteriores (Rao & Kanthamani, 1980; Rao, Kanthamani & Krishna, 1979; Rao, Krishna & Kanthamani, 1980) se ha observado que el efecto volitivo, definido como la tendencia a manifestar una función psi bidireccional en condiciones de conflicto volitivo, ocurría cuando parejas de sujetos competían para ganarse uno al otro, y no cuando cooperaban para obtener en conjunto altos rendimientos de ESP.
Se ha observado en algunos de esos estudios que cuando los sujetos compiten en pareja sobre un mismo orden de objetivos, y luego sobre distinto orden de objetivos, el efecto volitivo tiende a darse en una de estas condiciones y no en la otra. No hubo consistencia en estos resultados en los distintos experimentos realizados.
En una investigación llevada a cabo por K. Ramakrishna Rao, H. Kanthamani y Beverly Norwood (1983) se informa sobre nuevos hallazgos en este tema. Dicha investigación comprende dos estudios. El primero consistió en tres series experimentales. En la primera serie, los sujetos se distribuyeron en 20 parejas, de las cuales 10 actuaron en condiciones de competencia y 10 en condiciones de cooperación. La asignación de los sujetos a una u otra de las condiciones se hizo en forma aleatoria. Cada pareja efectuó 50 ensayos sobre figuras standard de ESP, y la secuencia de objetivos era distinta para cada individuo. En la segunda serie todos los sujetos actuaron en condiciones de competencia; 10 parejas lo hicieron con distinto orden de objetivos para cada sujeto, y 10 parejas con un mismo orden para cada pareja. En la tercera serie, nuevamente actuaron 10 parejas en condiciones de competencia y 10 en condiciones de cooperación, utilizando en todos los casos una misma secuencia de objetivos para cada pareja.
Las dos hipótesis planteadas para este estudio fueron:

Hipótesis 1) La conducta de los sujetos tendería a diferir significativamente entre la condición de competencia y la de cooperación. La condición de competencia sería más propicia para la manifestación del efecto volitivo, es decir, produciría mayores diferencias entre los puntajes de cada pareja; en cambio en la condición de cooperación esas diferencias entre los puntajes serían más bien aleatorias.

Hipótesis 2) Los patrones de los puntajes de ESP tenderían a diferir significativamente entre las condiciones de igual o diferente secuencia de objetivos. No se hicieron predicciones sobre la dirección de estas diferencias, por cuanto los resultados obtenidos en estudios anteriores no habían sido considerados en este aspecto.

Este primer estudio no dio resultados significativos que apoyasen ninguna de las dos hipótesis.
Se realizó un análisis posterior, que consistió en dividir los resultados según el sexo de cada sujeto, y en función de las parejas, según estuviesen formadas por personas del mismo sexo o de sexo opuesto.
En ese análisis se halló que la variabilidad de los puntajes entre los componentes de cada pareja era menor en las parejas de igual sexo que en las de sexo opuesto: F (20, 40) = 2,35; p < 0,05 (sumando los resultados de las tres series; cada serie de por sí dio un resultado aleatorio).
Otro resultado estadísticamente significativo se observó para los sujetos varones, cuyos aciertos de ESP fueron mayores cuando formaron pareja con varones, y menores cuando formaron pareja con mujeres. Los promedios fueron, respectivamente: 25,28 y 21,85; t (54) = 2,94; p < 0,01. Las mujeres, ya sea con mujeres o con varones, dieron resultados del orden del azar.
El segundo estudio se planeó sobre las siguientes hipótesis:

Hipótesis 1) Los puntajes de ESP de los sujetos en condición de competencia tenderían a diferir significativamente de aquéllos en condición de cooperación.

Hipótesis 2) Las diferencias de puntajes entre los miembros de cada pareja en condición de competencia tenderían a ser significativamente mayores que en la condición de cooperación.

Hipótesis 3) En las parejas formadas por varón y mujer, los puntajes de ESP de las mujeres serían significativamente mayores que los de los varones.

Hipótesis 4) En condiciones de competencia, las diferencias de puntaje entre los miembros de las parejas de sexo opuesto tenderían a ser superiores a las de parejas de igual sexo.

Hipótesis 5) Cuando los componentes de las parejas fueran de sexo opuesto, en la condición de competencia, sus aciertos de ESP tenderían a diferir significativamente entre sí.

En este segundo estudio participaron 20 parejas en la condición de competencia y 22 en la de cooperación.
La primera y segunda hipótesis no obtuvieron apoyo. La tercera se dio en la dirección esperada, pero no con significación estadística. Se obtuvo un resultado estadísticamente significativo al comparar la variabilidad de los puntajes en las parejas de sexo opueto, en la condición de competencia, con la de las parejas de igual sexo; ello dio un p < 0,05.
Expresan los autores que "el hecho de que las parejas de sexo opuesto hayan dado evidencias significativas a favor del efecto volitivo (hipótesis 5) sugiere que el conflicto volitivo puede facilitar el puntaje diferencial únicamente cuando los sujetos en competencia son de sexo opuesto. A la inversa, el efecto volitivo puede estar inhibido en las parejas formadas por personas del mismo sexo".
Agregan que, en la medida en que los resultados de su estudio "parecen sugerir que sujetos de sexo opuesto en competencia tienden a manifestar un puntaje diferencial significativamente diferente de aquél de parejas del mismo sexo; parecería que los roles del sexo pudieran ser importantes determinantes del resultado de una prueba de Psi en condiciones de competencia".
Basándose en antecedentes diversos de la literatura parapsicológica sobre el tema de las diferencias de conducta en relación con el sexo, sugieren que es posible especular que "la mayor polarización entre los sujetos en competencia en las parejas mixtas puede estar relacionada con la mayor variancia entre sus puntajes. El puntaje diferencial puede estar facilitado por tal polarización, la cual en algún sentido puede acentuar el conflicto volitivo. La falta de polarización puede ser una influencia inhibidora sobre la ocurrencia del efecto volitivo. La tendencia general de los varones a ser competitivos y de las mujeres a ser cooperativas puede estar relacionado con sus puntajes diferenciales cuando forman parejas juntos.


Nuestro experimento


Primera serie

En esta serie participaron 20 personas, que asistían a conferencias sobre temas de parapsicología realizadas en el Instituto de Parapsicología. Sus edades oscilaban entre los 35 y los 50 años. Se realizaron pequeñas reuniones de dos o tres parejas por vez, en las que cada persona hacía el test en una de las condiciones (competencia o cooperación) con un compañero, y luego en la otra condición con otro compañero. Ambos tests se realizaban en una misma sesión. Tanto la formación de las parejas como la asignación de los sujetos a cada condición, se hacían en forma arbitraria. Se tuvo la precaución de que las parejas en una y otra condición, en cuanto al sexo de los participantes, fuesen comparables.
El test constaba de 50 ensayos, o sea dos mazos de cartas standard de ESP. Las figuras estaban dibujadas en una hoja de papel que venía encerrada en un sobre opaco, de aproximadamente 18 x 30 centímetros. Adherida al exterior de este sobre venía una planilla cuadriculada cuyos casilleros correspondían exactamente al espacio ocupado por cada una de las figuras de la hoja que estaba dentro del mismo. En esta hoja de registro exterior, los sujetos debían dibujar sus respuestas. De esta manera la tarea de los sujetos se independizaba del experimentador. En cada condición, las secuencias de objetivos eran las mismas para cada pareja. La aleatorización de los objetivos se hizo mediante un procedimiento manual.
Tanto en la condición de cooperación como en la de competencia, primero actuaba uno de los sujetos de la pareja y el otro esperaba, y viceversa. El que esperaba, adoptaba mientras tanto, sentado frente a su compañero, una actitud de ayuda y cooperación hacia él, o por el contrario, de competencia, según fuese la consigna.

Segunda serie

En esta oportunidad, las mismas parejas que habían hecho el test en una de las condiciones, lo hacían luego en la otra condición. La secuencia de las figuras era distinta para cada uno de los sujetos. Se introdujo una pequeña modificación en el procedimiento: en la condición de cooperación actuaba uno de los sujetos y su compañero esperaba su turno, mientras adoptaba una actitud de colaboración, como en el caso anterior; pero en la condición de competencia, ambos sujetos de la pareja actuaban simultáneamente, cada uno con su propia secuencia de objetivos. La asignación de los sujetos a las condiciones de competencia o de cooperación se hacía en forma arbitraria, primero en una condición y luego en la otra.

Tanto en la primera serie como en la segunda, se hicieron 10 juegos por pareja en cada una de las condiciones.

Tabla 1
Resultados totales en cada condición

Serie Competencia Cooperación Resultado
Nº 1 - N(pares) 10 10 t (38)=0,76 n.s.
Aciertos de ESP 192 180
Sc2 4,99 (10 df) 8,81 (10 df) F (10,10)= 1,76 n.s.
Nº 2 - N(pares) 10 10 t (38)= 1,97 p @ 0,06
Aciertos de ESP 181 213
Sc2 6,68 (10 df) 8,43 (10 df) F (10,10) = 1,26 n.s.


Tabla 2
Parejas de sujetos del mismo sexo y de sexo opuesto
en las condiciones de competencia y de cooperación

  Parejas del mismo sexo Parejas de sexo opuesto
  Compet. Cooperac. Total Compet. Cooperac. Total
Serie 1            
N 2 2 4 8 8 16
Sc2 0,75 2,31 3,06 4,24 6,50 10,74
X2 0,375 1,16 0,76 0,53 0,81 0,67
F (16,4) = 1,13 n.s.
Serie 2            
N 4 4 8 6 6 12
Sc2 3,31 3,87 7,18 3,37 4,56 7,93
X2 0,82 0,97 0,90 0,56 0,76 0,66
F (8,12) = 1,36 n.s.
Ambas            
N 6 6 12 14 14 28
Sc2 4,06 6,18 10,24 7,81 11,06 18,67
X2 0,67 1,03 0,85 0,54 0,79 0,67
F (12,28) = 1,27 n.s.


Tabla 3
Aciertos de ESP en varones y mujeres, en parejas del mismo sexo
y en parejas de sexo opuesto

  Varones Mujeres
  Con varones Con mujeres Total Con varones Con mujeres Total
Serie 1            
N 4 16 20 4 16 20
Aciertos 37 144 181 37 154 191
Media 9,25 9 9,05 9,25 9,62 9,55
t (8) = 0,07 n.s. t (8) = 0,12 n.s.
Serie 2            
N 12 12 24 4 12 16
Aciertos 132 113 245 35 114 149
Media 11 9,42 10,20 8,75 9,50 9,31
t (10) = 1,07 n.s. t (6) = 1,59 n.s.
Ambas            
N 16 28 44 8 28 36
Aciertos 169 257 426 72 268 340
Media 10,56 9,17 9,68 9 9,57 9,44
t (20) = 1,34 n.s. t (16) = 0,70 n.s.
Cada sujeto participó en la condición de competencia y de cooperación, de manera que para el test de t, hemos tomado los aciertos de cada sujeto como unidad de análisis en la Tabla 3.


Resultados

La Tabla 1 nos muestra los resultados de las parejas en ambas condiciones y sus aciertos de ESP no difieren significativamente del azar. Las diferencias de aciertos entre los dos sujetos de cada pareja, medidas por el test de chi cuadrado, son aleatorias.
Lo que se puede observar es que la variabilidad de los puntajes de competencia es menor que la de los de cooperación, contrariamente a lo propuesto por la hipótesis.
Hay una diferencia marginal entre cooperación y competencia en la segunda serie: t (38) = 1,97; p < 0,06. La Tabla 2 nos muestra los resultados de las parejas en función del sexo y en cada una de las condiciones. Todos nuestros resultados son del orden del azar.
La Tabla 3 nos da los resultados de varones y mujeres, ya sea en pareja con compañeros del mismo sexo o del sexo opuesto. También aquí los puntajes obtenidos son del orden del azar. Podríamos mencionar que en el caso de los varones, la diferencia entre puntajes obtenidos en pareja con varón y con mujer está en la misma dirección que la hallada por R., K. & N., aunque no estadísticamente significativa. Todas las demás relaciones son aleatorias.

Conclusiones

Nuestro experimento confirmó algunos resultados obtenidos en otras investigaciones. No hay diferencia entre las condiciones de competencia y de cooperación, y si en algún caso se da alguna diferencia, ésta no es consistente con la hallada en otros estudios.
En cuanto a diferencias en relación con el sexo, nuestro estudio no aportó ningún valor estadísticamente significativo a los estudios ya realizados. Nuestros resultados son aleatorios.
Debe tenerse en cuenta, al comparar nuestro estudio con el realizado por R., K. & N. que nuestros sujetos componían una muestra distinta de la de estos investigadores. Nuestros sujetos eran personas de entre 35 y 50 años de edad, frente a una muestra de jóvenes estudiantes. Además, no hemos estimulado a nuestros sujetos con ninguna clase de premios.
En nuestro caso, al hacer que los mismos sujetos que participaban en la condición de competencia lo hicieran también en la de cooperación, tuvo como finalidad observar las diferencias de aciertos de ESP dentro del mismo grupo. En este aspecto tampoco hemos podido observar diferencias significativas. Todos estos aspectos hacen que el contexto psicológico y sexual de nuestra muestra sea distinto de las muestras de R., K. & N., por lo que quizás no se puedan hacer generalizaciones de una a la otra.






Google
 

Puede encontrar mayor información sobre Parapsicología utilizando este buscador:
Google
Web Este sitio
© Copyright 2001 - 2015 todos los derechos reservados. www.naumkreiman.com.ar