Dora Ivniski, su deceso.
Comunicamos con profundo dolor el fallecimiento de la licenciada Dora Ivniski.

Ver más

Entrevista inédita a Naum Kreiman
Realizada por Enrique Márquez

Ver más

Nuevo libro de parapsicología en la Argentina
"El buscador de maravillas" por Juan Gimeno

Leer crónica

COLABORACIÓN PARA UNA INVESTIGACIÓN
Se solicita a aquellas personas que hayan sido protagonistas o testigos de fenómenos poltergeist (ruidos inexplicables, movimiento de objetos, aparición de luces, etc), y que estén dispuestas a ser entrevistadas para relatar sus experiencias, manteniendo en reserva sus datos personales si fuera necesario, que escriban aquí

Grupo de estudios
en el Instituto de Parapsicología
En respuesta al interés manifestado por numerosas personas, el Instituto de Parapsicología ofrece un Grupo de Estudios de parapsicología, de acuerdo a las siguientes consignas:

"Científico
y Psíquico" - "Scientist
and Psychic"
por el Dr. José María Feola.

NUEVO LIBRO
Naum Kreiman, la Parapsicología y la Ciencia

por Dora Ivnisky y Juan Gimeno.

Comunicaciones
de Parapsicología
Nº 47, Especial 2016.
Nº 46, Junio 2015.
Nº 45, Marzo 2015.
Nº 44, Dic. 2014.
Nº 43, Sep. 2014.
Nº 42, Junio 2014.
Nº 41, Marzo 2014.
Nº 40, Dic. 2013.
Nº 39, Sep. 2013.
Nº 38, Junio 2013.
Nº 37, Marzo 2013.
Nº 36, Sep.2012.
Nº 35, Sep.2012.
Nº 34, Junio 2012.
Nº 33, Marzo 2012.
Nº 32, Dic. 2011.
Nº 31, Sep. 2011.
Nº 30, Junio 2011.
Nº 29, Marzo 2011.
Nº 28, Dic. 2010.
Nº 27, Sep. 2010.
Nº 26, Junio 2010.
Nº 25, Marzo 2010.
Nº 24, Dic. 2009.
Nº 23, Sep. 2009.
Nº 22, Junio 2009.
Nº 21, Marzo 2009.
Nº 20, Dic. 2008.
Nº 19, Sep. 2008.
Nº 18, Junio 2008.
Nº 17, Marzo 2008.
Nº 16, Dic. 2007.
Nº 15, Sep. 2007.
Nº 14, Junio 2007.
Nº 13, Marzo 2007.
Nº 12, Dic. 2006.
Nº 11, Sep. 2006.
Nº 10, Junio 2006.
Nº 9, Marzo 2006.
Anexo Cuad. Nº 7/8.
Nº 7/8, Dic. 2005.
Nº 6, Jun./Sept. 2005.
Nº 5, Marzo 2005.
Nº 4, Diciembre 2004.
Nº 3, Setiembre 2004.
Nº 2, Junio 2004.
Nº 1, Marzo 2004.



Parapsicología de Investigación
Nuevo sitio en Internet.

Noticias anteriores.
Ver todas







GRADUACIÓN EN EL CONOCIMIENTO DE LOS OBJETIVOS EN EL EXPERIMENTO DE ESP

Cuadernos de Parapsicología, año 14, Nº 4. diciembre 1981

Experimento con un solo sujeto

En este experimento actuó como sujeto el señor Raúl Dike, quien en algunas ocasiones, en ensayos informales sobre objetivos humanos, había dado muestras de poseer aptitudes de percepción extrasensorial. El objetivo principal de la investigación fue obtener una diferencia entre los resultados de ESP en una serie de tests, en los cuales el sujeto iba tomando conocimiento gradual de los objetivos que se utilizaban, como se explicará más adelante. Al mismo tiempo, averiguar si la estimulación visual (los objetivos a la vista del sujeto) producía resultados diferentes a los obtenidos al actuar a ciegas, es decir, sin conocimiento de los objetivos. Los objetivos consistían en dibujos o figuras recortadas de diarios o revistas.

Procedimiento
Se tomaron unos cien sobres tamaño tarjeta, forrados (lo cual impedía traslucir su contenido), en los cuales una persona que no participó en el experimento ensobró los dibujos y recortes.
De ese pozo de cien sobres, el señor R. D. eligió quince, con las siguientes instrucciones:
"Estos sobres contienen dibujos o figuras recortadas de diarios o revistas. De ellos, debe usted elegir:
1) cinco sobres que le produzcan una sensación más bien agradable; a estos objetivos los llamaremos en lo sucesivo clase A (agradables).
2) cinco sobres que le produzcan una sensación más bien desagradable; a estos los designaremos Clase D (desagradables).
3) cinco sobres, de cuyo contenido no tenga usted ninguna sensación definida; los llamaremos Clase N (neutros)."
Una vez elegidos los 15 sobres, cinco de cada clase, fueron entregados a la señora D. I., quien formó con ellos, por medio de fotocopias, un mazo standard de 25 figuras (5 copias de cada sobre elegido) por cada clase de objetivos. Luego ensobró las figuras, una por una, en sobres forrados, que no dejaban ver su contenido. Teníamos, así, un mazo de sobres de Clase A, otro de Clase D y otro de Clase N. Cada clase se identificó con una letra, y a cada sobre se le asignó un número al azar; de manera que ni el experimentador ni el sujeto podían saber, en cada caso, qué clase de objetivo estaban utilizando. La numeración de los sobres, que luego se trasladaba a la planilla de registro, permitiría, al terminar el experimento, la verificación de los aciertos.
En todo el experimento se utilizó la técnica de apareamiento. En cada juego el experimentador aleatorizaba los sobres-objetivos mediante un barajado a mano y un corte al azar; del mismo modo aleatorizaba los sobres claves en cada juego.
El experimento se componía de cuatro series de tests:

Primera serie.- El sujeto y el experimentador ignoraban tanto la clase de mazo con que estaban trabajando en cada juego, como los dibujos o figuras claves.
Segunda serie.- El experimentador y el sujeto sabían con qué clase de mazo estaban operando (A, D o N), pero seguían ignorando el contenido de los sobres con los dibujos claves.
Tercera serie.- Para cada figura objetivo (oculta) el sujeto realizó un dibujo respuesta; estos dibujos sirvieron como cartas clave en esta serie de juegos. El sujeto seguía ignorando los objetivos reales.
Cuarta serie.- Se le mostraron al sujeto las figuras objetivo, y las tuvo a la vista durante la realización de los juegos comprendidos en esta serie. Es decir, operó con conocimiento de los objetivos reales.
Después de cada juego, se registraban en una planilla al efecto los números de los sobres que habían sido colocados frente a cada objetivo. Sólo al finalizar todo el experimento se verificaron los resultados. Cada serie constaba de 54 juegos de 25 ensayos cada uno, correspondiendo 18 juegos a cada una de las clases (A, D y N). El orden de los juegos estaba dado por la secuencia
A D N - A N D - D A N - D N A - N A D - N D A
repetida tres veces. Estas letras, en la primera serie, eran desconocidas para el sujeto y el experimentador, siendo reemplazadas al efecto por otras carentes de significación.
Como queda dicho, se realizaron cuatro series, por lo que el total de juegos fue de 216 . En la tabla se indican los aciertos por cada clase y en su respectiva serie.

Tests a ciegas versus tests con estimulación visual

Uno de los aspectos del experimento cuyo estudio nos interesaba era contrastar las series en las que el sujeto carecía de toda estimulación

FIGURAS OBJETIVOS OCULTAS Y RESPUESTAS DEL SUJETO
ELECCIÓN A CIEGAS DE FIGURAS AGRADABLES

Figuras ocultas


Dibujos respuesta




FIGURAS OBJETIVOS OCULTAS Y RESPUESTAS DEL SUJETO
ELECCIÓN A CIEGAS DE FIGURAS DESAGRADABLES

Figuras ocultas


Dibujos respuesta




FIGURAS OBJETIVOS OCULTAS Y RESPUESTAS DEL SUJETO
ELECCIÓN A CIEGAS DE FIGURAS NEUTRAS

Figuras ocultas


Dibujos respuesta



visual (series 1 y 2 en que actuó a ciegas) contra la tercera (en que tenía a la vista los dibujos hechos por él mismo como respuesta a los verdaderos objetivos) y la cuarta (en que se hallaba frente a los estímulos verdaderos, que hasta ese momento le habían permanecido ocultos).
La diferencia de resultados entre las distintas series es totalmente aleatoria, como así también la diferencia entre las series en que no tuvo estimulación visual (series 1 y 2) y las series con estimulación visual (series 3 y 4). No hubo diferencias en los resultados totales entre las clases A, D y N.
Parecería que el hecho de poseer o no un estímulo visual para el ejercicio de la ESP es irrelevante. Lo que se produjo en este experimento fue un efecto de psi-missing en todos los niveles del test.
Los aciertos sobre cada una de las figuras objetivos en todos los tests, no dan diferencias entre sí estadísticamente significativas, ni tampoco con respecto al azar.
Las figuras claves elegidas a ciegas por el sujeto y los dibujos respuestas que hizo para la tercera serie, se dan en la figura Nº 2. No nos interesó la evaluación de estos dibujos, sólo nos interesó que sirvieran de estímulo a su trabajo en los tests standarizados. Se pueden observar algunas coincidencias interesantes, incluso algunos aciertos desplazados.
A continuación se analizan los resultados y los hallazgos no previstos en la investigación.

Resultados
La tabla 1 da los resultados totales de aciertos y sus respectivos desvíos con respecto al azar, en cada una de las clases y series.
Como se puede apreciar, todos los resultados, parciales y totales, estuvieron por debajo del azar, lo cual está mostrando un evidente efecto de psi-missing, sistemático y coherente en todo el experimento.
Se ha calculado la RC para cada clase, y se obtuvo para la Clase A, una p = 0,03; para la Clase D, una p = 0,01. La clase N no dio un valor estadísticamente significativo; y el total de los desvíos (-94) tiene una p = 0,001 a una cola.
Las cuatro series dieron desvíos negativos. Las series 1 y 2, con un desvío de -25 cada una, dan una p = 0,05, marginalmente significativa; el resultado de la tercera serie es aleatorio, y la cuarta da un desvío de -32 y una p = 0,02, interesante.
Aparentemente, parecería no haber diferencias en los resultados de cada una de las series y clases de objetivos, si tomamos los resultados en su conjunto.
Un análisis más detallado reveló importantes diferencias. Por medio del coeficiente de regresión se analizó el comportamiento cronológico del sujeto, en cada una de las clases y en cada una de las series, cuyos valores están dados en la tabla 2.

Tabla 1
Aciertos y desvíos con respecto al azar
en cada una de las clases y series experimentales


Resultados estadísticos
Serie 1: Ignoraban dibujos objetivos y con qué mazo (A, B ó C) estaban actuando.
Serie 2: Conocían si era el mazo A, B o C pero ignoraban los dibujos.
Serie 3: Actuaban sobre un dibujo respuesta e ignoraban las figuras ensobradas.
Serie 4: "Matching" sobre los objetivos que ahora sí conoce.

Tabla 2
Coeficiente de regresión lineal
en cada una de las clases y series experimentales
(1) Los r se calcularon sobre puntajes de promedios móviles de resultados de 3 juegos a los efectos de suavizar los datos y obtener una más clara evidencia del comportamiento del sujeto eliminando puntajes erráticos .
(2) Las probabilidades se hallaron por transformación de los valores r en valores t (GL = 16)

El coeficiente de regresión se calculó sobre puntajes suavizados por un promedio móvil de tres juegos.
Esto permite apreciar mejor el comportamiento cronológico del sujeto, suavizando puntajes erráticos.
Este cuadro muestra, con suficiente evidencia, que el sujeto tuvo una actitud distinta frente a cada una de las clases de objetivos, aún sin conocerlas objetivamente.
Los juegos con los objetivos que el sujeto clasificó (a ciegas) como agradables (Clase A) no mostraron, en las sucesivas series, una conducta invariable. En la cuarta serie, en que los juegos se hicieron con las figuras claves a la vista, el coeficiente de correlación dio r = +0,600, con una p = 0,01. A pesar de que los resultados están por debajo del azar, el sujeto aumentaba su éxito en el transcurso de los juegos. La suma de todos los juegos da una r = + 0,352, no significativa, debido a la compensación entre bajos y altos valores en la clase A.
Los juegos con los objetivos que el sujeto clasificó como desagradables (D) obtuvieron un desarrollo cronológico más uniforme en cuanto a la dirección de la regresión. Salvo la primera serie, las otras tres dan un coeficiente de correlación negativo, y el total de la serie una r = - 0,662 con una p = 0,01. Está perfectamente clara una tendencia al psi-missing.
Los juegos con los objetivos que el sujeto clasificó como neutros (N) dieron en todas las series un coeficiente de correlación positivo, y el total, una r = +0,832, con p = 0,001. En este caso, a pesar de mantenerse por debajo del azar, en cada serie el sujeto tendía a un desbloqueo del psi-missing, no logrando mantener los puntajes por encima del azar.

Tabla 3
Comparación de aciertos dentro de las clases
Efecto de declinación - emergencia

Como hemos dicho, el sujeto realizó 72 juegos por cada clase. Si comparamos los primeros 36 juegos contra los segundos 36 a lo largo de todas las series, podemos apreciar una clara diferencia, decreciente para los juegos D y creciente para los juegos N; no así para los juegos A, que parecen haberse mantenido en un mismo nivel (ver tabla 3).


Conclusiones

Los principales objetivos del experimento, que eran obtener resultados diferenciales entre las distintas series, como así también resultados diferenciales entre los juegos con estimulación visual versus "a ciegas", no dieron valores estadísticamente significativos.
Se han obtenido otros resultados diferenciales no previstos, como muestra el análisis.
Resulta evidente que el sujeto se comportó totalmente dentro de un nivel de aciertos por debajo del azar, con un claro efecto de psi-missing: p = 0,001 para un desvío de -94 y RC = 3,20.
Dentro de este nivel, la dinámica de la ESP del sujeto tuvo un claro efecto diferencial entre los dos tipos de objetivos en oposición: agradables versus desagradables, medido con el coeficiente de regresión. La hipótesis de que el coeficiente de regresión de A (r = +3,52; N = 16) y el de D (r = -6,62; N = 16) pertenecen a una misma correlación común, es rechazada con una p < 0,01. No obstante, en el nivel general de aciertos no hubo diferencias, por un efecto de compensación entre puntajes altos y bajos.
El efecto de declinación y el de emergencia, se pueden apreciar por la tabla 3, comparando los aciertos entre la primera y la segunda mitad de los juegos para cada clase. Así se observa para la clase D (desagradables) una diferencia en declinación de -29, con una p = 0,05; en la clase N (neutros), en emergencia, de +30 con una p = 0,04. La clase A (agradables) no dio diferencias estadísticamente significativas.
La diferencia entre D y N arroja una p @ 0,007. Las demás comparaciones que se pueden hacer no arrojan estadísticos significativos.
Los dibujos-respuesta, salvo dos o tres, no presentan coincidencias sugestivas con los objetivos. No nos interesó evaluar estas coincidencias, sino sólo que sirvieran de estímulo al propio sujeto.
El propio sujeto quedó sorprendido por el resultado por debajo del azar que obtuvo. Por nuestra parte, también nos llamó la atención la consistencia de los puntajes negativos en todos los tests. La siguiente tabla muestra la cantidad de juegos en que se obtuvo resultados por debajo, por encima del azar e iguales al azar.
Desarrollo de la totalidad de cada serie (A D N) en su orden cronológico
Desvío entre la suma de puntajes móviles y la suma del azar de 3 juegos







Resultados de los juegos

X² aleatorio


Salvo que se trate de una característica de la ESP de este sujeto, la actitud de psi-missing se debió posiblemente al diseño del experimento, que obligó al sujeto a trabajar al principio totalmente a ciegas, lo cual puede haber influido sobre su comportamiento subsiguiente. Es decir, como consecuencia del trabajo a ciegas a que se sometió al sujeto desde el principio, puede haberse producido un bloqueo de su ESP, que luego se mantuvo.

Los efectos diferenciales

El tema de los efectos preferenciales de alguna manera está vinculado también a los efectos de variabilidad. O sea una variabilidad en la conducta del sujeto frente a objetivos diversos.
Ya Rao, analizó el problema de la bidireccionalidad de Psi, cuando estudiaba el efecto diferencial.
El resultado de este sujeto nos permite hacer una reflexión sobre la teoría de la percepción extrasensorial. Hemos pensado que una graduación en el conocimiento de los objetivos, permitiría al sujeto ir acercándose a un psi hitting gradual. Lo que ha ocurrido es en primer lugar un efecto diferencial. Pero simultáneamente se produjo efectivamente un efecto cronológico pero dentro de un contexto que el sujeto crea desde el inicio de su ESP.
Los objetivos desagradables, comenzaron con un psi missing que se fue acentuando gradualmente y cronológicamente, sea que se ha incrementando un psi missing, estadísticamente significativo. mientras que el objetivo neutro, comenzó desde un psi missing y se fue incrementando hacia un psi hitting con un resultado estadísticamente significativo. Parecería que aquí se confirma de alguna manera el efecto bidireccional señalado por Rao.
Los objetivos agradables, comenzaron por debajo del azar y se elevaron por encima del azar y volvieron a descender. Se puede apreciar una variabilidad que no es significativa.
Rhine trató el tema de la variabilidad en su primera monografía, analizando los sujetos en su comportamiento en las respuestas a ESP.
Soal y Bateman (1954) decían que los fenómenos físicos se caracterizan por su uniformidad y constancia en los resultados, y los fenómenos psíquicos, se caracterizan por su variabilidad:
"Hay una graduación creciente en la variabilidad, pasando de los fenómenos físicos, a los psíquicos, de ahí a los psicoanalíticos y por último a los parapsicológicos".
En Parapsicología, el resultado experimental, ya se ha visto, depende no sólo de la personalidad del sujeto, sino también del contexto social en el que se hace el experimento y también de la influencia del experimentador.
Woodruff y George (1937) decían "la habilidad de un sujeto para trabajar bajo distintas condiciones varía ampliamente y sus resultados pueden estar en diferentes direcciones a lo largo de su trabajo de ESP".
Los efectos secundarios de ESP, variabilidad, compensación, discriminación, emergencia, etc. (ver nuestro Manual de Procedimientos experimentales y Estadísticos en parapsicología), pueden considerarse como una característica de la ESP en su manifestación fenoménica, también pueden considerarse como característica de determinados individuos en la situación experimental. Ocurre que estos efectos secundarios, se dan igual en distintos sujetos, lo cual sugiere que debe haber siempre una base psíquica común en los sujetos al responder a los tests de ESP.
Nosotros creemos que, cuando a un sujeto se le somete a un test de ESP, y no se dan los éxitos por encima del azar, que es lo que generalmente se espera en el test de ESP, o si se pretende que haya un "psi missing", entendemos que la ESP se va a manifestar siempre por alguna variante fenoménica. No deja de haber ESP.
Esto posiblemente tenga que ver con una teoría general del fenómeno parapsicológico. Es decir, el sujeto varía en sus respuestas a la ESP, como varía en su equilibrio psíquico y afectivo. Este equilibrio psíquico afectivo-emocional, tiene en algunos sujetos más constancia que en otros. De ahí que una personalidad neurótica o psicótica puede dar distintos efectos secundarios: una variabilidad en la actitud del sujeto frente al experimento, frente al experimentador, e incluso, como ya lo mostraron algunos experimentos de Rao, con la presencia o ausencia de un observador en la situación experimental.
El sujeto que hemos investigado ha producido sobre dos objetivos, de los tres objetivos que se le han propuesto, un efecto claramente diferencial, con un "psi missing" (Psi M) en los objetivos que él sintió como desagradables, y un efecto de "psi hitting" (Psi H) en los objetivos neutros. En los objetivos agradables, en que esperábamos un efecto de Psi H, en realidad el resultado es aleatorio.
Pero lo más interesante de nuestro sujeto, es que todas sus respuestas se movieron o se dieron dentro de un contexto de aciertos por debajo del azar, y dentro de este contexto hemos podido descubrir un efecto de emergencia en los objetivos neutros, y un efecto de declinación en los objetivos desagradables.
Hemos obtenido también efectos de emergencia y declinación y efectos diferenciales en experimentos colectivos. La teoría general parapsicológica del campo Psi, es una posible explicación de un efecto colectivo, que se produce en la mayoría significativa de los sujetos participantes.
Esta teoría general parapsicológica del campo Psi, tiene connotaciones sociológicas, que son las de la preeminencia del líder en los fenómenos grupales. Es posible que haya una mentalidad líder dentro del grupo, a la que siguen las mentes de los demás componentes del grupo.
También tienen influencia o determinación en los efectos secundarios, las personalidades neuróticas o psicóticas, en dirección ya al Psi H o al Psi M.
Schmeidler considera que las aptitudes Psi deben estar normalmente distribuidas en la población, así que deberíase poder descubrir a través de un cuestionario adecuado, quiénes son los que pueden tener mayor Psi que otros.
Schmeidler considera también que sería conveniente investigar más a fondo las aptitudes de ESP o Psi en general en los grandes dotados.
En cuanto a las condiciones psicológicas y fisiológicas para obtener un mejor resultado de ESP, hay consenso entre los investigadores, de que es conveniente una relajación física, una adecuada distracción o "mente en blanco", un estadio de espera de "tensión pasiva" o de expectativa, y un estado de liberación de las preocupaciones cotidianas que ocupan la mente.
Algunos de los efectos diferenciales que vamos a mencionar a continuación ya los hemos mencionado en el primer tomo de esta colección en el experimento que hicimos con objetivos de distinta carga afectiva. En esta oportunidad nos detendremos con mayor detalle en el efecto de diferenciación, que se da también en objetivos de distinta carga emocional.
Los efectos diferenciales en función de los objetivos que se utilizan, fueron probados en los primeros tiempos por Stuart, Humphrey, Smith, y Mc Mahan (1947), en un experimento con cartas de ESP y otro con figuras en un test con 63 sujetos: 42 tuvieron resultados opuestos en función de los dos tipos de objetivos: Psi H en los objetivos dibujos y Psi M en los símbolos de ESP. La diferencia dio una Z = 2,52. Los efectos diferenciales se han observado en diseños en los que se hizo intervenir el tiempo. Hutchinson (1940) realizó un experimento de precognición con un sujeto. Los objetivos fueron aleatorizados en dos tiempos distintos: una vez a las 24 horas y otra aleatorización a los 10 días. Se observó que los resultados de la primera aleatorización (24 horas) produjeron un Psi H y la segunda aleatorización (a los 10 días), más lejana, dio Psi M. La diferencia fue estadísticamente significativa.
Anderson (1959) hizo un experimento similar en que los objetivos se aleatorizaban inmediatamente después de la respuesta de los sujetos, y otra aleatorización posteriormente. Los que se verificaban con demora dieron Psi H y los inmediatos dieron un resultado aleatorio.
Chauvin y Darden obtuvieron resultados diferenciales en las siguientes dos condiciones: objetivos ocultos detrás de un vidrio dieron Psi M y los ocultos detrás de una madera dieron Psi H.
Roll y Pratt (1968) exploraron la hipótesis de Roll: utilizaron objetivos orgánicos e inorgánicos. Los tests con objetivos orgánicos dieron Psi H y los inorgánicos Psi M.
El sujeto Sr. Stepanek participó en un test en el que los objetivos estaban cubiertos unos con cartulina y otros con aluminio; los primeros dieron resultados por encima del azar.
Efectos diferenciales se hallaron también cuando los sujetos se sometían a tests con objetivos preferidos y no preferidos elegidos conscientemente.
Freeman (1962) sugirió a los sujetos que los tests de precognición son más probables que los de clarividencia; los sujetos obtuvieron más aciertos en precognición. En otra investigación, Freeman (1969) utilizó un diseño que incluía un test de precognición y otro de clarividencia. A los sujetos (33) la precognición les parecía increíble: dio un Psi M con una P = 0,002 y el de clarividencia dio al azar.
El experimento de Rao (1962) consistió en utilizar figuras asociadas a emociones favorables y figuras standard de ESP, y los resultados fueron estadísticamente diferenciales con una P = 0,0015 a favor de las figuras asociadas a emociones favorables.
"Esto argumenta que el efecto preferencial (la tendencia, cuando se ofrrecen dos tipos de objetivo, a obtener puntajes con más alto promedio en un tipo de objetivo que en otro) podría deberse a la motivación, novedad, familiaridad, o el hecho de que los sujetos han elegido ellos mismos los símbolos." Rao, en su informe publicado en The Journal of Parapsychology, Marzo de 1963 Vol. 27, publica una tabla ilustrativa.

Tabla Nº 1
Resultados con objetivos elegidos por los sujetos y símbolos de ESP


Rao (1963b) hizo una investigación de ESP con los sujetos a ciegas respecto de los objetivos. En lugar de que los sujetos distingan los juegos, hizo el test en el que debían distinguir ensayo por ensayo.
Puso dos figuras objetivos en cada sobre, uno personal y otro de figuras standard en cada sobre clave en un mazo de 50 cartas, de ambas clases, con figura personal y sin figura personal.
Así cada respuesta del cotejo a ciegas representaba la adivinación de un objetivo personal o de uno standard, sin que el sujeto supiera cuál era. Rao realizó un experimento piloto y uno confirmatorio. El piloto se componía de dos partes, la primera formada por 21 sesiones de dos juegos, con el experimentador y el sujeto solo presentes. La segunda, de 22 sesiones de dos juegos, en que también estaba presente un Observador. Rao verificó los resultados y encontró un patrón cambiante y complejo. En los primeros juegos de cada sesión, los objetivos personales mostraron una tendencia Psi H, y los objetivos símbolos una tendencia al Psi M, pero todos los segundos juegos mostraron un patrón inverso con una p = 0,05. Esto se complicó con el hecho de que las sesiones de la primera parte (sin observador) mostraron una preferencia hacia los objetivos standard sobre los personales y en las sesiones de la segunda parte (con observador) se invirtió la preferencia. Rao intentó esclarecer este problema o esta situación realizando otra serie de tests en los cuales todas las sesiones de dos juegos serían sin observador. En esta serie se repitió una inversión más fuerte de la preferencia juego 1 versus juego 2 (Juego uno: objetivos personales, mayor que figuras standard; Juego 2, figuras standard mayor que figuras personales, todos con una p < 0,01).
La fuerza de este patrón es mayor aún cuando se comparan los puntajes del primer juego de la primera serie con el último juego de la última sesión.
Nash y Nash (1968) realizaron un experimento colectivo. Los sujetos eligieron por votación los objetivos que preferían para el experimento. Nash para comparar introdujo un test con objetivos que eran números.
El experimento fue de clarividencia y precognición. Los objetivos elegidos por los sujetos tuvieron Psi H, mientras que los números tuvieron Psi M. La diferencia fue con una p = 0,01.
Este diseño de Nash, para nosotros es interesante porque implica una conjunción de voluntades conscientes, que se va a transformar en un campo mental en el cual las decisiones inconscientes de ESP se van a exteriorizar en el éxito de los aciertos por encima del azar, de los objetivos elegidos.
Investigaciones en búsqueda de efectos diferenciales, o que se dieron sin la búsqueda consciente del investigador las podemos encontrar en Chauvin (1961); Buzby (1968 b); Wagner (1954); Witkin, Dyk, Faterson, Goodenough and Karp (1962).
También fueron utilizadas figuras emocionales diferenciales por algunos investigadores. Skibinsky (1950) hizo un experimento utilizando nombres de familiares por una parte, y símbolos de ESP por la otra. Se supone que los nombres de familia tienen una carga emocional suficiente como para producir la acción Psi, lo que ocurre es que tanto puede ser positiva como negativa. En este experimento de Skibinsky, los nombres de familiares dieron un Psi M, en cambio las figuras standard de ESP dieron Psi H.
Siguiendo con Rao, que es el investigador que más ha profundizado con distintos procedimientos el efecto diferencial, hizo un experimento, informado entre otros en el Journal of Parapsychology Vol. 28 N. 2, June 1964, en el que utilizó las cartas standard de ESP, pero incorporadas a un dibujo, es decir enmascaradas en máscaras de estilo africano, y las comunes cartas Standard.
Los resultados fueron diferenciales: los símbolos comunes de ESP dieron Psi M y las figuras enmascaradas dieron Psi H. Hizo cinco series, y las cinco se mantuvieron en la misma dirección.

La Tabla 1 del informe es la siguiente:

CR dif. = 2.55 con una p < 0,02

Carpenter (1971) hizo un test a ciegas, utilizando figuras (hombre y mujer en actividad sexual) y cartas standard de ESP. Hizo dos juegos de cartas claves, en una de ellas puso las figuras standard acompañadas de una figura sexual y otro juego con las cartas claves pero con una hoja en blanco dentro. Eran entonces cinco sobres de una serie y cinco sobre claves de la otra. Los sujetos hacían ESP a ciegas respecto del contenido de los sobres. Hizo dos experimentos. Aplicó a los alumnos el Taylor Manifiest Anxiety Scale (medía el nivel de ansiedad alto, bajo y medio). Los resultados fueron globalmente aleatorios, pero en un análisis de la variancia se halló una interacción (p < 0,01): Alta ansiedad dio Psi H en objetivos eróticos y Psi M en figuras neutras. Los niveles bajo y medio dieron en la dirección opuesta a los del nivel alto.
Una tabla de chi cuadrado, muestra la aleatoriedad global del resultado:


El experimento de Carpenter tiene cierta similitud con el nuestro, en cuanto se mostró que el efecto diferencial también se produce cuando los sujetos trabajan a ciegas respecto de los objetivos.
Freeman (1964) introdujo en los experimentos un elemento distinto, en la investigación del efecto diferencial. Experimento realizado con alumnos de la escuela secundaria: participaron 40 sujetos, se les dio una lista de 25 palabras, con cinco espacios al lado de cada una, y debían registrar en alguno de estos espacios una L (Likers) o una D (Dislikers). Freeman denominó a este test: Word Reaction Test (Test de reacción a la palabra). El lugar donde se iba a registrar la palabra se establecía posteriormente al azar. Según Freeman las personas que tienden a gustarle las cosas, son más ajustadas a la sociedad, es decir se integran socialmente sin mayores crisis que los que les resulta no sentir agrado por las cosas. Entonces los que tengan una mayor cantidad de L que el promedio del grupo, tendrán aciertos de ESP por encima de lo esperado por azar, mientras que los que tengan mayor cantidad de D que el promedio, tendrán aciertos inferiores al azar. En un test preliminar, con el personal del laboratorio, los L tuvieron ESP positiva y los D negativa. Los Dislikers tuvieron mayor ESP en D, y negativo en la L.
La lista de palabras utilizada por Freeman fue la siguiente:
1: magnolia; 2: perro, 3: pelea; 4: belleza, 5: vómito, 6: águila, 7: picadura, 8: vals, 9: fuego, 10: comunismo, 11: placer, 12: casa, 13: mar, 14: amigo, 15: gusano, 16: amor, 17:guerra, 18: madre, 19: oscuridad, 20: cupido, 21: cárcel, 22: escupir, 23: caballero, 24: caramelo, 25: loco. Cada palabra tenía a continuación cinco espacios, como este ejemplo:

Magnolia   ............... ............... ............... ............... ...............
                             1                 2                 3                 4                 5

Tomando el número de Likers superiores al promedio que los Dislikers, y el de los Dislikers superiores al promedio que el de los Likers, da un chi cuadrado 9,95 con una p = 0,0016

Tabla 2 (de Freeman)


Freeman hizo otros experimentos en los que investigó el efecto diferencial en distintos tipos de objetivos, que pueden consultarse, entre otros en la bibliografía, artículo de Carpenter, en Wolman: Handbook of Parapsychology.

Rao, en un estudio sobre la bidireccionalidad de Psi (J, of P. V. 29 N. 4, Dic 1965) menciona resultados diferenciales entre Cabras y Ovejas. Si bien los efectos diferenciales que hemos ejemplificado pueden tener una explicación respecto de las características psíquicas de los individuos o de la situación experimental o del efecto del experimentador, o de una dirección hacia uno u otro objetivo determinado por circunstancias psíquicas inconscientes pero motivadas en la situación experimental, el efecto Cabra-Oveja, necesita de una explicación adicional.
En primer lugar no hay mayor evidencia que sugiera que el sujeto que conscientemente elige un objetivo, tenga en realidad más éxito en éste que en el otro. Incluso si estoy de acuerdo en que un determinado objetivo es agradable, novedoso, desafiante, es difícil sostener que los objetivos del otro grupo puedan dar motivo a obtener resultados por debajo del azar, en forma significativa.
Los pocos experimentos que hemos detallado, muestran que el efecto diferencial presenta muchas características. Rao sintetiza todo ello en la postulación de una Bidereccionalidad de Psi. Se produce cuando se somete al sujeto a dos diferentes objetivos experimentales, o a veces a dos condiciones distintas del test.
Rao se pregunta, por una parte, cuál es el rango de la respuesta diferencial, y por otra parte, cuáles son sus limitaciones si es que las tiene.
Los distintos experimentos con sus resultados diferenciales, parecen sugerir respuestas, por ejemplo, el experimento de Skibinsky (J. of P. V 14, pag 140-156, 1950) utilizando nombres de familia y símbolos de ESP, obtuvo Psi H en símbolos y Psi M en nombres de familia.
Hallett (J. of P. 1952, V. 16, Pag. 204-211), en experimentos con figuras y con símbolos de ESP, obtuvo Psi H en figuras, y Psi M en símbolos de ESP.
Chauvin (J. of P. 1961 V. 25, pag. 185-189) utilizó minúsculos microfilms con los símbolos de ESP y las figuras de tamaño corriente; obtuvo Psi H en tamaño normal y Psi M en los microfilms.
También se da el efecto diferencial cuando los objetivos son personas, por ejemplo: Stuart (J. of P. 1946, V. 10 Pag 21-53) y luego Rice y Towsend (J. of P. 1962 V. 26 Pag 211-217) obtuvieron Psi H con objetivos personas conocidas, y Psi M con objetivos nombres de personas desconocidas.
Casper (J. of P. 1952 V. 16 pag 212-218) encontró diferencias significativas cuando trabajó con personas-objetivo que eran agradables, y con personas-objetivo que eran desagradables o menos agradables. La dirección de los éxitos, fue inversa.
También se observaron efectos diferenciales en juegos de PK con dados de juego, Nicol y Carrington (Proc. S.P.R. 1947, V. 48, pag. 164-176) obtenían más éxito jugando a los números altos del dado (4-5-6) que a los números bajos (1-2-3), con diferencia estadísticamente significativa.
Forwald (J of P. 1955 V. 19 Pag 133-154) haciendo experimentos con dados de distintos materiales, en un experimento en que el objetivo era los sectores de la tabla de caída de los dados, actuando sobre un sector más que sobre otro, encontró una diferencia estadísticamente significativa. Y así en varios otros experimentos con objetivos diferenciales.
Cox (J. of P. 1954, Vol 18 Pag 234-239), en un experimento sobre el efecto de posición utilizando dados de mármol y dados comunes, obtuvo PK H en los de mármol y PK M en los comunes.
También se observaron efectos diferenciales cuando los tests son de distinta modalidad.
Casper (J. of P. 1952 V. 16 Pag 212-218) obtuvo mayor éxito en BT y menor éxito en GESP.
Osis y Pienaar (J. of P. 1956 V.20 pag 229-236) hizo tests de ESP en los cuales los sujetos debían responder a los 10 segundos y a los cinco segundos, tuvo mayor éxito en los registros lentos y menos aciertos en los registros rápidos.
Freeman (J. of P. 1962 V. 26 pag. 123-130) obtuvo mayores éxitos en precognición y menores éxitos en clarividencia.
Kreiman (Cuadernos de Parapsicología, 1997 Año 30 Nº 4) en un experimento utilizó diferentes figuras: dos figuras dinámicas, es decir que implicaban movimiento (un músico tocando un instrumento y unos jinetes jugando al polo), y dos figuras estáticas, (una casa y un auto parado). Participó una persona, que sería la que transmitiría las imágenes, que se entrenó durante una semana anterior al experimento; el entrenamiento consistió en que para las figuras dinámicas debía imaginar la música para una de ellas, y el correr de los caballos y el juego, para la otra; en cambio en las figuras estáticas, debía tener una imagen quieta. El experimento fue colectivo; participaron 28 sujetos. El resultado general fue aleatorio, pero cuando dividimos el juego en dos partes iguales, en la primera mitad las dinámicas fueron de mayor éxito que las estáticas, y en la segunda mitad la relación fue inversa. Evaluado con el test de t (student) la diferencia fue de p = 0,001 (GL = 54). Los sujetos no sabían que estaban siendo considerados por el experimentador estos dos tipos de figuras, ni se les había dado instrucciones especiales para ello. La señora que hizo su entrenamiento y que debía hacer la emisión mental en tal sentido, no vio a los participantes, ni los participantes a ella, antes de terminar el experimento. Hizo la emisión a unos 15 metros de distancia, en una habitación que tenía dos habitaciones intermedias entre la habitación donde estaban los alumnos y la habitación desde donde ella hacía la "emisión".
Experimento de telepatía en los sueños (informe presentado en la 45a convención anual de la PA: "Dream Gesp Study II using dinamic video clips" por S.J.Sherwood, K. Dalton, F. Steinkamp, y C. Watt). En este experimento, los sujetos dormían cada uno en su propio domicilio; se utilizaron video clips con distintos motivos emocionales (uno como objetivo y tres como testigos). Los resultados obtenidos fueron mayores en los objetivos emocionales negativos que en los positivos (informado en el Journal of Parapsychology, V. 62, N. 2 de Junio 1998).
Podemos mencionar un efecto diferencial que se produce en relación a variables de la personalidad. La relación Neurotismo y ESP se da en forma positiva en tests en grupos, pero negativa en tests individuales (Palmer: Handbook of Parapsychology).
Hemos ejemplificado algunos casos de efectos de preferencia o diferenciales, en algunos ejemplos de la literatura experimental parapsicológica.

Bibliografía


Anderson, M., and White, R.: The relationship between changes in student attitude and ESP scoring. Journal of Parapsychology, 1958, 22, 167-174.
Anderson, Margaret L., and Gregory, Elsie: A two-year program of tests for clairvoyance and precognition with a class of public school pupils. J. Parapsychol., 1959, 23, 149-77.
Ballard, J. A.: A psi task with hidden erotic and neutral stimuli. Journal of Parapsychology, 1975, 39, 34.
Bastin, E. W., and Green, J. M.: Some experiments in precognition. Journal of Parapsychology, 1953, 17, 137-143.
Bednarz, K., and Verrier, M.: Role of the experimenter in GESP tests. Journal of Parapsychology, 1969, 33, 159.
Beloff, J.: The "sweethearts" experiment. Journal of the Society for Psychical Research, 1969, 45, 1-7. Bender, H.: Differential scoring of an outstanding subject on GESP and clairvoyance. Journal of Parapsychology, 1970, 34, 272-273.
Bierman, D. J., and Camstra, B.: GESP in the classroom. In W. G. Roll, R. L. Morris, and J. D. Morris (Eds.), Research in Parapsychology 1972, pp. 168-170. Metuchen, N.J.Scarecrow Press, 1973.
Bleksley, A. E.: An experiment on long-distance ESP during sleep. Journal of Parapsychology, 1963, 27, 1-15.
Bottrill, J.: Frequency as related to accuracy of ESP card calls. Journal of Parapsychology, 1969, 33, 70-71.
Broughton, Richard S.: Parapsychology. The controversial science. New York, Ballantine Books, 1992.
Buzby, D. E.: Further search for evidence of a pattern in the functioning of psi. Journal of Parapsychology, 1969, 33, 323.
Buzby, D. E.: Precognition and clairvoyance as related to the Draw-a-Man test. Journal of Parapsychology, 1968, 32, 237-24 3. (b)
Buzby, D. E.: Subject attitude and score variance in ESP tests. Journal of Parapsychology,1967, 31, 43-50 (a).
Buzby, D. E.; Precognition and a test of sensory perception. Journal of Parapsychology, 1967, 31, 135-142. (b)
Buzby, D. E.; Precognition and psychological variables. Journal of Parapsychology, 1968,32, 39-46. (a) Cadoret, R. J.: Effect of novelty in test conditions on ESP performance. Journal of Parapsychology, 1952, 16, 192-203.
Cadoret, R., and Pratt, J. G.: The consistent missing effect in ESP. Journal of Parapsychology, 1950, 14, 244-56.
Carlson, M. L.: Subject and "experimenter" moods and scoring on a correspondence ESP test. Journal of Parapsychology, 1970, 34, 273-274.
Carpenter, J. C., and Carpenter, J. C.: Decline of variability of ESP scoring across a period of effort. Journal of Parapsychology, 1967, 31, 179-191.
Carpenter, J. C.: Further study on a mood-adjective check list and ESP run-score variance Journal of Parapsychology, 1969, 33, 48-56.
Carpenter, J. C.: Psi prediction with the use of run-score variance and mood-sampling techniques. Journal of Parapsychology, 1968, 32, 258-259. (b)
Carpenter, J. C.: Scoring effects within the run. Journal of Parapsychology, 1966, 30, 73-83.
Carpenter, J. C.: The differential effect and hidden target differences consisting of erotic and neutral stimuli. Joumal of the American Society for Psychical Research, 1971, 65, 204-214.
Carpenter, J. C.: Toward the effective utilization of enhanced weak-signal ESP effects. Paper presented at the annual meeting of American Association for the Advancement of Science, New York, N.Y., Jan. 27, 1975.
Carpenter, J. C.: Two related studies on mood and precognition run-score variance. Journal of Parapsychology, 1968, 32, 75-89. (a)
Carpenter, J. C.: Validating research on a mood-adjective scale for predicting run~core variance. In W. G. Roll, R. L. Morris, and J. D. Morris (Eds.), Research in Parapsychology 1972, pp, 145-148. Metuchen, N.J., Scarecrow Press, 1973.
Casler, L.: The effects of hypnosis on GESP. Journal of Parapsychology, 1964, 28, 126-34.
Casler, L.: The improvement of clairvoyance scores by means of hypnotic suggestion. Journal of Parapsychology, 1962, 26, 77-87.
Casper, G. W.: A further study of the relation of attitude to success in ESP scoring. Journal of Parapsychology, 1951, 15, 139-145.
Casper, G. W.: Effect of the receiver's attitude toward the sender in ESP tests. Journal of Parapsychology, 1952, 16, 212-218.
Chauvin, R.: ESP and size of target symbols. Journal of Parapsychology, 1961, 25, 185-189.
Cox, W. E.: A comparison of spheres and cubes in placement PK tests. Journal of Parapsychology, 1954, 18, 234-39.
Cox, W. E.: Five-tier placement, PK. Journal of Parapsychology, 1962, 26, 35-46.
Crandall J.E.: "Witch comes First: Missing or Displacement "J. A.S.P.R. Volumen 87 No. 2, April 1993.
Crumbaugh, J. C.: Variance declines as indicators of a stimulator-suppressor mechanism in ESP. Journal of the American Society for Psychical Research, 1968, 62, 156-365.
Eilbert, L., and Schmeidler, Gertrude R.: A study of certain psychological factors in relation to ESP performance. Journal of Parapsychology, 1950, 14, 53-74.
Fahler, J., and Osis, K.: Checking for awareness of hits in a precognition experiment with hypnotized subjects. Journal of the American Society for Psychical Research, 1966, 60, 340-346.
Fahler, J.: ESP card tests with and without hypnosis. Journal of Parapsychology, 1957, 21, 179-85.
Fisk, G. W., and West, D. J.: ESP tests with erotic symbols. Journal of the Society for Psychical Research, 1955, 38, 1-7. (a)
Fisk, G. W., and West, D. J.: ESP tests with erotic symbols. Corrections, and interpretation of results. Journal of the Society for Psychical Research, 1955 , 38, 134-136, (b)
Forwald, H.: A continuation of the study of psychokinesis and physical conditions. Journal of Parapsychology, 1957, 21, 98-121.
Forwald, H.: A study of psychokinesis in its relation to physical conditions. Journal of Parapsychology, 1955, 19, 133-54.
Freeman, J. A., and Nielsen, W.: Precognition score deviations as related to anxiety levels.Journal of Parapsychology, 1964, 28, 239-249.
Freeman, J. A.: A sequel report on a high-scoring child subject. Journal of Parapsychology, 1966, 30, 39-47. (a)
Freeman, J. A.: An ESP test involving emotionally toned objects. Journal of Parapsychology, 1961, 25, 260-265.
Freeman, J. A.: An experiment in precognition. Journal of Parapsychology, 1962, 26, 123-30.
Freeman, J. A.: Differential response of the sexes to contrasting arrangements of ESP target material.
Journal of Parapsychology, 1965, 29, 251-258.
Freeman, J. A.: Evidence of precognition in sex differences in the Read test. Journal of Parapsychology, 1968, 32, 133.
Freeman, J. A.: Mood, personality, and attitude in precognition tests. Journal of Parapsychology, 1970, 34, 226-227. (c)
Freeman, J. A.: Personality, PMA, and target differentiation in precognition tests. Journal of Parapsychology, 1970, 34, 227-228. (d)
Freeman, J. A.: Sex differences and target arrangement: High-school booklet tests of precognition. Journal of Parapsychology, 1966, 30, 227-235. (b)
Freeman, J. A.: Sex differences in an ESP test. Journal of Parapsychology, 1971.
Freeman, J. A.: Sex differences in ESP response as shown by the Freeman Picture-Figure Test. Journal of Parapsychology, 1970, 34, 37-46. (a)
Freeman, J. A.: Sex differences, target arrangement, and primary mental abilities. Journal of Parapsychology, 1967, 31, 271-279.
Freeman, J. A.: Shift in scoring direction with junior-high-school students: A summary.Journal of Parapsychology, 1970, 34, 275. (e)
Freeman, J. A.: Ten-page booklet tests with elementary-school children. Journal of Parapsychology, 1970, 34, 192-196. (b)
Freeman, J. A.: The psi-differential effect in a precognition test. Journal of Parapsychology,1969, 33, 206-212. (b)
Gibson, E. P.: A study of comparative performance in several ESP procedures. Journal of Parapsychology, 1937, 1, 264-275.
Grela, J. J.: Effect on ESP scoring of hypnotically induced attitudes. J. Parapsychol., 1945, 9, 194-202. Hallett, S. J.: A study of the effect of conditioning on multiple-aspect ESP scoring. J. Parapsychol., 1952, 16, 204-211.
Haraldsson, E.: Psychological variables in a GESP test using plethysmograph recordings.Journal of Parapsychology, 1970, 34, 276.
Honorton, C.: Effects of feedback on discrimination between correct and incorrect ESP responses. Journal of the American Society for Psychical Research, 1970, 64, 404- 410.
Honorton, C.: Separation of high- and low-scoring ESP subjects through hypnotic preparation. Journal of Parapsychology, 1964, 28, 250-57.
Hudesman, J., and Schmeidler, G. R.: ESP scores following therapeutic sessions. Journal of the American Society for Psychical Research, 1971, 65, 215 -222.
Hudesman, J., and Schmeidler, G.R.: ESP scores following therapeutic sessions. Journal of the American Society for Psychical Research, 1971, 65, 215-222
Humphrey, B. M., and Nicol, J. F.: The feeling of success in ESP. Journal of the American Society for Psychical Research, 1955, 49, 3-37.
Humphrey, B. M., and Rhine, J. B.: A confirmatory study of salience in precognition tests. Journal of Parapsychology, 1942, 6, 190-219.
Humphrey, B. M.: Patterns of success in an ESP experiment. Journal of Parapsychology,1943, 7, 5-19.
Humphrey, B. M.: Success in ESP as related to form of response drawings. I. Clairvoyance experiments.
Journal of Parapsychology, 1946, 10, 78-106. (a)
Humphrey, B. M.: Success in ESP as related to form of response drawings. II. GESP experiments. Journal of Parapsychology, 1946, 10, 181-196, (b)
Humphrey, B. M.: The relation of ESP to mode of drawing. Journal of Parapsychology, 1949, 13, 31-46.
Humphrey, Betty M.: Introversion-extraversion ratings in relation to scores in ESP tests. Journal of Parapsychology, 1951, 18, 252-62.
Hutchinson, L.: Variations of time intervals in pre-shuffle card-calling tests. Journal of Parapsychology, 1940, 4, 249-270.
Hutchinson, L.: Variations of time intervals in pre-shuffle card-calling tests. Journal of Parapsychology, 1972, 36, 122-132.
Irwin, H. J.: An Introduction to Parapsychology, Jefferson, NC, McFarland, 1997.
Johnson, M., and Nordbeck, B.: Variation in the scoring behavior of a "psychic" subject. Journal of Parapsychology, 1972, 36, 122-132.
Jones, J. N., and Feather, S. R.: Relationship between reports of psi experiences and subject variance. Journal of Parapsychology, 1969, 33, 311-319.
Journal of Parapsychology. Editorial: Independent discoveries of target preference in PK data. Journal of Parapsychology, 1948, 12, 148-50.
Kanthamani, B. K.: A study of the differential response in language ESP tests. Journal of Parapsychology, 1965, 29, 27-34.
Kanthamani, B. K.: ESP and social stimulus. Journal of Parapsychology, 1966, 30, 31-38.
Kanthamani, B. K.: The experimenter's role in language ESP tests. Paper read at the Eighth Annual Convention of the Parapsychological Association, New York, 1965.
Kanthamani, B. K., and Rao, K. R.: Personality characteristics of ESP subjects: V. Graphic expansiveness and ESP. Journal of Parapsychology, 1973, 37, 119-129.
Kantharnani, H.: Psi in relation to task complexity. Journal of Parapsychology,1974, 38, 154-162.
Keil, H. H. J., and Pratt, J. G.: Further ESP tests with Pavel Stepanek in Charlottesville dealing with the focusing effect. Journal of the American Society for Psychical Research, 1969, 63, 253-272.
Kreitler, H., and Kreitler, S.: Does extrasensory perception affect psychological experiments? Journal of Parapsychology, 1972, 36, 1-45.
Krippner, Stanley (Ed.).: Advances in Parapsychological Research, Jefferson, NC, McFarland, 1997.
McCollam, E., and Honorton, C.: Effects of feedback on discrimination between correct and incorrect ESP responses: A further replication and extension. Journal of the American Society for Psychical Research, 1973, 67, 77-85.
McCurdy, H. G.: Personal knowing and making. In T. A. Langford and W. H. Poteat (Eds.), Intellect and Hope: Essays in the Thought of Michael Polanyi, pp. 315-340. Durham, N.C.: Duke University Press, 1968.
Moss, T., and Gengerelli, J. A.: ESP effects generated by affective states. Journal of Parapsychology, 1968, 32, 90-100.
Nash, C. B., and Durkin, M. G.: Terminal salience with multiple digit targets. Journal of Parapsychology, 1959, 23, 49-53.
Nash, C. B., and Nash, C. S.: Checking success and the relationship of personality traits to ESP. Journal of the American Society for Psychical Research, 1958, 52, 98-107.
Nash, C. B.: Relations between ESP scoring level and the Minnesota Multiphasic Personality Inventory.
Paper read at the Sixth Annual Convention of the Parapsychological Association, New York, 1963. Abstract. Journal of Parapsychology, 1963, 27, 274.
Nash, C. S., and Nash, C. B.: Effect of target selection, field dependence, and body concept on ESP performance. Journal of Parapsychology, 1968, 32, 249-257.
Nielsen, W., and Freeman, J. A.: Consistency of relationship between ESP and emotional variables. Journal of Parapsychology, 1965, 29, 75-88.
Nielsen, W.: Relationships between precognition scoring level and mood. Journal of Parapsychology, 1970, 34, 93-116.
Nowlis, V.: Methods for studying mood changes produced by drugs. Revue de Psychologie Appliquée, 1961, II, 373-386.
Osis, K., and Bokert, E.: ESP and changed states of consciousness induced by meditation. Journal of the American Society for Psychical Research, 1971 , 65, 17-65.
Osis, K., and Pienaar, D. C.: ESP over a distance of seventy-five hundred miles. Journal of Parapsychology, 1956, 20, 229-33.
Osis, K.: ESP tests at long and short distances. Joumal of Parapsychology, 1956, 20, 81-95.
Osis, K.: Precognition over time intervals of one to thirty-three days. Joumal of Parapsychology, 1955, 19, 82-91.
Osis, K.: Transient states and ESP. Journal of Parapsychology, 1968, 32, 292-293.
Otani, S.: ESP testing with and without knowledge of participation. Journal of Parapsychology, 1968, V. 32.
Palmer, J.: Review of "Experimental studies of the differential effect in life setting," by P. Sailaja and K. R. Rao. Journal of the American Society for Psychical Research,1974, 68, 104-109.
Palmer, J.: Scoring on ESP tests as a function of belief in ESP. Part II. Beyond the sheep-goat effect. Journal of the American Society for Psychical Research, 1972, 66, 1-26.
Pegram, Margaret H.: Some psychological relations of extra-sensory perception. J. Parapsychol., 1, 191-205.
Pratt, J. G., and Foster, E. B.: Displacement in ESP card tests in relation to hits and misses. Journal of Parapsychology, 1950, 14, 37-52.
Pratt, J. G., and Keil, H. J.: The focusing effect as patterned behavior based on habitual object-word associations: A working hypothesis with supporting evidence. Journal of the American Society for Psychical Research, 1969, 63, 314-337.
Pratt, J. G., and Ransom, C.: Extrasensory perception or extraordinary sensory perception? A recent series of experiments with Pavel Stepanek. Journal of the American Society for Psychical Research, 1972, 66, 63-85.
Pratt, J. G., and Woodruff, J. L.: Size of stimulus symbols in extrasensory perception. Journal of Parapsychology, 1939, 3, 121-158.
Pratt, J. G.: ESP success and trial position. Journal of the American Society for Psychical Research, 1953, 47, 33-37. (a)
Pratt, J. G.: Position effects in the Stewart ESP data. Journal of Parapsychology, 1953, 17, 130-136. (b) Pratt, J. G.: Target preference in PK tests with dice. Journal of Parapsychology, 1947, 11, 26-45.
Pratt, J. G.: The reinforcement effect in ESP displacement. Joumal of Parapsychology, 1951, 15, 103-117.
Price, A. D.: Subjects' control of imagery, "agent's" mood, and position effects in a dual target ESP experiment. Journal of Parapsychology, 1973, 37, 298-322.
Randall, J.: Group ESP experiments with schoolboys. Journal of Parapsychology, 1972, 36, 133-143.
Rao, K. R.: ESP and the manifest anxiety scale. Journal of Parapsychology,1965, 29, 12-18. (a)
Rao, K. R.: Studies in the preferential effect. I. Target preference with types of target unknown.
Journal of Parapsychology, 1963, 27, 23-32. (a)
Rao, K. R.: Studies in the preferential effect. II. A language ESP test involving precognition and "intervention." Journal of Parapsychology, 1963, 27, 147-160. (b)
Rao, K. R.: Studies in the preferential effect. III. The reversal effect in psi preference. Journal of Parapsychology, 1963, 27, 242-251. (c)
Rao, K. R.: Studies in the preferential effect. IV. The role of key cards in preferential response situations. Journal of Parapsychology, 1964, 28, 28-41. (a)
Rao, K. R.: The bidirectionality of psi. Journal of Parapsychology, 1965, 29, 230-250. (b)
Rao, K. R.: The differential response in three new situations. Journal of Parapsychology, 1964, 28, 81-92. (b)
Rao, K. R.: The preferential effect in ESP. Journal of Parapsychology, 1962, 26, 252-259.
Rao, K. Ramakrishna: Experimental Parapsychology. A Review and Interpretation. Springfield, Charles C. Thomas, 1966.
Rao, K. Ramakrishna: Studies in the preferential effect. I. Target preference with types of targets unknown. Journal of Parapsychology, 1963, 27, 23-32.
Rao, K. Ramakrishna: Studies in the preferential effect. II. A language ESP test involving precognition and intervention. Journal of Parapsychology, 1963, 27, 147-60.
Rao, K. Ramakrishna: Studies in the preferential effect. III. The reversal effect in psi preference. Journal of Parapsychology, 1963, 27, 242-51.
Rao, K. Ramakrishna: The differential response in three new situations. Journal of Parapsychology, 1964, 28, 81-92.
Rao, K. Ramakrishna: The preferential effect in ESP. J. Parapsychol., 1962, 26, 252-59.
Ratte, R.: Three exploratory studies of ESP in a game situation. Journal of Parapsychology, 1961, 25, 175-184.
Rhine, J. B.: Extra-Sensory Perception. Boston, Bruce Humphries, 1935.
Rhine, J. B.: Hypnotic suggestion in PK tests. Journal of Parapsychology, 1946, 10, 126-40.
Rhine, J. B.: Position effects in psi test results. Journal of Parapsychology, 1969, 33, 136-l57. (b)
Rhine, J. B.: Psi-missing re-examined. Journal of Parapsychology, 1969, 33, 1-38. (a)
Rhine, J. B.: Special motivation in some exceptional ESP performances. Journal of Parapsychology, 1964, 28, 42-50.
Rhine, J. B.: Terminal salience in ESP performance. Journal of Parapsychology, 1941, 5, 183-244.
Rhine, J. B.: The problem of psi-missing. Journal of Parapsychology, 1952, 16, 90-129.
Rhine, L. E.: The relationship of agent and percipient in spontaneous telepathy. Journal of Parapsychology, 1956, 20, 1-32.
Rhine, L. E.: Toward understanding psi-missing. Joumal of Parapsychology,1965, 29, 259-274.
Rice, G. E., and Townsend, J.: Agent-percipient relationship and GESP performance. Journal of Parapsychology, 1962, 26, 211-217.
Rice, G. E., Williss, D., Lafferty, C., Little, J., and Mauldin, C. H.: Emotional closeness, communication of affect, and ESP. Journal of Parapsychology, 1966, 30, 282-283.
Riess, B. F.: A case of high scores in card-guessing at a distance. Journal of Parapsychology, 1937, 1, 260-263.
Rogers, D. P., and Carpenter, J. C.: The decline of variance within a testing session. Journal of Parapsychology, 1966, 30, 141-150.
Rogers, D. P.: An analysis for internal cancellation effects on some low-variance ESP runs. Journal of Parapsychology, 1967, 31, 192-197. (a)
Rogers, D. P.: Negative and positive affect and ESP run-score variance. Joumal of Parapsychology, 1966, 30, 151-159.
Rogers, D. P.: Negative and positive affect and ESP run-score variance-Study II. Journal of Parapsychology, 1967, 31, 290-296. (b)
Ryzl, M., and Beloff, J.: Loss of stability of ESP performance in a high-scoring subject. Journal of Parapsychology, 1965, 29, 1-11.
Ryzl, M., and Pratt, J. G.: The focusing of ESP upon particular targets. J. Parapsychol., 1963, 27, 227-41.
Sailaja, P., and Rao, K. R.: Experimental studies of the differential effect in life setting.
Parapsychological Monographs No. 13. New York: Parapsychology Foundation, 1973.
Sanders, M. S.: A comparison of verbal and written responses in a precognition experiment. Journal of Parapsychology, 1962, 26, 23-34.
Scherer, W. B.: Spontaneity as a factor in ESP. Journal of Parapsychology, 1948, 12, 126-147.
Schmeidler, G. R., and Craig, J. G.: Moods and ESP scores in group testing. Journal of the American Society for Psychical Research, 1972, 66, 280-287.
Schmeidler, G. R., and Leshan, L.: An aspect of body image related to ESP scores. Journal of the American Society for Psychical Research, 1970, 64, 211-218.
Schmeidler, G. R., and Lewis, L.: A search for feedback in ESP: Part II. High ESP scores after two successes on triple-aspect targets. Journal of the American Society for Psychical Research, 1968, 62, 255-262.
Schmeidler, G. R., and Lewis, L.: A search for feedback in ESP: Part III. The preferential effect and the impatience effect. Journal of the American Society for Psychical Research, 1969, 63, 60-68.
Schmeidler, G. R., and McConnell, R. A.: ESP and Personality Patterns. New Haven, Yale University Press, 1958.
Schmeidler, G. R.: A search for feedback in ESP: Part I. Session salience and stimulus preference.
Journal of the American Society for Psychical Research, 1968, 62, 130-142.
Schmeidler, G. R.: Agent-percipient relationships. Journal of the American Society for Psychical Research, 1958, 52, 47-69.
Schmeidler, G. R.: An experiment in precognitive clairvoyance. Part II. The reliability of the scores. Journal of Parapsychology, 1964, 28, 15-27. (a)
Schmeidler, G. R.: An experiment on precognitive clairvoyance. Part V. Precognition scores related to feelings of success. Journal of Parapsychology, 1964, 28, 109-125. (b)
Schmeidler, G. R.: Changing field relations of an ESP experiment. In J. G. Peatman and E. L. Hartley (Eds.), Festschrift for Gardner Murphy, pp. 94-105. New York: Harper & Row, 1960.
Schmeidler, G. R.: Evidence for two kinds of telepathy. International Journal of Parapsychology, 1961, 3, 5-48.
Schmeidler, G. R.: Exploring the parameters of research variables. Journal of Parapsychology, 1959, 23, 238-250.
Schmeidler, G. R.: High ESP scores after a swami's brief instruction in meditation and breathing. Journal of the American Society for Psychical Research, 1970, 64, l00-103.
Schmeidler, G. R.: Mood and attitude on a pretest as predictors of retest ESP performance. Journal of the American Society for Psychical Research, 1971 , 65, 324-335.
Schmeidler, Gertrude R., and McConnell, R. A.: ESP and Personality Patterns. New Haven, Yale University Press, 1958.
Schmeidler, Gertrude R.: Additional data on sheep-goat classification. Journal of the Society for Psychical Research, 1959, 40, 63-72.
Schmeidler, Gertrude R.: Picture-frustration ratings and ESP scores for subjects who showed moderate annoyance at the ESP task. Journal of Parapsychology, 1954, 18, 137-52.
Sherwood S.J.,Dalton K.,Steinkamp F., Watt C.: Dream GESP Study II Using Dinamic Video Clips , Investigations of Consensus Voting Judging Procedures and Target Emotionality. 41 Annual Convention from the Parapsychological Asociation (1998).
Shields, Eloise: Comparison of children's guessing ability (ESP) with personality characteristics. Journal of Parapsychology,1962, 26, 200-210.
Skibinsky, M.: A comparison of names and symbols in a distance ESP test. Journal of Parapsychology, 1950, 14, 140-156.
Smith, B. M., and Humphrey, B. M.: Some personality characteristics related to ESP performance. Journal of Parapsychology, 1946, 10, 269-289.
Soal, S. G., and Bateman, F.: Agents in opposition and conjunction. Journal of Parapsychology, 1950, 14,168-192.
Stanford, R. G., and Pratt, J. G.: Extrasensory elicitation of sensorially acquired response patterns? Journal of the American Society for Psychical Research, 1970, 64, 296-302.
Stanford, R. G.: A study of the cause of low run-score variance. Journal of Parapsychology, 1966, 30, 236-242. (b)
Stanford, R. G.: Differential position effects for above-chance scoring sheep and goats. Joumal of Parapsychology, 1964, 28, 155-165.
Stanford, R. G.: Extrasensory effects upon associative processes in a directed free-response task.
Journal of the American So ciety for Psychical Research, 1973, 67, 147-190.
Stanford, R. G.: Response bias and the correctness of ESP test responses. Journal of Parapsychology, 1967, 31, 280-289.
Stanford, R. G.: The effect of restriction of calling upon run-score variance. Journal of Parapsychology, 1966, 30, 160-171. (a)
Stuart, C. E., et al.: Personality measurements and ESP tests with cards and drawings. Journal of Parapsychology, 1947, 11, 118-46.
Stuart, C. E.: GESP experiments with the free response method. Journal of Parapsychology, 1946, 10, 21-35.
Thouless, R. H.: A comparative study of performance in three psi tasks. Journal of Parapsychology, 1949, 13, 263-273.
Van Busschbach, J. G.: An investigation of ESP between teacher and pupils in American schools. Journal of Parapsychology, 1956, 20, 71-80.
Van Busschbach, J. G.: An investigation of ESP in first and second graders in American schools. Journal of Parapsychology, 1961, 25, 161-174.
Van Busschbach, J. G.: An investigation of ESP in the first and second grades of Dutch schools. Journal of Parapsychology, 1959, 23, 227-237.
Van Busschbach, J. G.: An investigation of extrasensory perception in school children. Journal of Parapsychology, 1953, 17, 210-214.
Van Busschbach. J. G.: A further report on an investigation of ESP in school children. Journal of Parapsychology, 1955, 19, 73-81.
Van de Castle, R. L.: An exploratory study of some variables relating to individual ESP performance. Journal of Parapsychology, 1953, 17, 61-72.
Van de Castle, R. L.: Differential patterns of ESP scoring as a function of differential attitudes toward ESP. Journal of the American Society for Psychical Research, 1957, 51, 43-61.
West, D. J.: Dispersion of scores in ESP experiments. Journal of the Society for Psychical Research, 1951, 36, 361-366.
West, D. J.: ESP performance and the expansion-compression rating. Journal of the Society for Psychical Research, 1950, 35, 295-308.
White, R. A., and Angstadt, J.: A second classroom GESP experiment with student-agents acting simultaneously. Journal of the American Society for Psychical Research, 1963, 57, 227-232. (b) White, R. A., and Angstadt, J.: Student preferences in a two classroom GESP experiment with two student-agents acting simultaneously. Journal of the American Society for Psychical Research, 1963, 57, 32-42. (a)
White, Rhea A., and Angstadt, Jean A.: Student preferences in a two-classroom GESP experiment with two student-agents acting simultaneously. Journal of the American Society for Psychical Research, 1963, 57, 32-42.
Witkin, H. A., Dyk, R. B., Faterson, H. F., Goodenough, D. R., and Karp, S. A.: Psychological Differentiation. Studies of Development. New York , Wiley, 1962.
Wolman, Benjamin B. (Ed.): Handbook of Parapsychology. New York, Van Nostrand Reinhold Co., 1977.
Woodruff, J. L.: Effect on ESP scoring of an unexpected qualitative change in ESP material. In J. G.
Peatman and E. L. Hartley (Eds.), Festschrift for Gardner Murphy, pp. 106-l16. New York, Harper & Row, 1960.
Zotti, E., and Cohen, D. B.: Effect of an ESP transmitter vs. a non-ESP transmitter in telepathy. Journal of Parapsychology, 1970, 34, 232-233.






Google
 

Puede encontrar mayor información sobre Parapsicología utilizando este buscador:
Google
Web Este sitio
© Copyright 2001 - 2015 todos los derechos reservados. www.naumkreiman.com.ar