Dora Ivniski, su deceso.
Comunicamos con profundo dolor el fallecimiento de la licenciada Dora Ivniski.

Ver más

Entrevista inédita a Naum Kreiman
Realizada por Enrique Márquez

Ver más

Nuevo libro de parapsicología en la Argentina
"El buscador de maravillas" por Juan Gimeno

Leer crónica

COLABORACIÓN PARA UNA INVESTIGACIÓN
Se solicita a aquellas personas que hayan sido protagonistas o testigos de fenómenos poltergeist (ruidos inexplicables, movimiento de objetos, aparición de luces, etc), y que estén dispuestas a ser entrevistadas para relatar sus experiencias, manteniendo en reserva sus datos personales si fuera necesario, que escriban aquí

Grupo de estudios
en el Instituto de Parapsicología
En respuesta al interés manifestado por numerosas personas, el Instituto de Parapsicología ofrece un Grupo de Estudios de parapsicología, de acuerdo a las siguientes consignas:

"Científico
y Psíquico" - "Scientist
and Psychic"
por el Dr. José María Feola.

NUEVO LIBRO
Naum Kreiman, la Parapsicología y la Ciencia

por Dora Ivnisky y Juan Gimeno.

Comunicaciones
de Parapsicología
Nº 47, Especial 2016.
Nº 46, Junio 2015.
Nº 45, Marzo 2015.
Nº 44, Dic. 2014.
Nº 43, Sep. 2014.
Nº 42, Junio 2014.
Nº 41, Marzo 2014.
Nº 40, Dic. 2013.
Nº 39, Sep. 2013.
Nº 38, Junio 2013.
Nº 37, Marzo 2013.
Nº 36, Sep.2012.
Nº 35, Sep.2012.
Nº 34, Junio 2012.
Nº 33, Marzo 2012.
Nº 32, Dic. 2011.
Nº 31, Sep. 2011.
Nº 30, Junio 2011.
Nº 29, Marzo 2011.
Nº 28, Dic. 2010.
Nº 27, Sep. 2010.
Nº 26, Junio 2010.
Nº 25, Marzo 2010.
Nº 24, Dic. 2009.
Nº 23, Sep. 2009.
Nº 22, Junio 2009.
Nº 21, Marzo 2009.
Nº 20, Dic. 2008.
Nº 19, Sep. 2008.
Nº 18, Junio 2008.
Nº 17, Marzo 2008.
Nº 16, Dic. 2007.
Nº 15, Sep. 2007.
Nº 14, Junio 2007.
Nº 13, Marzo 2007.
Nº 12, Dic. 2006.
Nº 11, Sep. 2006.
Nº 10, Junio 2006.
Nº 9, Marzo 2006.
Anexo Cuad. Nº 7/8.
Nº 7/8, Dic. 2005.
Nº 6, Jun./Sept. 2005.
Nº 5, Marzo 2005.
Nº 4, Diciembre 2004.
Nº 3, Setiembre 2004.
Nº 2, Junio 2004.
Nº 1, Marzo 2004.



Parapsicología de Investigación
Nuevo sitio en Internet.

Noticias anteriores.
Ver todas







¿LATERALIDAD CEREBRAL Y ESP?

Cuadernos de Parapsicología, año 14, Nº 3, septiembre 1981

Las investigaciones neurocerebrales han permitido establecer que cada hemisferio cerebral tiene una función diferente. En esta división se atribuye al hemisferio izquierdo la facultad del lenguaje, la capacidad de cálculo, las aptitudes de abstracción y conceptualización, es decir las llamadas funciones racionales. En cambio, al hemisferio derecho pertenece la percepción extrasensorial, las aptitudes intuitivas, las artísticas y una captación global del espacio.
Se han realizado algunas investigaciones sobre la percepción extrasensorial en relación con la lateralidad cerebral, y hay sugerencias de que el lado derecho del cerebro (no verbal) tiene ciertas ventajas sobre el izquierdo en la actividad de ESP.
En las investigaciones de Broughton, el Experimento I sugiere que, cuando se provoca la distracción del hemisferio izquierdo, el sujeto obtiene mejores resultados de ESP. El Experimento III confirmó el primero, no así el Experimento II cuyos resultados no dan apoyo a las presunciones de Broughton.
Análisis subsiguientes, en que se dividió a los sujetos por sexo, mostraron que, dentro del diseño experimental a que fueron sometidos (distracción del hemisferio izquierdo), los varones se desempeñaron mejor que las mujeres (esto se produjo en los Experimentos II y III).
Los experimentos de Schmeidler y Maher repitieron, en condiciones similares, el experimento de Broughton. Se utilizó el procedimiento de clarividencia, y se predijo la obtención de éxitos de ESP al efectuar elecciones de objetivos con la mano izquierda, estando entretanto el hemisferio izquierdo ocupado en otra tarea.
Los resultados obtenidos no confirmaron las predicciones efectuadas. El experimento de Schmeidler y Maher sugiere que el mejor resultado lo obtendrá cada hemisferio al procesar el tipo de input y output de ESP que corresponda al tipo de input y output sensorial en cuyo procesamiento obtiene normalmente mejor resultado.
También sugieren los datos de esta investigación que la especialización lateral en la actividad de ESP es más notoria en los varones que en las mujeres.
Un experimento posterior de los mismos autores dio resultados aleatorios, si bien nuevos análisis mostraron algunos valores estadísticamente significativos en otros aspectos (psi-missing). En estos experimentos los sujetos debían efectuar elecciones por ESP, ya fuese con la mano derecha o con la izquierda, y al mismo tiempo realizar una tarea de tipo: 1) analítico (palabras u objetos); 2) holístico; 3) que no provocara distracción. Este experimento fue analizado en un diseño de 3 x 2 x 2.
Mark Ludwik realizó una investigación en que observaba el movimiento ocular lateral (LEM, del inglés Lateral Eye Movement). Encontró una correlación positiva (p < 0,05, dos colas) entre los movimientos oculares opuestos a la dirección dominante del sujeto, y el valor absoluto de los desvíos de ESP con respecto al azar. El movimiento ocular lateral indicaba la activación del hemisferio cerebral opuesto a la dirección del movimiento. La dirección dominante para cada sujeto se establecía mediante un test previo.
El presente experimento sólo tiene una finalidad puramente exploratoria. No se ha planteado ninguna hipótesis previa ni se ha hecho predicción de los resultados, aunque sí se tenía la esperanza de hallar diferencias entre las dos condiciones experimentales que más abajo expondremos.
Este estudio no tiene la complejidad ni los alcances de la investigación realizada por la Dra. Schmeidler conjuntamente con M. Maher.
En nuestro ensayo experimental hemos hecho que los sujetos realizaran pruebas de ESP utilizando un solo ojo, manteniendo tapado el otro. Si bien es cierto que cada ojo se comunica con ambos hemisferios cerebrales -es decir, no debe pensarse que el ojo derecho activa el lado izquierdo y viceversa, pues si miramos con un solo ojo la información es procesada por los dos hemisferios cerebrales-, esperábamos, de todos modos, hallar, aunque sólo fuese a nivel de procesamiento de información por el cerebro, alguna diferencia en los resultados de ESP por la activación diferencial de los dos ojos, cuando el sujeto tenía el objetivo sobre su lado izquierdo o sobre su lado derecho. Este experimento nos fue sugerido por las investigaciones de Mark Ludwik mencionadas más arriba.

Sujetos
Participaron 17 sujetos: 8 varones y 9 mujeres, todos diestros y adultos (de edades entre 30 y 50 años).

Procedimiento
Se confeccionó un mazo de 24 tarjetas, de las cuales 12 estaban en blanco y 12 llevaban distintos dibujos de animales o cosas. Las tarjetas estaban ensobradas en sobres forrados. La prueba consistía en percibir por ESP si el sobre presentado al sujeto contenía una figura o no. Las pruebas fueron realizadas individualmente. Cada juego constaba de 24 ensayos, con p = ½, y np = 12 aciertos por juego. El experimentador barajaba el mazo a mano y efectuaba un corte aleatorio. Cada sujeto hacía dos juegos, uno con el ojo derecho tapado y el otro con el ojo izquierdo tapado. Delante del sujeto, y delante del ojo destapado (izquierdo o derecho, según el caso), se colocaba una hoja de papel en que estaban reproducidos los doce dibujos contenidos en los respectivos sobres. Al lado de esta hoja se iban colocando los sobres, y el sujeto debía responder anotando en su hoja de registro un número 1 si creía que dentro del sobre había un dibujo, y un 0 si pensaba que había una tarjeta en blanco. No se le pedía que identificara la figura en caso de haberla. De ese modo, se eliminaba toda actividad mental en la elección del objetivo, que indujera al sujeto a hacer algún tipo de razonamiento. Se hizo un solo juego para cada ojo por cada sujeto; de esta manera, se pretendía evitar el posible cansancio o automatismo en las respuestas. Al terminar los dos juegos se hacía la verificación de los resultados. La hoja de objetivos se colocaba bien a la derecha o a la izquierda del ojo destapado, de manera que el sujeto tuviera que mirarla de soslayo, es decir, sólo con la parte derecha o izquierda del ojo destapado.

Resultados
Los resultados totales de cada sujeto por cada ojo fueron del orden del azar, como puede apreciarse en la tabla 1.
Se previó la división de los resultados en función del sexo, tal como se hizo en diversos experimentos mencionados en la bibliografía.

Tabla 1
Resultados de todos los sujetos


En el caso de los varones, sus resultados arrojan mayores aciertos con visión del ojo izquierdo que con visión del ojo derecho. La tabla 2 muestra estos resultados, indicando el ojo que el sujeto tenía destapado.
Tabla 2

Varones
* corregido por continuidad; ** una cola.

De acuerdo con este resultado, al mirar con el ojo izquierdo (teniendo el derecho tapado), presumimos una mayor estimulación en el funcionamiento del hemisferio cerebral derecho; el número de aciertos da un desvío positivo respecto del azar (+8). Para el hemisferio izquierdo, el desvío respecto del azar fue de -9.
En el caso de las mujeres, el resultado fue inverso, como se ve en la tabla 3.

Tabla 3

Mujeres

Los aciertos con el ojo izquierdo dan un desvío respecto del azar de -5, con el ojo derecho el desvío es +7, ambos no significativos; la diferencia, tampoco.
En el caso de que sean correctos los supuestos planteados, los varones se comportaron de acuerdo a las presunciones, es decir, preferencia de la ESP en el hemisferio derecho.

Análisis estadístico no previsto en la investigación
Posteriormente a la evaluación estadística efectuada, hemos aplicado a los datos la prueba de chi cuadrado, propuesta por Akers (obtención de un chi cuadrado elevando al cuadrado la RC de la diferencia de resultados por cada sujeto). Hemos obtenido así algunos valores marginalmente significativos.
En primer lugar, la variabilidad de los resultados de todos los sujetos fue mayor con el ojo izquierdo (estimulación del hemisferio cerebral derecho). La suma de los chi cuadrados de todos los sujetos es de 32,43 (GL 17) que da una p = 0,02. La relación F (32,43 / 12,92) = 2,51 (GL 17-17) da una p = 0,05.

Tabla 4
Chi cuadrado de los aciertos de todos los sujetos

Razón F entre el c² del ojo derecho y del izquierdo

Interpretación de los resultados
Es sabido que cada ojo está conectado neurológicamente con ambos hemisferios cerebrales, de modo que aunque una persona mire con un solo ojo, las imágenes serán procesadas por los dos hemisferios: derecho e izquierdo.
En nuestro experimento, proponíamos al sujeto mirar con el ojo izquierdo una hoja con figuras y un sobre cerrado que contenía el objetivo, situados bien a su izquierda, lo cual provocaba un movimiento del ojo izquierdo hacia la izquierda, estando tapado el ojo derecho; supuestamente, se activaba así sólo el hemisferio cerebral derecho. Luego aplicábamos el mismo procedimiento para el ojo derecho.
El carácter exploratorio de nuestro experimento y la falta de una importante significación estadística de los resultados no nos permiten extraer ninguna conclusión. Por otra parte, los resultados diferenciales entre varones y mujeres tampoco son estadísticamente significativos en una medida importante, aunque coinciden, en algún aspecto, con resultados obtenidos en otros experimentos.
En el supuesto de que el movimiento muscular de los ojos active, ya sea uno u otro hemisferio cerebral, y esté correlacionado con la ESP, nuestros resultados indicarían una preferencia entre ESP y hemisferio derecho, pero sólo en los sujetos varones.

Consideraciones finales


Ampliaremos algunos antecedentes que citamos en la introducción del experimento.
Diversas investigaciones e incluso consideraciones teóricas, han mostrado que ambos hemisferios cerebrales parece que tienen destrezas diferentes. Esas consideraciones se hicieron en virtud de observaciones accidentales, heridas, tumores, etc. que al destruir o afectar a alguno de los dos hemisferios, mostraron que disminuían o desaparecían ciertas aptitudes, que de esta manera se atribuían a uno u otro de los hemisferios.
Algunos experimentos han querido mostrar que la ESP compromete más al hemisferio derecho que al izquierdo. La mayoría de los experimentos de ESP son aquéllos en los cuales se le sugiere o solicita al sujeto una visualización o una imaginación del objetivo, y muy pocas veces que realice alguna actividad mental racional o intelectiva para obtener la información extrasensorial del objetivo que se le propone al sujeto de la experiencia.
Incluso se sugiere al sujeto que la actividad extrasensorial se realice dentro de una actitud mental pasiva, un estado de relajación física, sin lo que llamaríamos "ruido mental", para favorecer el paso del nivel inconsciente a la conciencia de la captación del objetivo extrasensorial.
Ehrenwald considera, en base a sus observaciones psiquiátricas y psicoanalíticas, que el hemisferio derecho igualmente tiene participación en el procesamiento de la información psi, aunque no en la recepción y procesamiento del fenómeno psi.
De entre los antecedentes experimentales que pretendieron mostrar la preeminencia del hemisferio derecho en la ESP, podemos citar el experimento informado por M. Ludwick (Journal of Parapsychology, v. 44 N. 1, Marzo de 1980) realizado en el Manchester College, North Manchester, Indiana, EEUU. El autor considera que el movimiento lateral de los ojos (LEM) a la derecha o a la izquierda indica la activación del hemisferio cerebral opuesto a la dirección de los ojos. En virtud de esta consideración, supone que podría observarse esta direccionalidad, cuando se somete a los sujetos a actividades mentales de matemática o de imaginación. A los sujetos se les hicieron 10 preguntas, cinco con cálculos matemáticos y cinco cuya respuesta necesitaba de que activaran su imaginación. La correlación entre movimiento lateral de los ojos y tipo de pregunta dio un r = 0,053 a dos colas.
El test de ESP se hizo a 38 estudiantes, a una mitad se les hizo el test en forma individual y a la otra mitad en el aula en forma colectiva.
El test de ESP consistía en percibir qué número de 1 a 10 era seleccionado en forma aleatoria. El test constaba de 200 dígitos (p = 1/10). El informe no menciona si hubo ESP estadísticamente significativa respecto del azar. Tampoco se menciona cómo se vinculó el test de ESP con la lateralidad cerebral obtenida a través de las dos clases de preguntas efectuadas.
El experimento que hicimos nosotros también hacía que el sujeto mirara ya a la izquierda o a la derecha pero en una actividad en la que se le solicitaba una actividad extrasensorial. Y medíamos la respuesta de ESP en relación a la dirección en que se le pedía que mirara.
Otro experimento que podemos citar es el llevado a cabo por M. Maher y G. Schmeidler, presentado a la convención de la Parapsychological Association realizada en Utrecht (Holanda) en 1976.
Participaron 24 sujetos adultos, diestros, 17 varones y siete mujeres. El objetivo de ESP era una palabra o un dibujo de un objeto. Mientras los sujetos hacían una elección de ESP sobre dos objetivos, ya sea utilizando la mano derecha o la mano izquierda, estaban sometidos a tres condiciones, la primera: debían resolver problemas de silogismos, la segunda: reconocimiento de dibujos, y la tercera sin distracción alguna. La única condición que dio un desvío de aciertos significativo fue el de reconocimiento de dibujos mientras hacían ESP eligiendo con la mano derecha (CR: 2,74, con una p< 0,007). Todas las otras condiciones dieron resultados no significativos. La relación de éxitos de ESP no dio diferencias significativas entre varones y mujeres.
Un nuevo experimento, réplica del primero, fue realizado por M. Maher, D. Peratsakis, y G. Schmeidler, publicado en el Journal of the American Society for Psychical Research, v. 73 N. 2. April 1979. Cada sujeto hizo 20 elecciones de ESP durante el reconocimiento de dibujos y 20 mientras buscaba palabras en un diccionario, y 10 elecciones sin estar distraído en ninguna actividad. Para las elecciones de dibujos y palabras hicieron diez elecciones con la mano izquierda y 10 con la mano derecha. En la condición libre, podía usar cualquiera de las dos manos. El experimentador registraba la mano utilizada. Para las 10 elecciones con cada mano, el objetivo era cinco veces una palabra y cinco veces un objeto. El orden y la combinación de manos y objetivos fueron equilibrados en un cuadrado grecolatino.
Se esperaba que la máxima facilitación y el mayor éxito de ESP se produjera cuando los sujetos hacían elección de palabras con la mano derecha durante la distracción visu-espacial, y elección de objetos con la mano izquierda durante la distracción verbal; inversamente esperábamos que el máximo impedimento al proceso lateralizado se produjera en las condiciones diseñadas para elegir el objetivo, la mano y la tarea en un hemisferio dado, es decir cuando se elegían objetos con la mano izquierda durante la distracción visu-espacial, y cuando se elegían palabras con la mano derecha durante la distracción verbal.
Cuando se combinan los resultados de este experimento con los del anterior, comparando los resultados de ESP en los cuales se facilita la función lateral de los hemisferios, con aquellos en los cuales se obstaculiza esa lateralidad, el test de t = 2.38 (gl 29) p < 0,03. Esto indica que las manipulaciones provocadas con estos procedimientos tuvieron efecto sobre el funcionamiento cerebral.
En conclusión, el estudio de estos autores sugiere que el procesamiento de la ESP es factible con cualquiera de los dos hemisferios, es decir, cada hemisferio en el tipo de cognición en que está más especializado.
Durante los años 1983 y 1984 los parapsicólogos J. Palmer y M. Johnson realizaron un experimento que se publicó en el Journal of Parapsychology, v. 55 N.4 Diciembre 1991 "Defensiveness and Brain Hemisphere Stimulation in a Perceptually Mediated Esp Task". 40 varones y 40 mujeres participaron de un experimento de elección forzosa. La forma en que se pretendió activar el hemisferio derecho o el izquierdo fue en la siguiente forma: A los sujetos se les ponía un par de anteojos especiales para evitar la estimulación ya del campo visual derecho o del izquierdo según los requerimientos del protocolo experimental. La parte izquierda del lente era negra y opaca, de modo que obstaculizaba completamente la visual del ojo izquierdo. La lente derecha se reemplazó con un disco negro semicircular, que tapaba medio ojo, ya el lado izquierdo o el derecho. Un apoyo de la barbilla estabilizaba el movimiento de la cabeza. Los objetivos del test de ESP se proyectaban en una pantalla, de manera que cuando el sujeto debía utilizar el hemisferio cerebral derecho se tapaba el campo visual derecho y el sujeto miraba un punto negro en el extremo derecho de la proyección. La tabla 3 de los autores, muestra los resultados de los promedios de varones y mujeres, de un hemisferio y del otro. El promedio teórico era de 10 aciertos. Los sujetos obtuvieron éxitos al nivel del azar, con muy pequeñas diferencias entre varones y mujeres, como puede verse en la tabla.



Si bien algunos experimentos puedan dar apoyo, ya sea en una o en otra dirección, a que la ESP funciona más específicamente con el hemisferio derecho que con el izquierdo, ello debe atribuirse a efectos aleatorios. Los experimentos de la Dra. Schmeidler et al. parecen los más razonables, en el sentido de que cada hemisferio es capaz de ESP en función de sus específicas especializaciones relativas. Otras investigaciones relativas a ESP y funcionamiento cerebral, aunque no directamente relacionadas con la lateralidad, son interesantes de mencionarlas en esta oportunidad.
Los parapsicólogos, Dres. C.A. Warren, B. E. McDonough y N. S. Don, en varios experimentos, uno con un sujeto dotado, y los siguientes con sujetos sin manifiestas aptitudes de ESP, los sometieron a pruebas de ESP de elección forzosa. Se obtuvo un trazado EEG, tomado de distintos sectores del cuerpo cabelludo: hemisferio izquierdo y derecho, de la frente, zona central, parietales, temporales y occipitales.
Se medía el potencial de la onda cerebral cuando los sujetos hacían ESP sobre los objetivos. Se utilizaron cuatro alternativas; después que la computadora mostraba los cuatro objetivos, el sujeto predecía el que la computadora elegiría al azar.
Tenemos así, figuras objetivos y figuras no objetivos.
En los experimentos realizados, los sujetos no obtuvieron aciertos superiores a lo esperable por azar. En un experimento informado por el Journal of Parapsychology en Junio 1998, participaron 22 sujetos. Sobre la base de tres experimentos anteriores, los investigadores hicieron las siguientes hipótesis: primero, una onda lenta negativa tardía (400-500 ms después del estímulo), y segundo, una onda lenta negativa temprana (150-400 ms) tendrían ambas mayor amplitud negativa para los objetivos que para los no objetivos. La primera parte de la hipótesis tuvo una escasa significación (p = 0,085), la segunda parte resultó firmemente confirmada (p = 0,007).
Se interpretaron los resultados como evidencia de psi inconsciente o preconsciente. Esto es, que a pesar de que no hubo discriminación consciente del objetivo, como lo indica la aleatoriedad de los resultados, incluso inferiores al nivel del azar, las respuestas diferenciales del cerebro a estímulos objetivos y no objetivos indican que hubo información PSI detectada por el sujeto a un nivel inconsciente. Es decir el objetivo acertado por el sujeto, produce un efecto diferencial en el cerebro diferente a los objetivos no "acertados".
En otro experimento por los autores, presentado a la 41ª Conferencia Anual de la PA, participaron 20 sujetos, en un test de elección forzosa, en un programa computacional. Sobre la base de hallazgos anteriores se formularon las siguientes hipótesis: La onda lenta negativa medida a 150-500 microsegundos post estímulo, tendría mayor amplitud en sentido negativo (12 sitios del cuero cabelludo) al ser originada por objetivos que al ser originada por no objetivos.
En un ANOVA realizado para probar esta hipótesis, el principal efecto de la categoría de estímulo (objetivo / no objetivo) tiene escasa significación, F (1/19) = 2,20, p = 0,08, una cola. La interacción entre categoría de estímulo y hemisferio cerebral fue significativa, F (1/19) = 6,30, p = 0,01 una cola. Como en los anteriores estudios, los presentes resultados fueron interpretados como evidencia de psi inconsciente o preconsciente. Esto es, aunque no se dio una discriminación consciente de los objetivos (el resultado de ESP fue aleatorio), las respuestas diferenciales del cerebro a los objetivos y a los no objetivos indican que los sujetos detectaron la información psi. Este informe es una tercera réplica y confirmación de hallazgos anteriores.
Estas investigaciones que tratan de correlacionar las variables neurológicas del cerebro con la ESP, datan de hace ya unos treinta años.
Esta interacción PSI con el funcionamiento del cerebro, muestra claramente un nivel microkinético, que seguramente se irá conociendo más a fondo en el estudio de las relaciones e interacciones de lo neurológico con la conciencia.

Bibliografía

ANNETT, M.: (1967). The binomial distribution of right, mixed and left handed. Quarterly Journal of Experimental Psychology, 19, 326-333.
BAKAN, P.: Hypnotizability, laterality of eye-movements and functional brain asymmetry. Perceptual and Motor Skills, 1969, 28, 927-932.
BOGEN, E. The other side of the brain. (Pts. I, II, and III.) Bulletin of the Los Angeles Neurological Societies, July, 1969.
BRAUD, W. G.: (1975). Psi-conducive states. Journal of Communication, 25, 142 - 152.
BRAUD, W. G., AND BRAUD, L. W. The psi-conducive syndrome: Free response GESP performance following evocation of "left-hemispheric" vs. "right-hemispheric" functioning. In J. D. Morris, W. G. Roll, and R. L. Morris (Eds.), Research in Parapsychology 1974, pp. 17-20. Metuchen, N-J.: Scarecrow Press, 1975.
BROUGHTON, R. S. Brain hemisphere specialization and its possible effects on ESP performance. in J. D. Morris, W. G. Roll, and R. L. Morris (Eds.), Research in Parapsychology 1975, pp. 98-102. Metuchen, N.J.: Scarecrow Press, 1976.
BROUGHTON, R. S.: Possible brain hemisphere laterality effects in ESP performance. Journal of the Society for Psychical Research, 1976, 48, 384-399.
BROUGHTON, R. S.: Brain hemisphere specialization and its possible effects on ESP performance. In J. D. Morris, W. G. Roll, and R. L. Morris (Eds.), Research in Parapsychology 1975. Metuchen, N.J.: Scarecrow Press, 1976. Pp. 98-102.
CARINGTON, W. W. Experiments on the paranormal cognition of drawings. Journal of Para- Parapsychology, 1940, 4, 1-134.
CRAIG, J. G., AND TREUMIET, W. C. Precognition in rats as a function of shock and death. In W. G. Roll, R. L. Morris, and J. D. Morris (Eds.), Research in Parapsychology 1973, pp. 75-78. Metuchen, N-J- : Scarecrow Press, 1974.
COOPER, R. M.: (1974). The control of eye fixation by the meaning of spoken language. Cognitive Psychology, 6, 84-107.
DAY, M E.: Eye movement phenomenon relating to attention, thought and anxiety. Perceptual and Motor Skills, 1964, 19, 443-446.
DEAN, E. D., & NASH, C. B.: (1967). Coincident plethysmograph results under controlled conditions. Journal of the Society for Psychical Research, 44, 1-14.
DEAN, D. The plethysmograph as an indicator of ESP. Journal of the Society for Psychical Research, 1962, 41, 351-353.
DIXON, N. F. Subliminal Perception.- The Nature of a Controversy. New York: McGraw-Hill, 1971.
DIMOND, S., AND BEAUMONT, J. G.: Hemisphere Function in the Human Brain. New York: Wiley, 1974.
DUANE, T., AND BEHRENDT, R. Extrasensory electroencephalographic induction between identical twins. Science, 1965, 150, 367.
EHRENWALD, J. Disturbance of temporal and spatial orientation of drawing and calculation in a brain-injured patient. (Title trans.) Zeitschrift far die Gesamte Neurologie und Psychiatrie, 1930, 132, 518-569.
EHRENWALD, J. Telepathy and Medical Psychology. New York: Norton,1948.
EHRENWALD, J. A neurophysiological model of psi phenomena. Journal of Nervous and Mental Disease, 1972, 154, 406-418.
EISENBUD, J.: (1965). Perception of subliminal visual stimuli in relation to ESP. International Journal of Parapsychology, 7, 161-178.
EYSENCK, H. J. Personality and extrasensory perception. Journal of the Society for Psychical Research, 1967, 44, 55-71.
GAZZANIGA, M. S. The split brain in man. Scientific American, 1967, 508, 24-29.
GRAD, B. Some biological effects of the "laying on of hands": A review of experiments with animals and plants. Journal of the American Society for Psychical Research, 1965, 59, 95-129.
IRWIN, H. J.: Psi, attention, and processing capacity. Journal of the American Society for Psychical Research, 1978, 72, 301-314.
JOHNSON, M. ESP and subliminality. In W. G. Roll, R. L. Morris, and J. D. Morris (Eds.), Research in Parapsychology 1973, pp. 22-24. Metuchen, N-J.: Scarecrow Press, 1974.
JOHNSON, M., & HARALDSSON, E.: (1984). The Defense Mechanism Test as a predictor of ESP scores. Journal of Parapsychology, 48, 185-200.
JOHNSON, M.: (1973). A new technique of testing ESP in a real-life, high-motivational context. Journal of Parapsychology, 37, 210 - 217.
KINSBOURNE, M.: The cerebral basis of lateral asymmetries in attention. In A. F. Sanders (Ed.), Acta Psichologica, 33, Attention and performance III. Amsterdam. North-Holland Publishing Co., 1970. Pp. 193-201.
KRAGH, U., & SMITH, G. W.: (1970). Percept-genetic analysis. Lund, Sweden: Gleerups.
KRIEGER, JOAN: Hemispheric specialization and psi. (Psychical Research Found). Journal of Parapsychology, v.42, march 1978 (abstract).
LLOYD, D. H. Objective events in the brain correlating with psychic phenomena. New Horizons, 1973, 1, 69-75.
LOVITTS, B. E.: (1981). The sheep-goat effect turned upside down. Journal of Parapsychology, 45, 293-310.
LUDWIK, M.: Lateral eye movements as they relate to ESP (Manchester College, NM, Indiana. South Reg.
Paraps. Assoc. Conference). Journal of Parapsychology, v.44, march 1980 (abstract).
LURIA, A. R., & SIMERNITSKAYA, E. G.: Interhemispheric relations and the functions of the minor hemisphere. Neuropsychologia, 1977, 15, 175-177.
LURIA, A. R.: The Working Brain. New York: Basic Books, 1973.
MAHER, M., & SCHMEIDLER, G. R.: Cerebral lateralization effects in ESP processing. Journal of the American Society for Psychical Research, 1977, 71 , 261-271 .
MAHER, M., PERATSAKIS, D., SCHMEIDLER, G. R.: Cerebral lateralization effects in ESP processing: an attempted replication. Journal of the American Society for Psychical Research, v.73, April 1979.
MORRIS, R. L.: (1968)., Obtaining non-random entry points: A complex psi task. In J. B. Rhine & R. Brier (Eds.), Parapsychology today (pp. 75-91). New York: Citadel.
MORRIS, R. L. Psi and animal behavior: A survey. Journal of the American Society for Psychical Research, 1970, 64, 242-260.
MYERS, F. W. H. Automatic writing. Proceedings of the Society for Psychical Research, 1885 , 3, 1- 6 3.
ORNSTEIN, R. E.: The Psychology of Consciousness. New York: Viking Press, 1972.
PALMER, J.: (1980). Parapsychology as a probabilistic science: Facing the implications. In W. G. Roll (Ed.), Research in parapsychology 1979 (pp. 189-215). Metuchen, NJ : Scarecrow Press.
PALMER, J.: Three models of psi test performance. Journal of the American Society for Psychical Research, 1975, 69, 333-339.
PENFIELD, W. The Mystery of the Mind. Princeton: Princeton University Press, 1975.
PRIBRAM, K. Psychology of the Frontal Lobes. New York: Academic Press, 1973.
RANDALL, J. L. Experiments to detect a psi effect with small animals. Journal of the Society for Psychical Research, 1971 , 46, 31-39.
RANDALL, J. L. Biological aspects of psi. In J. Beloff (Ed.), New Directions in Parapsychology, pp. 77-94. London: Elek Science, 1974.
ROGERS, D. P.: (1966). Negative and positive affect and ESP run-score variance. Journal of Parapsychology, 30, 1 5 1 - 1 5 9.
ROGERS, D. P.: (1967). An analysis for internal cancellation effects on some low-variance ESP runs. Journal of Parapsychology, 31, 192-197.
SCHMEIDLER, G. R. Rorschachs and ESP scores of patients suffering from cerebral concussion. Journal ofParapsychology, 1952, 16, 80-89
SHIELDS, E. Severely mentally retarded children's psi ability. In J. D. Morris, W. G. Roll, and R. L. Morris (Eds.), Research in Parapsychology 1975, pp, 135-139. Metuchen, N.J.: Scarecrow Press, 1976.
SINCLAIR, U. Mental Radio. (Rev. 2nd printing.) Springfield, Ill.: Charles C. Thomas, 1962.
SMITH, J. Paranormal effects on enzyme activity. Proceedings of the Parapsychological Association, 1968, 5, 15-16.
SMITH, A.: Dominant and nondominant hemispherectomy. In M. Kinsbourne and W. L. Smith (Eds.), Hemisphere Disconnection and Cerebral Function. Springfield, Ill. : Charles C Thomas, 1974. Pp. 5-33.
SPERRY, R. W. The great cerebral commisure. Scientific American, January, 1964, 42-52.
SPERRY, R. W.: Hemisphere deconnection and unity in conscious awareness. AmeHcan Psychologist, 1968, 23, 723-733.
STANFORD, R. G.: (1966a). The effect of restriction of calling upon run-score variance. Journal of Parapsychology, 30, 160 - 17 1.
STANFORD, R. G.: (1975). Response patterns in extrasensory performance. Journal of Communication, 25, 153 - 161.
STANFORD, R. G.: (1966b). A study of the cause of low run-score variance. Journal of Parapsychology, 30, 236-242.
TARG, R., AND PUTHOFF, H. Information transmission under conditions of sensory shielding. Nature, October 18, 1974, 602-607.
TART, C. T. Physiological correlates of psi cognition. International Journal of Parapsychology, 1963, 5, 375-386.
TVERSKY, A., AND KAHNEMAN, D.: Belief in the law of small numbers. Psychological Bulletin, 1971 , 76, 105-110.
ULLMAN, M., AND KRIPPNER, S., WITH VAUGHAN, A. Dream Telepathy. New York: Macmillan, 1973.
WARCOLLIER, R. Mind to Mind. New York: Creative Age Press, 1948.
WHITTEN, J. Ramp functions in EEG power spectra during actual or attempted paranormal events. New Horizons, 1974, 1, 174-183.
WITELSON, S. F.: Sex and the single hemisphere. Specialization of the right hemisphere for spatial processing. Science, 1976, 193, 425-427.
WOLFF, W.: The Expression of Personality. New York. Harper, 1943.






Google
 

Puede encontrar mayor información sobre Parapsicología utilizando este buscador:
Google
Web Este sitio
© Copyright 2001 - 2015 todos los derechos reservados. www.naumkreiman.com.ar