Dora Ivniski, su deceso.
Comunicamos con profundo dolor el fallecimiento de la licenciada Dora Ivniski.

Ver más

Entrevista inédita a Naum Kreiman
Realizada por Enrique Márquez

Ver más

Nuevo libro de parapsicología en la Argentina
"El buscador de maravillas" por Juan Gimeno

Leer crónica

COLABORACIÓN PARA UNA INVESTIGACIÓN
Se solicita a aquellas personas que hayan sido protagonistas o testigos de fenómenos poltergeist (ruidos inexplicables, movimiento de objetos, aparición de luces, etc), y que estén dispuestas a ser entrevistadas para relatar sus experiencias, manteniendo en reserva sus datos personales si fuera necesario, que escriban aquí

Grupo de estudios
en el Instituto de Parapsicología
En respuesta al interés manifestado por numerosas personas, el Instituto de Parapsicología ofrece un Grupo de Estudios de parapsicología, de acuerdo a las siguientes consignas:

"Científico
y Psíquico" - "Scientist
and Psychic"
por el Dr. José María Feola.

NUEVO LIBRO
Naum Kreiman, la Parapsicología y la Ciencia

por Dora Ivnisky y Juan Gimeno.

Comunicaciones
de Parapsicología
Nº 47, Especial 2016.
Nº 46, Junio 2015.
Nº 45, Marzo 2015.
Nº 44, Dic. 2014.
Nº 43, Sep. 2014.
Nº 42, Junio 2014.
Nº 41, Marzo 2014.
Nº 40, Dic. 2013.
Nº 39, Sep. 2013.
Nº 38, Junio 2013.
Nº 37, Marzo 2013.
Nº 36, Sep.2012.
Nº 35, Sep.2012.
Nº 34, Junio 2012.
Nº 33, Marzo 2012.
Nº 32, Dic. 2011.
Nº 31, Sep. 2011.
Nº 30, Junio 2011.
Nº 29, Marzo 2011.
Nº 28, Dic. 2010.
Nº 27, Sep. 2010.
Nº 26, Junio 2010.
Nº 25, Marzo 2010.
Nº 24, Dic. 2009.
Nº 23, Sep. 2009.
Nº 22, Junio 2009.
Nº 21, Marzo 2009.
Nº 20, Dic. 2008.
Nº 19, Sep. 2008.
Nº 18, Junio 2008.
Nº 17, Marzo 2008.
Nº 16, Dic. 2007.
Nº 15, Sep. 2007.
Nº 14, Junio 2007.
Nº 13, Marzo 2007.
Nº 12, Dic. 2006.
Nº 11, Sep. 2006.
Nº 10, Junio 2006.
Nº 9, Marzo 2006.
Anexo Cuad. Nº 7/8.
Nº 7/8, Dic. 2005.
Nº 6, Jun./Sept. 2005.
Nº 5, Marzo 2005.
Nº 4, Diciembre 2004.
Nº 3, Setiembre 2004.
Nº 2, Junio 2004.
Nº 1, Marzo 2004.



Parapsicología de Investigación
Nuevo sitio en Internet.

Noticias anteriores.
Ver todas







Cómo y con qué comenzar a aprender a investigar.
La ciencia es fundamentalmente una actividad creadora del espíritu. La creación no nace de la nada. El científico mira primero lo que aconteció antes de él y su entorno, para poder mirar hacia adelante, y dentro de sí mismo que es la fuente de su creatividad.
El científico investiga para saber. No hay saber que no pretenda cumplir una función social, el saber es además de un saber para sí mismo, un saber para alguien, y saber para algo, y ese algo no es sólo una necesidad del hombre, del científico individualmente considerado, una curiosidad propia de su vocación cognoscitiva sino como decimos un saber para resolver una necesidad social. La actividad científica, el trabajo creador para saber cómo es el mundo, no está desvinculado dentro del espíritu del científico, de su íntima pregunta de qué es él mismo, del sentido de su vida, y quizás también del sentido del universo. El científico aunque no se dé una respuesta explícita sobre estas preguntas, su vida y su actividad está impregnada del calor de estas incógnitas, como lo está la de cualquier ser humano.

La creación científica no es un método frío y mecánico. Hay que hacer uso de la imaginación, y también de la fantasía, también interviene la intuición, esta cosa vaga e indefinida, y hasta los sueños, pero luego viene la etapa de la prueba y el control, el experimento, la verificación independiente, es lo que distingue el conocimiento científico de cualquier otro conocimiento. Pocas cosas se pueden enseñar para saber investigar. Científico se nace, como se nace poeta o músico.

Una vez que el científico envió su creación a la sociedad, puede ocurrir, como la historia lo muestra en muchos casos, que tarde hasta varios siglos en asimilarla, y en muchos casos la juzga, hoy en día sobre todo. La sociedad solicita y exige a los científicos soluciones sobre los problemas que la aquejan, La creatividad científica, en cierto nivel, está condicionada por el entorno social e incluso por intereses sectoriales de la sociedad.

La interacción entre ciencia y filosofía es un hecho permanente, como lo es también con la moral y la religión. Galileo es el eterno paradigma. Servet, religioso y científico, fue quemado vivo en 1553 por los protestantes. Recordemos que el estudio sobre cadáveres fue prohibido y penado hasta el siglo XVIII; podríamos citar muchas otras prohibiciones tanto legales como morales. Hoy día la actividad científica, más que en otras épocas, se ha extendido a temas impensables hasta hace unos 20 años, se ha metido en zonas inesperadas e imprevistas. Especialmente en temas de genética humana, revolucionando vigentes dogmas de todas las religiones, y por supuesto la moral tradicional; citemos solamente, la gestación in vitro, los vientres alquilados, la clonación en los animales. La Psicología ha avanzado sobre la conducta humana, y se introduce en la intimidad psíquica del ser humano. A tal extremo que hoy nos preguntamos si realmente somos dueños y generadores libres y espontáneos de lo que pensamos y sentimos.

Tenemos que mencionar también el extraordinario avance de los medios de comunicación. Prácticamente nos apabulla. Y hoy es un tema el poder seleccionarla y escapar a su invasión en nuestra vida personal y en nuestros hogares, planteando nuevos problemas morales y educativos. El conocimiento y la visión (televisiva) de hechos de lugares distantes, agradables o desagradables, incide sobre nuestra sensibilidad y nuestras emociones haciéndonos muchas veces insensibles a la tragedia y al dolor del prójimo. Vemos y oímos simples datos informativos y a otra cosa.

Aunque no nos detengamos a citarlos, no desconocemos todos los avances científicos que hacen al bienestar de la humanidad, a su salud, y a sus comodidades.

Hoy más que en otras épocas, la ciencia necesita de la técnica y de instrumentos adecuados para la investigación. Hoy un científico tiene que tener una preparación previa muy especial para adentrarse en el terreno experimental. Pero la técnica no reemplaza a la creatividad. También en parapsicología hay que tener una preparación adecuada para hacer investigación experimental. Hay toda una historia de éxitos , fracasos y críticas de las más diversas, que hay que conocer para diseñar correctamente una investigación experimental.

De entre todas las ciencias, la parapsicología también hace su aporte a la humanidad. Un aporte totalmente positivo. Tanto científico como moral. Científico porque muestra y demuestra mas allá de toda duda razonable (aunque todavía no podemos predecirlos ni conceptualizarlos satisfactoriamente) la realidad de una mente distinta a la materia. La mente tiene leyes propias de su nivel, y una conciencia que no tiene la materia: creatividad y libre albedrío. Una conciencia que parece que trasciende los límites de nuestro cuerpo. Moralmente esto implica una actitud moral solidaria. Más aun, una visión parapsicológica parecería decirnos que las mentes de los hombres no funcionan independientemente, Hay un nivel mental en la naturaleza que alimenta la creatividad individual y que a su vez se enriquece con los aportes de la creatividad del espíritu individual. Quizás sea difícil entender y explicar esto. El aporte parapsicológico no es sólo filosófico, nosotros mostramos que este dominio psíquico es accesible a la investigación científica.

Hoy, muy distinto a otros tiempos, la actividad científica se ha transformado en una industria, el investigador aislado ya casi no existe, la tecnología necesaria para la investigación, no está al alcance del bolsillo de los científicos. Hasta no hace mucho, la tecnología era accesible. El gran físico E. Rutheford hizo grandes descubrimientos con ayuda de instrumentos primitivos que casi construía él mismo, con los medios más elementales, casi con latas de conserva.

La creación científica, sin dejar de tener un importante componente individual, es también una actividad colectiva. Los congresos y simposios científicos son cada vez más necesarios para intercambiar ideas y experiencias, además de las publicaciones especializadas. La actividad científica está financiada por corporaciones industriales; a veces, muy pocas, estas corporaciones muestran un acto solidario, con los que trabajan por amor al arte. Nosotros los parapsicólogos, podemos citar un caso, cuando la Corporación CIBA de productos químicos y farmacéuticos financió y organizó un Simposio de Parapsicología , dirigido por el Dr. A. S. Parker del Instituto Nacional de Investigación Médica de Londres, realizado en 1955.

¿Cómo se compatibiliza la vocación cognoscitiva del hombre, su vocación creadora, con el enorme y crucial contexto social que lo abraza y quizás lo asfixia?. La historia muestra que hay mentes excepcionales capaces de escapar de la prisión social.

¿Puede el científico escapar a los paradigmas de su tiempo?. Sí puede.

El progreso de la ciencia propicia la formación de nuevos paradigmas. Primero debe haber una cantidad indeterminada de hechos inexplicables, de excepciones a las leyes conocidas y aceptadas, la aparición de nuevas incógnitas que el saber vigente no tiene herramientas con qué encararlas; es entonces cuando un científico se arriesga a una nueva hipótesis general o particular. Fue el caso de Newton, fue el caso de Einstein. Mucho más importante que la teoría misma, es el nuevo método de pensar la naturaleza que introdujo Einstein.

Ejemplos de creación y de intuición los hay en todas las épocas y en los temas más diversos. La intuición, esa cosa vaga e indefinida pero existente. Infinidad de ejemplos pueden darse de la actividad creadora del espíritu. Hay una interacción permanente entre la conciencia y el subconsciente, que no es un reservorio de represiones, como dicen algunas teorías psicoanalíticas, que justamente están reviendo esta idea.

Rhine, en un acto de creatividad, aplicó el modelo estadístico vigente en la psicología de su tiempo, a la investigación parapsicológica, creando todo un equipo de procedimientos experimentales, que se utilizaron en forma permanente e insistente durante más de cuarenta años en la investigación parapsicológica, y que dieron origen a lo más importante que se sabe sobre la psicología del fenómeno parapsicológico. Aun hoy no agotado.

La investigación parapsicológica necesitaba de instrumentos estadísticos y matemáticos apropiados, y he aquí que estadísticos y matemáticos de primer nivel fueron poco a poco creando este instrumental: el procedimiento aportado por Pratt y Birge para la evaluación de tests de respuesta libre con objetivo humano, por el año 1948; una modificación del mismo método, efectuada por Roll y Burdick en 1969; un nuevo aporte en los tests de respuesta libre proponiendo diferentes pesos a los objetivos, cálculo del promedio y de la variancia, en 1971, por los mismos científicos; una medida de PSI y la significación del resultado del ensayo y el efecto por ensayo para la comparación de resultados de distintos experimentos por U. Tim en el año 1973.

Asimismo, un sugestivo método para detectar PSI en sujetos cuyas performances fluctúan de ensayo a ensayo, por Helmut Schmidt en año 1977; importantes aportes y estudios de C.T.K. Chary sobre física cuántica y teoría de la información aplicada a la ESP; un aporte sobre la medida del sesgo en experimentos de ESP con secuencias finitas de objetivos, por Lila L. Gatlin, en 1979; análisis estadístico matemático sobre la probabilidad y la variancia en experimentos de ESP con secuencias de números aleatorios por Zoltan Vassy en 1985. Análisis estadístico para el estudio de la predicción en experimentos de ESP con tests de respuesta forzosa por J.C. Carpenter, en 1991.

Son importantes los aportes de Burdick Donald S. J. y Kelly E. F. para la evaluación de experimentos con utilización de objetivos de respuesta forzosa y respuesta libre, y mazos de ESP abiertos y cerrados.

También, el análisis estadístico matemático efectuado en 1995 por los Dres. Norman S. Don, Bruce E. Mc Donough y Charles A. Warren, descubriendo una función de onda en las respuestas en experimentos de ESP, lo cual sugiere la intervención de un proceso natural, sujeto a leyes.

En el mismo año, un aporte para la comprensión de la ESP con un modelo matemático estadístico creado por la Dra. Edwin C. May, Jessica Utts y James P.Spottiswoode y Cristine L. James.

También, los aportes del Dr. Evan Harris Walker, su exposición de un modelo matemático con aplicaciones al fenómeno PSI y al tema de la repetibilidad en Parapsicología (Proceedings of an international conference. San Antonio Texas. Parapsychology Foundation. 1983), y el notable aporte de H. Schmidt para el estudio y producción de fenómenos de micropsicokinesia.

Además la formulación rigurosa de los procedimientos de administración de las pruebas y la creación de pruebas como por ejemplo, las de visión remota, las de telepatía en los sueños, las llamadas pruebas de Ganzfeld, las pruebas de ESP transcontinentales, los experimentos para verificar la ESP en especies inferiores.

Por otra parte, los aportes de físicos y filósofos para la formulación de teorías de los fenómenos PSI y su posible y tentativa relación con la física cuántica.

El estudio de la psicología de los sujetos y la adecuación de los sujetos a los experimentos es un importante aporte de la ciencia experimental de la parapsicología, entre otros temas que en honor a la brevedad no seguimos mencionando.

Algo que sí debemos decir, la psicología experimental tiene mucho que aprender de la investigación parapsicológica. El rigor y la metodología que utiliza la moderna parapsicología es un modelo para la investigación experimental. Y si en alguna ciencia, se quiere encontrar actividad realmente creadora para el descubrimiento de secretos de la naturaleza, es en la Parapsicología.

Hoy, todavía, aunque cada vez menos, se califica a la Parapsicología como una pseudociencia. Los experimentos exitosos, son calificados de fraudulentos, es decir, cometemos fraudes inconscientes, pero somos honestos. Menos mal.

¿Cuáles son en general los principios por los cuales un conocimiento adquiere el carácter de científico?
En principio el conocimiento científico debe ser comunicable. Su descripción y procedimientos deben ser tales que cualquier otro científico, con la preparación adecuada, pueda repetirlo.

Esto implica el concepto de verificabilidad. La repetibilidad puede ser puntual o estadística. La repetibilidad independiente se considera como una condición importante del conocimiento científico.
La ciencia formula leyes, en general las leyes científicas son descriptivas. Una ley es una proposición general que ha sido suficientemente verificada, por lo tanto la consideramos confiable. La confiabilidad es también una característica del conocimiento científico.

En el conocimiento científico no solo tenemos leyes, sino también teorías e hipótesis. Las hipótesis son conjeturas que tienden a convertirse en leyes. Las teorías son sistemas de leyes que pueden tener distintos niveles de extensión. En la explicación de los fenómenos pueden llegar a tener un nivel de leyes.

Las descripciones que hacen las leyes científicas tienen por lo tanto un poder explicativo.

El conocimiento científico es un entrelazado de descripciones, explicaciones, predicciones y verificaciones.

Otra característica del conocimiento científico es la precisión con que deben enunciarse las explicaciones y descripciones, sin lo cual no es posible ninguna replicación. En la ciencia, a medida que se van desarrollando y enriqueciendo, tienden a matematizarse, es decir llegar a una descripción precisa e inconfundible.

Cada ciencia va desarrollando y enriqueciendo sus métodos de investigación. Los métodos tienen su historia. Entre todos los métodos, el método experimental es básico.

Hablamos de las ciencias empíricas. Las ciencias empíricas estudian hechos, descubren las leyes que los rigen. Por el conocimiento de las variables pertinentes puede predecir los resultados.

De todas las críticas que se han hecho a la Parapsicología, una que todavía permanece es que los fenómenos parapsicológicos no responden al principio de repetibilidad, por lo tanto no hay posibilidad de predicción. En consecuencia el pretendido conocimiento no alcanza el carácter de conocimiento científico, y los pretendidos hechos están cuestionados.

En principio, una colección de hechos no es ciencia, aunque luego puedan ser introducidos en un contexto científico. La Parapsicología no es un muestrario de hechos, la Parapsicología tiene métodos de investigación, tiene teorías e hipótesis, y metas.

La predicción, por sí misma, no da categoría de ciencia a un conocimiento. La predicción debe formar parte de un contexto de leyes, hipótesis y teorías.

Los antiguos babilonios conocían perfectamente el cielo a través de cientos o miles de observaciones, y eran capaces de hacer predicciones precisas sobre los movimientos de los astros, pero eso no era ciencia del cielo.

Es posible que la Parapsicología sea, como dice un científico, una ciencia prematura. En la historia de la ciencia hubo descubrimientos que podríamos decir prematuros, que tardaron en incorporarse al conocimiento científico general. Prematura quiere decir, según Stent G. S., refiriéndose a la Parapsicología, que sus implicaciones no pueden ser conectadas por una serie de pasos lógicos sencillos, al conocimiento canónico aceptado, o que aún no se han encontrado los argumentos que los conecten e incorporen a la generalidad del conocimiento de su época. Los descubrimientos genéticos de Mendel, son un ejemplo de lo que decimos. La hipótesis de la deriva de los continentes propuesta por A. Wegener, fue tomada en serio 50 años después de su formulación. Tuvo que pasar más de un siglo y medio sin que nadie llamara la atención sobre la contribución de Servet al estudio del sistema circulatorio-pulmonar.

La ciencia prematura, es como dice Edge, sólo eso, una ciencia prematura, se la atienda o no. En este caso, además de elementos o argumentos experimentales, se da el contexto y creencias pseudo científicas de la época, por ejemplo cuando se creía que los astros solo podrían girar en forma de círculos, por cuanto esta figura geométrica era perfecta, por lo que no se admitía que pudieran girar de otra manera. Con el nombre de parapsicología, hoy, hay una innumerable actividad que linda con la "magia", la prestidigitación, el ilusionismo, e infantiles creencias y prácticas que se llaman a sí mismas "parapsicológicas", explotadoras de la credulidad pública, que nada tienen que ver con la Parapsicología, y de las cuales todos tenemos que diferenciarnos, no sólo los científicos en general, sino también los parapsicólogos científicos.

Algunos críticos dicen que los parapsicólogos hacen teorías e hipótesis sobre fenómenos que no existen, como la telepatía, la clarividencia etc., en consecuencia la parapsicología no es una ciencia. o ello no puede constituir una actividad científica. Esto es un error, es una falsa apreciación. En la historia de las ciencias, por ejemplo en la química o en la física, se hicieron teorizaciones e investigaciones experimentales sobre fenómenos que no existían, o que luego se demostró que no existían, por ejemplo, las investigaciones sobre fluido calórico, o las investigaciones de Michelson y Morely para averiguar la velocidad de la luz en el éter, que luego se demostró que no existía, y a nadie se le ocurre decir, que estas investigaciones no eran científicas, o que por ello la física no es una ciencia.

Nosotros los parapsicólogos investigamos un fenómeno: la percepción extrasensoria; aunque en el futuro alguien demuestre que estos fenómenos no existen, no por ello nosotros no hacemos hoy ciencia, y seguramente nuestras investigaciones serán valiosas para ese futuro.

Que la Parapsicología no tiene una explicación que abarque todos sus fenómenos, o algunos de ellos, como la precognición, por ejemplo, no afecta para nada su calidad de ciencia. La explicación es una meta de la ciencia, mientras se la busca se hace ciencia. La física está plagada de fenómenos que no tienen aún explicación, e incluso se puede buscar una explicación de algo que luego se muestra que no la tiene.
Por ejemplo: un átomo excitado que está por emitir un fotón, no podemos predecir cuándo lo emitirá. Los físicos de las primeras décadas de la física cuántica no comprendían este fenómeno, pensaron que tarde o temprano se sabría la explicación; luego se dieron cuenta de que era un fenómeno indeterminístico, no hay explicación, El fenómeno ocurre. Estos hombres buscaban una explicación que no iban a tener nunca. Por lo menos, así se piensa hoy. Esto no afectaba a la calidad de ciencia de su actividad. Puede haber ciencia, sin que haya una explicación de un fenómeno o de varios.

En cuanto a la repetibilidad, hay que decir que la repetibilidad absoluta no existe. Existe una repetibilidad estadística, y en cuanto al nivel de repetibilidad estadística, está dado por una convención. Una convención entre científicos y una convención dada por la experiencia. Para unos fenómenos puede considerarse una significación estadística contra el azar del uno por mil, para otros del uno por ciento o del cinco por ciento, o del 20 por ciento Para algunos fenómenos es suficiente una muestra de 40 personas, para otros hacen falta miles. Para demostrar que la aspirina tiene efecto sobre ciertos trastornos cardíacos, hubo necesidad de una muestra de casi quince mil personas. Por otra parte, hay una repetibilidad en macrofísica, otra en física cuántica, otra en biología, otra en psicología y otra en sociología.

Podemos detectar ciertas variables pertinentes y específicas en un fenómeno de física, y no lo podemos especificar tanto en un fenómeno con seres humanos, en donde un accidente impreciso puede modificar una conducta que según un test puede ser perfectamente predictiva, no sólo para un individuo en particular, sino para una muestra.

El experimento en Parapsicología es muy difícil, hay que tener una gran experiencia en experimentación parapsicológica, hay que conocer fundamentales aspectos de la práctica experimental; se pueden aprender. Hay que haber tenido una convivencia con los fenómenos, que no se puede aprender en los libros. Es cierto que hay que repetir una serie de pasos básicos, de procedimientos básicos, y es cierto que se debe hacer una descripción precisa de los procedimientos utilizados, para que otro experimentador los pueda realizar, pero parece que esto no es suficiente.

No hay más que conocer las consideraciones expuestas por Neil Friedman en el estudio de los fenómenos y experimentos psicosociales y las recomendaciones metodológicas de Rosenthal para el control de la experimentación, para darse cuenta que si en las ciencias sociales la replicación exitosa es un difícil problema, lo difícil que tiene que ser en parapsicología.

H.M. Collins en su informe sobre "Ciencia y Repetibilidad" presentado a la reunión anual de la AAAS en 1978, cita un ejemplo en la tecnología de las ciencias físicas. La construcción del láser TEA que había sido realizada por una universidad, tuvo sus dificultades para ser repetida su construcción en otras. Las universidades que quisieron replicarlo siguiendo los informes escritos, fracasaban en sus intentos de replicarlo. Cuanto más los constructores estaban en contacto con los constructores del original mejores eran los resultados que se obtenían en la construcción del propio aparato.

Hay ciertas cosas que no se dicen en los informes, no porque se quieran ocultar, son conocimientos que se dan por sabidos, propios de la experiencia y el conocimiento íntimo del fenómeno, conocimientos tácitos.

En Parapsicología, en la administración de un experimento, hay detalles, hay pequeñas grandes cosas, que un experimentador novel no le da importancia, y que incluso no se dan en los informes, procedimientos aparentemente insignificantes, pero de importancia decisiva muchas veces. Puedo citar ejemplos de mi propia experiencia. Si tengo a un sujeto o un grupo de sujetos para hacer un experimento de ESP, y les reparto Primero una hoja de registro para que registren su ESP y en segundo orden les doy una serie de instrucciones, ¿este orden es correcto y adecuado? ¿qué debo hacer primero? ¿darle primero las instrucciones y luego la hoja de registro o al revés? ¿puede ello afectar al resultado experimental? Parece un detalle sin importancia, pero psicológicamente es muy importante. Este detalle generalmente no se explicita en el informe. Esto hay que saberlo, y el experimentador experimentado lo sabe. Hay un conocimiento de cómo funciona secuencialmente la mente de un sujeto en un experimento de ESP. El sujeto generalmente trata de imaginarse cómo será el experimento, y qué le van a solicitar, condiciona de hecho su psicología a lo que él mismo imagina, y he aquí que el objetivo del experimentador está de alguna manera viciado, trastocado; la ESP es un proceso inconsciente, y casi con toda seguridad el resultado estará viciado. Hay que saber cómo y cuándo se debe encarar al sujeto, de acuerdo al tipo de experimento y también de acuerdo a la psicología del sujeto. Un experimentador parapsicológico puede hacerse solo, pero es conveniente que aprenda al lado de otro si es posible. Si en el ejemplo de la construcción del aparato de láser cierta experiencia hacía falta, cómo no va a serlo en Parapsicología.

Esto es distinto a lo que se ha llamado el "efecto del experimentador". Es lo que yo llamo el "Efecto de Adecuación". Consiste en el conocimiento de la mecánica del experimento, y su contexto psicológico. Este efecto hace que un experimentador no logre a veces repetir el resultado experimental de otro, por más que siga las instrucciones escritas y precisas.

Esto lo he observado en muchos experimentos que yo mismo he realizado, y este "efecto' a veces lo he detectado después del experimento, exitoso o no.

Y esto no es ninguna objeción a la calidad de ciencia de la Parapsicología, todo lo contrario.
Si en lugar de citar y seguir a los epistemólogos y metodólogos en sus teorizaciones sobre las condiciones del conocimiento científico, seguimos a los verdaderos experimentadores, a los científicos experimentales, creadores , que son en realidad los que construyen el conocimiento científico, sus opiniones sobre las condiciones de un conocimiento científico, son muy distintas.

Por ejemplo, Feynman R. F. físico, especialista en física cuántica, Premio Nobel en 1965, por sus logros en física cuántica, autor de textos de física de nivel universitario, actualmente en uso en muchas universidades, nos dice respecto de la repetibilidad: "Cuando los metodólogos o filósofos dicen que uno de los requisitos fundamentales de la ciencia es que siempre que se cumplen las mismas condiciones debe suceder lo mismo en un experimento, ESTO SIMPLEMENTE NO ES CIERTO, NO ES UNA CONDICIÓN FUNDAMENTAL DE LA CIENCIA" (pag.2-9). Si hacemos un experimento en un lugar y luego lo hacemos en otro y decimos que es condición científica que dé lo mismo ESTO ES TOTALMENTE FALSO, NO ES NECESARIO QUE LA CIENCIA HAGA ESTO, PUEDE SER UNA REALIDAD DE LA EXPERIENCIA, PERO NO ES NECESARIO .

La única prueba de la validez de una idea es el Experimento.
Si se dice que el mismo experimento va a dar siempre lo mismo y lo da, pues muy bien, y sigue diciendo Feynman en forma bien lacónica "PERO SI CUANDO LO HACEMOS NO LO DA, NO LO DA". "Debemos simplemente aceptar lo que vemos y entonces formular todo el resto de nuestras ideas en términos de nuestra experiencia real" (pag.2-9).

Las ideas extrañas, dice en otra parte de su texto de Física, Feynman, lo único que necesitan es estar de acuerdo con los experimentos (pag. 16-3).
Incluso Feynman se burla un poco de lo que él llama "filósofos de salón" cuando los critica en virtud de sus concepciones epistemológicas sobre los característica fundamentales del saber científico.
La enorme mayoría de los metodólogos y epistemólogos, y agregaría yo, de los escépticos, no son investigadores experimentales, son, parodiando a Feynman, "científicos de Salón", y cuando resuelven hacer un experimento, hasta adoptan actitudes fraudulentas, digamos que pueden ser excepciones.

Citemos el caso ocurrido en el CSICOP (Commitee for the Scientific Investigation of Claims of the Paranormal), institución norteamericana que se destaca por su escepticismo a los fenómenos paranormales. El CSICOP ¿es capaz de dirigir una investigación científica, como implica su nombre? La respuesta parece ser un rotundo no. El CSICOP ha llevado a cabo una sola investigación organizada de lo que se podría llamar un reclamo paranormal: las observaciones de los cronobiólogos Michel y Francoise Gauquelin de que la hora de los nacimientos de los campeones deportivos guarda una relación insólita pero bastante regular, con la posición del planeta Marte en el cielo. En 1977 el CSICOP heredó de The Humanist, de Kurtz, una controversia sobre este cuasi-astrológico reclamo, y Kurtz organizó una comisión formada por él mismo y otros dos miembros expertos en astronomía y estadística, para llevar a cabo ciertas pruebas de control y una replicación de los trabajos de Gauquelin.

El resultado fueron varios artículos en el Skeptical Inquirer sosteniendo que no existe tal efecto. Poco después el estadístico del proyecto, Dennis Rawlins (que era miembro del comité ejecutivo del CSICOP) publicó una denuncia de las manipulaciones que el CSICOP había hecho con la investigación. Rawlins sostenía que Kurtz y sus asociados habían manipulado los datos y habían demostrado gran incompetencia. Luego habían tapado todo eso al tratar de atraer hacia ello la atención de otros colegas del CSICOP. El furor que sobrevino dio por resultado la deserción de otros prominentes miembros del CSICOP como también varias subsiguientes exposiciones de la investigación por antiguos colegas del CSICOP. Tras semejante fiasco, el CSICOP no ha emprendido mas investigaciones científicas. (para una historia reciente del CSICOP, incluyendo el caso Gauquelin, ver "Skeptics and the New Age" en J.Gordon Melton, Jerome Clark y Aldan A. Kelly". "New Age Encyclopedia". Detroit. Gall Research, 1990, (pag 417-427).
Los comentarios sobran.

Las hipótesis pueden tener dos orígenes, uno es el análisis del fenómeno, la lógica, etc, y otro la fantasía, la intuición, el sueño, la imaginación, vínculos con otros fenómenos de la naturaleza, y mil y una maneras en que se le puede ocurrir cómo, cuándo o por qué se produce un fenómeno. Después el científico las acomoda a la lógica, las racionaliza y les otorga sentido y experimentalidad.

Para Popper, una hipótesis debe ser posible de ser contrastada con el experimento, pero es de preguntarse, cuántas contrastaciones hacen falta. Pero Popper agrega algo más, debemos encontrar o el experimentador debe indicar el experimento que demuestre la falsedad de la hipótesis. Es lo que se llamo el criterio de falsabilidad. Si sobre una hipótesis no se puede efectuar su falsación, esta hipótesis no es científica.

Los fenómenos de parapsicología y sus hipótesis responden al criterio de falsabilidad. Tomemos el más popular hallazgo de la Parapsicología, los resultados por encima o por debajo del azar, de los sujetos que tienen una disposición psicológica, de creyentes o no creyentes en el fenómeno, respectivamente. Los cientos de experimentos realizados en esta hipótesis muestran resultados que consideramos concluyentes. La confirman. En el año 1970, tomando el período desde la formulación de la hipótesis , alrededor de la década del 40, se hizo un inventario de estos experimentos, un 10% dieron resultados significativos es decir con una probabilidad de p = 0,01 hasta p = 0.0001 respecto del azar, un 84% dieron resultados no significativos pero en dirección a la hipótesis, y solo un uno por ciento dieron resultados contrarios a la hipótesis. J. Palmer. (JASPR V 65 N. 4. Octubre 1971) El criterio de falsación es muy fácil de aplicar. Que los "creyentes" obtengan resultados por debajo del azar en forma significativa, por lo menos en una cantidad estadísticamente similar a los resultados positivos, y que los escépticos obtengan resultados por encima del azar. En las ultimas décadas, esta hipótesis considerada probada, no tuvo casi replicaciones en Parapsicología, y los investigadores exploraron otros terrenos.

Pero no se crea que los parapsicólogos se conformaron con este resultado, se realizaron otros experimentos y análisis en función de esta hipótesis, que la confirman psicológicamente.

El principio de falsabilidad no es la panacea de la prueba científica, el principio de falsabilidad no se puede falsar, y además la falsabilidad absoluta es un mito.

En muchos experimentos psicológicos y sociológicos, cuando el resultado experimental para probar la hipótesis no da, se le pueden encontrar innumerables explicaciones para explicar el fracaso, y todas pueden estar bien justificadas en función de teorías bien probadas.

Al fin y al cabo, ¿qué es lo que hace a un conocimiento científico? Para resumir:
En primer lugar, podríamos decir que la ciencia es principalmente, un conocimiento objetivo de la realidad, es decir, una condición debe ser la objetividad. Además debe haber un conjunto de procedimientos y objetivos que son comunes y respetados por los científicos que investigan los fenómenos. Incluso tiene que haber teorías, hipótesis y si viene al caso leyes, que si bien pueden no estar totalmente aceptadas por la comunidad de científicos constituyen una base y tienden a esclarecer y explicar los fenómenos. Esta es una meta.
Cuando realizamos un experimento, elegimos las variables pertinentes al mismo, debe haber un consenso sobre cuáles son estas variables pertinentes.

Ello no quiere decir que el investigador no pueda introducir otras ni variar las que se consideran ya pertinentes. Esto no afecta a la objetividad. Hay que ver qué quiere decir objetividad. Si se pretende una especie de objetividad absoluta, ésta no existe, lo que debe existir es un intersubjetividad entre los científicos que están investigando. El científico no atiende a la realidad, como una máquina fotográfica; él mismo elige las variables y él mismo les da jerarquía. Y en esto debe haber, como decimos, consenso entre los científicos.

La Parapsicología tiene un conjunto de procedimientos en los cuales la comunidad de parapsicólogos están de acuerdo, se han expuesto diversas teorías, algunas explican algunos hechos mejor que otras, igual que en todas las ciencias. Tenemos en general tres o cuatro teorías principales en Parapsicología, Teorías sobre un modelo físico cuántico, un modelo mental o vitalista, un modelo acausal, e incluso un modelo psicoanalítico. Teorías sobre un campo mental no físico, partículas psíquicas (psitrones), teorías especiales sobre sincronicidad y resonancias, etc. Incluso una teoría topológica de PSI.

Hay un conjunto de fenómenos básicos que constituyen el tema de la parapsicología, sin perjuicio de que haya algunos fenómenos marginales que con el tiempo se incorporarán o se desecharán.

Otra característica de la ciencia es lo que se llama el control experimental. En este aspecto la parapsicología actúa con adecuado rigor de una ciencia experimental. No se le puede hacer a la parapsicología ninguna objeción en este aspecto.

En cuanto a la repetibilidad, es una condición relativa del conocimiento científico. Ya nos hemos referido ampliamente a este tema.
La Parapsicología busca esta relativa repetibilidad. Si no la hallamos a un nivel de alta significación estadística, debemos estudiar por qué, pero si no la hay, pues no la hay, y esto no refuta su calidad de ciencia.

Por qué una gran parte de la comunidad científica no acepta la parapsicología, es un tema de larga data en parapsicología. Las objeciones que se le hicieron hasta no hace mucho, quedaron obsoletas. Eran en general, sobre honestidad de los investigadores, fraudes, errores de diseño experimental, falta de controles, indicios de diversa índole, etc.

Hoy debemos hablar específicamente de factores psicológicos de los objetores, "negaciones defensivas", resistencias, etc. Muy bien ha caracterizado Festinger las reacciones psicológicas en situaciones de conflicto.

Festinger acuña el concepto de disonancia. Dos cogniciones que se dan juntas y que son discrepantes en las expectativas, chocantes a sus hábitos culturales, la historia de su aprendizaje, prejuicios sociales, prestigio, status social, cultural o científico, producen disonancia. Hay que resolverla. El sujeto elige algún camino. En principio racionaliza sus decisiones, devalúa y denigra lo rechazado, es incapaz de tenerlo a la misma altura de sus propias convicciones, no respeta ni admite la probabilidad de que lo suyo pueda ser equivocado. Hay científicos y profesionales que se prohiben a si mismos hablar del tema. Otros que justamente buscan prestigio al combatirlo. Hay una mayoría silenciosa que algo "cree" y espera. Poco les importan las cuestiones metodológicas.

El tema hoy, no está a un nivel de discusión científica. la aceptación de la parapsicología se halla a un nivel psicológico.
No hay duda de que el fenómeno parapsicológico es capaz de producir una gran disonancia en las mentes, de sus maneras usuales de estar y concebir el mundo y las relaciones humanas.

La Parapsicología incluso produce miedo, de que alguien pueda descubrir por telepatía sus mas íntimos pensamientos. Y hay otros a quienes este asunto los tiene sin cuidado, y ni se lo plantean. Miedo de que con estas aptitudes se puedan realizar influencias maléficas sobre los semejantes, y muchas otras fantasías populares. Miedo de que se derrumbe todo lo que aprendió en su vida y escribió en sus libros.

Hay hoy un hecho reciente en la prensa cotidiana que trastoca toda la concepción de la vida en su concepción tradicional, con implicancias de todo orden en innumerables aspectos de la concepción del mundo, de la historia, de la vida, del futuro. Este hecho es el descubrimiento y aplicación de la clonación. Se ha logrado clonar a algunos animales, y buena parte del mundo científico, y religioso, ya ha lanzado prohibiciones, incluso por medio de leyes y disposiciones legales, de que no debe hacerse con humanos, cosa que hoy según lo dicen científicos responsables está muy lejos de ser algo masivo y de realización práctica y efectiva. Pero el miedo está visible y palpable.

La fantasía para rechazar esta posibilidad no tiene límites. Se habla ya de fotocopias de seres humanos, de un mundo de esclavos, de la cría de seres para extraerle los órganos para transplantes, de la resurrección de muertos, que el clonado no será un ser humano, porque no tendrá un alma, ya que sólo puede tener alma el que es engendrado de hombre y mujer. De que la dignidad del ser humano se vería afectada, etc. Lo que sí puedo decir, es que el saber y la aplicación del saber no se ha detenido nunca. y que el hombre recién empieza en la historia cósmica del universo o de nuestro sistema solar. El futuro no está escrito en ninguna parte, lo haremos nosotros, seguramente lo haremos para bien. Todos los descubrimientos y aplicaciones técnicas hasta hoy han servido para el bien y la comodidad, salvo algunos desvíos transitorios o accidentales, la historia así lo muestra, y ésta no ha de ser una excepción.


Bibliografía

BRIER, B. La metodología en la parapsicología y en otras ciencias. Parapsychology Review, V.4, Nº 1, 1973.
EDGE, H. L. Is Parapsychology a Science? Foundations of Parapsychology. Routledge & Kegan. London, N.York, 1986.
FEYNMAN, LEIGHTON, SANDS. Física. Volumen I. Addison Wesley Iberoamericana, Wilmington, 1987.
FRIEDMAN, N. La investigación psicosocial, Troquel, Buenos Aires, 1971.
LeShan, L. Algunas hipótesis psicológicas sobre la no aceptación de la parapsicología como ciencia. International Journal of Parapsychology, summer 1966.
RAMAKRISHNA RAO, K. On the nature of psi. The Journal of Parapsychology, V.41, Nº 4, 1977, 294-351.
ROSENTHAL, R. On the social psychology of the psychological experiment: the experimenter's hypothesis as unintended determinant of experimental results. Amer. Scientist, 51, 268-83 (a), 1963.
SCOTT ROGO, D. La crisis de la parapsicología experimental. Parapsychology Review, V.3, Nº 4, 1972.







Google
 

Puede encontrar mayor información sobre Parapsicología utilizando este buscador:
Google
Web Este sitio
© Copyright 2001 - 2015 todos los derechos reservados. www.naumkreiman.com.ar