Dora Ivniski, su deceso.
Comunicamos con profundo dolor el fallecimiento de la licenciada Dora Ivniski.

Ver más

Entrevista inédita a Naum Kreiman
Realizada por Enrique Márquez

Ver más

Nuevo libro de parapsicología en la Argentina
"El buscador de maravillas" por Juan Gimeno

Leer crónica

COLABORACIÓN PARA UNA INVESTIGACIÓN
Se solicita a aquellas personas que hayan sido protagonistas o testigos de fenómenos poltergeist (ruidos inexplicables, movimiento de objetos, aparición de luces, etc), y que estén dispuestas a ser entrevistadas para relatar sus experiencias, manteniendo en reserva sus datos personales si fuera necesario, que escriban aquí

Grupo de estudios
en el Instituto de Parapsicología
En respuesta al interés manifestado por numerosas personas, el Instituto de Parapsicología ofrece un Grupo de Estudios de parapsicología, de acuerdo a las siguientes consignas:

"Científico
y Psíquico" - "Scientist
and Psychic"
por el Dr. José María Feola.

NUEVO LIBRO
Naum Kreiman, la Parapsicología y la Ciencia

por Dora Ivnisky y Juan Gimeno.

Comunicaciones
de Parapsicología
Nº 47, Especial 2016.
Nº 46, Junio 2015.
Nº 45, Marzo 2015.
Nº 44, Dic. 2014.
Nº 43, Sep. 2014.
Nº 42, Junio 2014.
Nº 41, Marzo 2014.
Nº 40, Dic. 2013.
Nº 39, Sep. 2013.
Nº 38, Junio 2013.
Nº 37, Marzo 2013.
Nº 36, Sep.2012.
Nº 35, Sep.2012.
Nº 34, Junio 2012.
Nº 33, Marzo 2012.
Nº 32, Dic. 2011.
Nº 31, Sep. 2011.
Nº 30, Junio 2011.
Nº 29, Marzo 2011.
Nº 28, Dic. 2010.
Nº 27, Sep. 2010.
Nº 26, Junio 2010.
Nº 25, Marzo 2010.
Nº 24, Dic. 2009.
Nº 23, Sep. 2009.
Nº 22, Junio 2009.
Nº 21, Marzo 2009.
Nº 20, Dic. 2008.
Nº 19, Sep. 2008.
Nº 18, Junio 2008.
Nº 17, Marzo 2008.
Nº 16, Dic. 2007.
Nº 15, Sep. 2007.
Nº 14, Junio 2007.
Nº 13, Marzo 2007.
Nº 12, Dic. 2006.
Nº 11, Sep. 2006.
Nº 10, Junio 2006.
Nº 9, Marzo 2006.
Anexo Cuad. Nº 7/8.
Nº 7/8, Dic. 2005.
Nº 6, Jun./Sept. 2005.
Nº 5, Marzo 2005.
Nº 4, Diciembre 2004.
Nº 3, Setiembre 2004.
Nº 2, Junio 2004.
Nº 1, Marzo 2004.



Parapsicología de Investigación
Nuevo sitio en Internet.

Noticias anteriores.
Ver todas







Cómo actúan los adivinos que no adivinan

Naum Kreiman

El hombre antes de comunicarse con la palabra, es decir con un lenguaje más o menos completo, estuvo muchos miles de años, comunicándose con gestos, gruñidos, movimientos del cuerpo, de los ojos, hombros, manos, más o menos como lo hacen los animales actualmente y también desde hace muchos miles y millones de años.

Los gestos y los gruñidos dieron origen a la palabra. Dicen los genetistas que el gen de la palabra lo adquirió el animal hoy ser humano, desde hace varios millones de años.
El lenguaje de los gestos es un lenguaje riquísimo, con él se comunicaba, gestaba, vivía en comunidades, seguramente hacía proyectos, se comunicaban sus sentimientos etc.
Muchos de estos gestos los seguimos utilizando en nuestras relaciones humanas. Muchas veces en forma controlada, otras veces no los utilizamos pero tenemos tendencia a utilizarlos casi espontáneamente.

Utilizamos las manos mientras hablamos, que son gestos que acompañan las palabras y las intenciones.
Los más comunes, como levantar las cejas, levantar los hombros, fruncir el entrecejo, mirar al interlocutor o no mirarlo, los movimientos de las manos, acompañan a nuestras afirmaciones, o negaciones, o interrogantes. Los ojos tienen muchos movimientos indicadores, casi todos involuntarios. La postura que adoptamos cuando conversamos, cuando entramos a una reunión, cuando nos despedimos, el tono de la voz. En fin, no interesa aquí describirlos todos, sino mostrar que existen en alto grado, y que muchos de nosotros no tenemos conciencia de ellos, pero tienen un gran significado.

El enfermo frente al médico tiene innumerables posturas que un médico experimentado sabe ya interpretar. Está el que simula más gravedad de la que realmente tiene. Está quien adopta un tono voz lastimero y débil, como estimulando al médico para que lo atienda más de lo que normalmente atiende. Así es como entra también un sujeto en lo del adivino o supuesto adivino, como si el mundo se le viniera abajo, o que los espíritus o los demonios lo persiguieran. En cuanto entra así, el supuesto adivino ya sabe qué estrategias utilizar y cuánto cobrarle.

Un enfermo generalmente entra al consultorio en silencio, pisando despacio, con todo respeto, en una actitud sumisa, muy distinta a cuando entra en su propia casa, o en casa de un amigo.
Cuando entra con esa actitud sumisa y temerosa en lo del supuesto adivino, ya perdió la partida. Va a hablar antes de que el supuesto adivino le pregunte nada.

Hay algunos sujetos que ya han pasado por varios supuestos adivinos, entonces se controlan un poco en contar sus cosas, pero igual pierden, porque el adivino ya se da cuenta y comienza a contarle toda clase de hazañas, y lo observa detenidamente. Cuando en el relato de una de sus hazañas el sujeto presta un poco más de atención, y se mueve hacia delante, o hace alguno de los gestos de aprobación (abrir más los ojos, poner las manos sobre la mesa, o acentir con la casbeza), ya el supuesto adivino sabe por dónde orientar su charla y sus adivinaciones.

Hay personas que creen tener dotes de adivinos o manosantas. Curan o dicen que curan con rezos o con la imposición de manos.
Con estos procedimientos es cierto que algunos enfermos o supuestos enfermos salen curados, o mejor dicho, se sienten curados. Pero ya sabemos cuál es la explicación de estas curas transitorias.
Están los supuestos curadores y adivinos que manejan las energías universales a su gusto y placer. No hay nada que se les resista.

El creer en las energías, aunque no se sepa en qué consisten, aunque no haya ningún aparato para medirlas o detectarlas, es por una idea general de que en el mundo hay energías. Es prácticamente una voz popular que la utilizan tanto la gente común sin ninguna preparación científica, como más de un científico, sea de la especialidad que sea.

Si vamos a definir lo que científicamente se entiende por energía, tenemos que decir que de acuerdo a la física actual, no sabemos lo que la energía es" (Feynman R.P. y Leyhton J.R.B. Física, Mecánica Radiación y Calor. 4-2. Ed. Iberoamericana).

Es uno de los conceptos más importantes que utilizamos para describir los fenómenos de la naturaleza, sean físicos, biológicos etc.
Decimos que un cuerpo tiene energía cuando tiene la capacidad de realizar un trabajo.
La energía no es una cosa, algo que podemos poner en un determinado lugar, algo que podamos poner al fuego o evaporarla, o meterla en un frasco.

Una ley fundamental de la naturaleza es la de que la energía no se pierde.
No hay ninguna excepción a esta ley.
En Economía se refieren a la energía cuando se habla del gas, el petróleo o el carbón, pero este concepto de energía no es el científico.

El estudio de la energía, en física, se hace desde tres divisiones:
a) Energía dinámica (kinética)
b) Energía potencial (estática)
c) Energía Radiante (electromagnética)

Todos los fenómenos físicos son manifestaciones de diversas transformaciones de la energía.
La bionergía estudia la energía en el cuerpo orgánico.
Las células utilizan y almacenan energía. En los vegetales la energía solar se convierte en energía química.

La creencia popular es que de las manos del curador sale una cosa que consideran que es una "energía" y se introduce dentro del cuerpo del enfermo y es lo que le cura.
Una piedra que cae desde cierta altura atraída por la tierra, o sea por la ley de gravedad, tiene lo que se llama energía gravitacional.Un resorte apretado, tiene energia potencial.

Hay curanderos que sostienen que no hay traslado de ninguna energía, sino que al apoyar la mano sobre el cuerpo del enfermo, y las artes mágicas que despliega, despiertan en el enfermo sus propias energías y es posible que así se produzca una cura o mejoría.

Hace ya varias décadas, el Dr. Braud realizó un experimento de transferencia de energía para la curación de una camada de ratas, y según el informe las ratas a las cuales se les produjo una lastimadura y se les aplicó imposición de manos a distancia sobre una jaula, curaron más pronto que otras ratas que servían de testigos. Este experimento no se volvió a repetir.

Hay personas que creen tener dotes de adivinos y de curalotodo. Incluso los hay que manejan a ángeles y demonios, afirman percibir el pensamiento de otros y dirigir su pensamiento. Incluso hay algunos que dicen poder provocar la muerte de otro con su pensamiento. No es nada difícil hacerles un diagnóstico psiquiátrico. Lo que los salva es que no hacen mal a nadie, salvo cuando cobran dinero y estafan a sus semejantes, con promesas que nunca podrán cumplir.

Nosotros en este artículo no pretendemos entrar en el tema de si son ciertas o no sus dotes maravillosas. Muchos exhiben un diploma o un certificado de algún instituto que enseña parapsicología y otras artes.
Debe saberse que la parapsicología no es ninguna actividad legislada, no es una profesión reglamentada. No tiene una doctrina terapéutica.

Cada uno puede inventarse un título de parapsicólogo otorgado por un instituto o escuela inventada o creada por uno mismo. Incluso puede él mismo darse el título de parapsicólogo y otorgarse un diploma inventado por él mismo. Absolutamente nadie se lo puede impugnar.

Nosotros somos estudiantes de esto que se llama parapsicología, que investiga ciertas aptitudes del ser humano, que consideramos realmente existentes, sobre la base de investigaciones experimentales que se han efectuado y que también nosotros hicimos, también inventariadas en los relatos anecdóticos de personas de todo el mundo. Estos fenómenos los hemos denominado telepatía, clarividencia, precognición y psicokinesia. Estos fenómenos están vigentes en la humanidad desde todos los tiempos, y hay literatura sobre los mismos, desde épocas inmemoriales.

Hay cientificos que especulan que estas aptitudes tuienen una base genética, y que estan distribuidos en la humanidad con distinta aptitud en cada individuo. Pero hay otros cientificos que consideran que esta aoptituid surgida en algun momento de la evolución humana ha quedado detenida, no se ha desenvuelto como otras aptitudes psicologicas, por no tener la efectividad que estas ultimas tienen, o por alguna causa que no conocemos.

Algunas doctrinas esotericas, que admiten la supervivencia despues de la muerte, consideran que estas aptitudes de comunicación, que en estado de encarnación, llamamos extrasensoriales, son los medios normales de comunicación entre los espiritus desencarnados.
La ciencia oficial, digámoslo así, no los considera probados, ni los utiliza en sus actividades específicas. No los utiliza el médico, ni el psicólogo, ni el sociólogo, ni el psicoanalista, ni nadie, salvo excepciones, como en todas las cosas.

Actualmente en la Argentina no se enseña en ninguna universidad pública o privada. Hace algunas décadas, efectivamente, sí existía alguna cátedra universitaria de parapsicología. En el resto del mundo podemos mencionar (y el interesado lo puede encontrar en Internet) algunas universidades que tienen una oficina a cargo de algún investigador, que hace investigación parapsicológica.Pero no hay ninguna universidad en el mundo que otorgue lisa y llanamente un titulo de Parapsicologo.

Para mí y para muchos de mis colegas, estas aptitudes son imposibles de utilizar en forma eficiente y responsable para dar consejos o resolver problemas personales, no solo propios sino de los semejantes.
Estos fenómenos existen, estamos equipados de ellos, funcionan en nuestras decisiones y en nuestras actividades mentales, pero no son independientes de todas las otras facultades que tenemos, razonamiento, imaginación, etc.Yo considero, en base a mis investigaciones experimentales y tambien de las investigaciones experimentales de colegas, que estas aptitudes tienen un rol especifico, dentro del cual tienen un eficiente funcionamiento. El rol que tienen estas aptitudes es la de exp0lorar las contingencias en las cuales se desarrolla nuestra vida, para protegerla, dar indicios para la resolucion de problemas que no pueden resolverse por ningun procedimiento racional o intuitivo.

-Quien pierde un avion por equivocarse en la lectura de los horarios, y ese avion termina por incendiarse. Porque se equivocó?
-Quien sueña con un terrible accidente en un viaje, y decide tomar precausiones especiales y se salva.
-Quien decide ir a pedir auxilio por una situación de vida o muerte, y sigue por rutas totalmente desconocidas y peligrosas y encuentra al final a alguien que lo ayuda a salvarse.

Contrariamente a como opinan los escépticos, las investigaciones experimentales muestran que las coincidencias que llamamos telepáticas, no son producto del azar. Tampoco las podemos provocar en forma voluntaria cuando queremos.

Su ocurrencia responde a necesidades que tenemos de resolver problemas en los que el razonamiento o el cálculo no pueden resolver. Son en realidad impredecibles, como hemos dicha anteriormente.Pero estos temas pueden ser motivo de otro estudio el objetivo de esta nota es como indica el titulo, dedicarnos a los adivinos que no adivinan.
Las personas que van a consultar a estos adivinos o dotados, etc. ¿realmente reciben una información paranormal a sus necesidades, o lo que comúnmente llamamos una solución, una orientación a su vida, una decisión para un problema en particular?.

Yo digo que en un 99% de los casos el consultante no recibe una información paranormal. Muchas veces recibe la indicación de realizar algún acto mágico, como por ejemplo, prender una vela negra o roja, poner un vaso de agua debajo de la cama, frotarse la punta de la nariz con un trozo de azufre, prender una incienso de tal o cual color o perfume, etc.

Y esto, se les dice, los inspirará para su solución. Y el visitante paga en buenos pesos.
Hay quienes prometen ocuparse mentalmente y mágicamente del problema. "Su novio o su marido volverán a su casa más enamorados que antes.", Si fracasan es porque "hay fuerzas" muy poderosas que lo impiden, pero hay que insistir con nuevas visitas y más pesos. Y cuando ya no ocurre nada, el consultante va a otro adivino.

Hay en la sociedad una franja de personas con un esquema mental como el que describimos que alimenta a otra franja que cree que los puede resolver, y en muchos casos solo lo simula.
Pero esclarecer la mentalidad de estos conciudadanos no es tarea nuestra.
Desde que el mundo es mundo existen y no disminuyen ni con mayor instrucción ni con mayor ciencia.
La parapsicología se ha preocupado de describir lo más aproximadamente posible el perfil psicológico de la mayoría de las personas que consultan a los adivinos. Así es que el Dr. Tobacik propuso la siguiente lista, que utiliza en las investigaciones experimentales, que es útil para utilizarla en nuestro propósito.

En mayor o menor grado son personas que tienen las creencias religiosas tradicionales, normales en la sociedad, y a veces las relacionan con poderes mágicos y otras creencias y poderes. Una lista más o menos aproximada podría ser la siguiente.
1) Creen que el alma sigue existiendo después de la muerte.
2) La mente o el alma pueden abandonar el cuerpo y trasladarse a otros lugares, por medio de algún ejercicio especial.
3) Creen en algún Dios.
4) Hay un cielo y un infierno.
5) El diablo existe.
6) Algunas personas son capaces de mover objetos.
7) El pensamiento puede influir sobre los objetos.
8) El horóscopo dice cosas verdaderas sobre las personas.
9) La reencarnación existe.
10) Algunos dotados pueden predecir el futuro.
11) Algunos dotados pueden leer el pensamiento de otro.
12) Hay casos reales de hechicería.
13) El número 13 trae mala suerte.
14) Romper un espejo trae desgracia.
15) Pasar debajo de una escalera trae accidentes.
16) El monstruo del Loch Ness existe.
17) El hombre de las nieves existe.
18) Hay hechiceros, para hacer cosas malas y otros para hacer cosas buenas.
19) Hay fórmulas mágicas para obtener cosas y solucionar problemas.
20) Es posible comunicarse con los muertos.
21) Las brujas existen.
22) Hay un cielo y un infierno.
23) Hay vida en otros planetas.
24) Durante el sueño el alma se separa del cuerpo y visita el otro mundo y se ve con los parientes o amigos fallecidos.
25) Se puede hechizar a una persona y hacerle hacer lo que el hechicero quiere.
26)Los angeles pueden protegernos de los demonios.
27) Hay personas que pueden tener relaciones con los demonios e influir sobre las personas.

Los adivinos y manosantas seguirán existiendo. Lo que la sociedad y las autoridades deben o deberían hacer es, en la medida que no afecte a la felicidad y sensibilidad de las personas, cuidar de que no sean estafadas ni burladas por personas que se aprovechan de sus creencias. Hace casi cinco mil años, un rey (Urakagina, rey de Lagash), tuvo que castigar a los adivinos que cobraban honorarios excesivos, lo cual demuestra que ya en esos lejanos tiempos la adivinación estaba bien establecida y explotada.(Historia de la Ciencia, por George Sarton, Pag. 109 tomo I)

Una cosa que sí podemos hacer es ilustrar cómo ciertos adivinos o a sí mismos llamados parapsicólogos simulan aptitudes que no tienen y con ello engañan haciendo creer que sus afirmaciones son producto de artes ocultas y milagrosas.

Nosotros sostenemos que estas aptitudes de telepatía, precognición o clarividencia efectivamente son reales, pero no son nada efectivas y aprovechables en la orientación de vida y solución de problemas como los que van a plantearse en sus consultorios.
Tendrían que ser realmente dotados excepcionales, y poder probar sus dotes con alguna investigación experimental o un examen objetivo a cargo de una persona reconocidamente idónea o mejor ante una comisión de expertos.

La persona que entra a la oficina de un supuesto adivino ya entra con la disposición mental de ir a enfrentarse con alguien a quien supone dotado de poderes sobrehumanos, poderes especiales que él no posee.

Generalmente le da al adivino las principales pistas y orientaciones para mejorar sus predicciones sobre sus propios problemas, completando las frases que el adivino deja a propósito incompletas sugiriéndole que las complete.
Los adivinos son maestros en interpretar los gestos, no porque hayan seguido algún curso o estudio, es la experiencia.
Lo primero que le va a decir es "la veo con muchos problemas, Ud. está deprimida y preocupada" y a continuacion la pregunta " ¿es cierto lo que le digo? Nosotros la vamos a ayudar, para eso tenemos poderes.

La consultasnte contesta que efectivamente se halla asi, y agrega lo suyo. A continuación ya esta vencida, el supuesto adivino, le pregunta de todo y todo lo que la consultante contesta es cosa que el adivino ha adivinado.
El consultante no es consciente de sus gestos y movimientos corporales.

Si la mujer que viene a hacer la consulta, viene más o menos bien vestida y pintada, mejorando sus cualidades femeninas, es porque aun no está vencida en la lucha que tiene con su problema. Todavía tiene reservas. El adivino la estimulará. "Ud. va bien" "Yo le voy a ayudar en la solución de su problema". "Ud. va a tener toda la ayuda que necesite de todos sus parientes y amigos". "Ud. va a tener la orientación del principal problema de su consulta". "Veamos de qué signo es Ud. ¿en que fecha nació?". Y aquí comienza a decirle algunas características del signo, que son populares en la población, y que además salen publicados. Con toda seguridad que el consultante ya las leyó antes ir a la consulta permanentemente en todos los periódicos. El consultante cree que el adivino acertó en todas sus descripciones.

Aquí el adivino comienza a contarle alguna de sus hazañas, consiguió trabajo para fulano, el novio de fulana, el marido de aquella otra, la enfermedad de zutana, y así varios ejemplos bien elegidos de diversa índole. Observa a la consultante, y es difícil que ésta no haya empezado ya a hablar de sus problemas.

Si la consultante viene con el rostro abatido, y generalmente antes de ponerse a hablar ya está llorando, es pan comido para el adivino. Ahí le va a proponer que traiga alguna prenda, algún objeto, para poder orientar mejor su energía,. etc. de la persona de su problema, y ahí nomás ya se entera de todo. El objeto que la consultante propone traer ya es también una orientasción para el supuesto adivino.
El saludo al entrar en el consultorio del adivino es crucial a veces: "Señora la estuve esperando, mis poderes la han detectado".
"No me diga nada".
"Cuénteme".

Sentarse es otro indicador. Si la consultante se sienta bien en la silla cerca del escritorio, es distinto de si se sienta a cierta distancia. En este caso el adivino tiene que desplegar un poco más sus artes de convencimiento.
Yo no ejerzo ni atiendo estos temas de la gente, pero a veces me ubican, ya por mi página en Internet u otro medio, y se empeñan en visitarme. Y cuando más insisten es cuando les informo que yo no me ocupo de esto ni tengo poderes de ninguna naturaleza. No me creen y es cuando más insisten, pensando que estoy ocultando no sé que poderes misteriosos que no quiero manifestar. Es increíble la mentalidad creyente y mágica de algunas personas.

Hay personas que necesitan lo que popularmente se llama "una oreja", tienen que contarle sus cosas a alguien para tranquilizarse y poder repensar mejor lo que les tiene preocupados. Y para eso pagan.
En una oportunidad vino a consultarme una mujer, la tuve que atender por su insistencia y además porque quería poner en práctica alguna que otra estratagema. Desde luego que no cobré ningún importe, ni nunca lo hice.

Vino a visitarme. Se sentó a la mesa, con los brazos cruzados apretados sobre el pecho.
Comencé a hablar del tiempo, de la casa donde vivo, y alguna que otra cosa intrascendente. Me interrumpió y me dijo "¿No me pregunta mi fecha de nacimiento?". "¿No me pregunta mi signo?". Y ahí comenzó a contarme su problema emocional con su marido que estaba pasando una situación de crisis y ella quería ayudarlo.

Las consultantes pocas veces sonríen. Si sonríen ante las palabras del adivino, el adivino está perdido.
En general la sonrisa es una defensa.
Si la consultante no deja de mirar al adivino, es que busca ayuda, quiere adivinar en la cara del adivino la solución de su problema. Hay que estimularlas. "Los ángeles le ayudarán" se le puede decir.
La mirada es un muy buen indicador. Los buenos adivinos, esos que no adivinan nada, se fijan mucho en la mirada del consultante.

Cuando el adivino va por buen camino o acertó en alguna "frase" la mirada del consultante se agranda, se pone más brillante, se pone en estado de atención y alerta. Las pupilas se agrandan.
Cuando el adivino empieza a enumerar sus hazañas, y alguna de ellas tiene relación con la consulta, la mirada del consultante de agranda, las pupilas se agrandan, ahí tiene un indicador. Y ahí le dice, mi telepatía y mis poderes han descubierto su problema. Nunca deja de repetir estas frases sobre sus poderes.

Hay otros medios para obtener la voluntad incondicional de los consultantes, como prender algún incienso en su consultorio. El hecho de tenerlo prendido ya es una muestra de poder mágico, el incienso anula el olor que puede tener la habitación, anula en buena medida su capacidad critica y de observación.
Algunas personas tienen una sensibilidad especial al contacto con la piel de otro,en algunos casos sienten un rechazo que no sabrian explicar. El adivino generalmente saluda sin darle la mano al consultante, porque puede ser contraproducente y por las dudas lo evita.
Bueno no nos extendemos más en estos aspectos, no sea que aprendan algo más de lo que ya saben y utilizan.



Adivinos honestos

No tengo la menor duda respecto de la existencia de personas de buena fe que creen que tienen poderes especiales y que consideran que su destino es ayudar al prójimo.
También hay personas que ayudan a sus semejantes de muchas otras maneras, con un claro objetivo social, creando comedores gratuitos infantiles, u otras ayudas.
Posiblemente estos adivinos de buena fe, logren producir en sus consultantes un estado de ánimo positivo, estimulante, que en definitiva les va a permitir ellos mismos orientarse hacia la solución de su problema.
Generalmente estos "adivinos" no hacen un ejercicio profesional de sus pretendidos poderes, y cuando lo hacen, algo cobran, porque de algo tienen que vivir, y lo hacen sin engañar. Y con mucho respeto por su consultante. Su lenguaje es muy distinto al de los adivinos que no adivinan.

Esta nota la tenemos que hacer en nuestra página. Estamos seguros de que ella no afecta en lo más mínimo a ninguna clase de adivinos. Ni va a disminuir la cantidad de consultantes.
Los argumentos expuestos no van a convencer a ningún consultante para sugerirle que no vaya a realizar consultas.




Puede encontrar mayor información sobre
Parapsicología utilizando este buscador:
Google
 

Puede encontrar mayor información sobre Parapsicología utilizando este buscador:
Google
Web Este sitio
© Copyright 2001 - 2015 todos los derechos reservados. www.naumkreiman.com.ar